“Fue un error gra­ve el ha­ber can­ce­la­do las con­ce­sio­nes hos­pi­ta­la­rias (...) Creo que fue só­lo por una ra­zón ideo­ló­gi­ca”

¿Qué le pa­re­ce el ajus­te fis­cal que hi­zo Ha­cien­da? Sa­lud fue la única car­te­ra que no se qui­so to­car. Y en es­te cua­dro, ¿cuál es el rol que de­be ju­gar Ce­na­bast?

Pulso - - Economia & Dinero - Una entrevista de LUCY ARAVENA LÓ­PEZ

UNA VI­SIÓN crí­ti­ca tie­ne el nue­vo di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas en Sa­lud de la Uni­ver­si­dad de San Se­bas­tián (IPSUSS), Ma­nuel Jo­sé Ira­rrá­za­val, res­pec­to de la la­bor que han rea­li­za­do pa­ra me­jo­rar la efi­cien­cia del sec­tor tan­to el ac­tual Go­bierno co­mo los an­te­rio­res. Prue­ba de ello, in­di­ca, es el len­to avan­ce que ha­bi­tual­men­te tie­ne la eje­cu­ción pre­su­pues­ta­ria en Sa­lud, la ac­tual fal­ta de hos­pi­ta­les y es­pe­cia­lis­tas en el país, y las so­lu­cio­nes que han de­bi­do sur­gir de otras en­ti­da­des pú­bli­cas y no co­mo una me­di­da es­truc­tu­ral de la car­te­ra, co­mo las far­ma­cias po­pu­la­res.

¿Cuál es su diag­nós­ti­co so­bre la eje­cu­ción pre­su­pues­ta­ria de Sa­lud en el pri­mer tri­mes­tre?

—Es­ta­mos ca­si a mi­tad de año y se ha eje­cu­ta­do un por­cen­ta­je muy ba­jo del pre­su­pues­to anual del sec­tor (9,4%). La dis­cul­pa que se da es que el avan­ce de lo eje­cu­ta­do es ma­yor que en mis­mo pe­río­do del año pa­sa­do (en gas­to de ca­pi­tal es aho­ra un pun­to por­cen­tual su­pe­rior, lle­gan­do a 9,6%) lo que es una res­pues­ta muy po­bre, por­que el año pa­sa­do se ter­mi­nó eje­cu­tan­do bue­na par­te del pre­su­pues­to en di­ciem­bre y no hay que ser bru­jo pa­ra es­ti­mar que la pro­ba­bi­li­dad de que se co­me­tan erro­res cuan­do se eje­cu­ta más de la mi­tad del pre­su­pues­to en el úl­ti­mo mes del año es al­ta. Creo que fal­ta mu­cho pro­fe­sio­na­lis­mo pa­ra ha­cer­lo de una ma­ne­ra más sis­te­má­ti­ca.

Aun­que hay quie­nes ar­gu­men­tan que tra­di­cio­nal­men­te la eje­cu­ción del sec­tor sa­lud es más in­ten­si­va en el se­gun­do se­mes­tre.

—Pe­ro, par­ti­cu­lar­men­te en es­tos dos úl­ti­mos años, ha si­do mu­cho más mar­ca­do que en pe­río­dos an­te­rio­res y creo que ahí jue­ga tam­bién una es­pe­cie de afán re­fun­da­cio­nal. Por ejem­plo, el ha­ber pa­ra­do las con­ce­sio­nes que es­ta­ban com­ple­ta­men­te de­fi­ni­das y que só­lo les fal­ta­ba la fir­ma del con­tra­lor, ayu­dó a atra­sar to­do el pro­ce­so. Eso ha­ce que ten­gas que par­tir de nue­vo a di­se­ñar el pro­yec­to, a de­fi­nir las ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cí­fi­cas, a re­ne­go­ciar los con­tra­tos y a echar a ca­mi­nar to­da una ma­qui­na- ria in­ter­na que ya es muy dé­bil. La cons­truc­ción de un hos­pi­tal es una cues­tión muy com­ple­ja, por­que tie­ne es­pe­ci­fi­ca­cio­nes ar­qui­tec­tó­ni­cas y téc­ni­cas muy im­por­tan­tes que hay que cum­plir­las al pie de la le­tra. En­ton­ces, creo que fue un error gra­ve el ha­ber can­ce­la­do las con­ce­sio­nes hos­pi­ta­la­rias. No en­tien­do una ra­zón téc­ni­ca que lo jus­ti­fi­que. Creo que fue só­lo una ra­zón ideo­ló­gi­ca.

¿Ha­cia dón­de de­be­rían apun­tar las so­lu­cio­nes?

—Ha­ce po­co es­tu­ve en un se­mi­na­rio en que se to­ca­ron te­mas de po­lí­ti­cas pú­bli­cas de sa­lud y el am­bien­te en ge­ne­ral fue su­ma­men­te crí­ti­co. Lo que me que­dó cla­ro es que el tiempo de ac­ción de las lí­neas de desa­rro­llo de po­lí­ti­cas pú­bli­cas en sa­lud es más lar­go que el tiempo de ac­ción de los po­lí­ti­cos. Ellos quie­ren al­go que pue­dan en dos o tres años inau­gu­rar y sa­lir en la foto, por lo que tien­den a desechar lo que ve­nía ca­mi­nan­do de an­tes, cons­truir­lo de nue­vo, pe­ro ha­cer­lo a la ca­rre­ra pa­ra inau­gu­rar­lo. Por el con­tra­rio, mu­chas de es­tas co­sas re­quie­ren de una pers­pec­ti­va in­te­li­gen­te, con ho­ri­zon­te de 10 ó 15 años. —Me pa­re­ce sú­per ra­zo­na­ble, pe­ro echo de me­nos que no se ha­ya aso­cia­do, o por lo me­nos no lo he vis­to en nin­gu­na par­te de ma­ne­ra ex­plí­ci­ta, a con­di­cio­nes pa­ra una me­jo­ría en la efi­cien­cia en el uso de los re­cur­sos pú­bli­cos. ¿A qué res­pon­de eso? A que por mu­chos años no ha ha­bi­do una po­lí­ti­ca con­sis­ten­te y bien pen­sa­da de có­mo me­jo­rar la efi­cien­cia en el uso de los fon­dos.

¿En otro te­ma, qué le pa­re­ce la fór­mu­la de las far­ma­cias po­pu­la­res?

—Lo im­por­tan­te es te­ner cla­ro el prin­ci­pio fun­da­men­tal, que es ofre­cer a los chilenos me­di­ca­men­tos de ca­li­dad a un ba­jo pre­cio. Y si eso se ob­tie­ne con las far­ma­cias po­pu­la­res, ben­di­tas sean. Aho­ra, creo que en la prác­ti­ca es una fan­ta­sía, por­que las far­ma­cias po­pu­la­res sur­gen por­que los con­sul­to­rios mu­ni­ci­pa­les no dis­po­nen de los me­di­ca­men­tos que tie­nen que dar a sus pa­cien­tes, por lo que ellos de­ben ir a com­prar­los a las ca­de­nas far­ma­céu­ti­cas. Las mu­ni­ci­pa­li­da­des tie­nen cen­tros de sa­lud del ser­vi­cio pú­bli­co que de­be­rían te­ner esos me­di­ca­men­tos y fun­cio­na­rios es­pe­cia­li­za­dos, pe­ro con las far­ma­cias po­pu­la­res el mu­ni­ci­pio ter­mi­na du­pli­can­do esa in­fra­es­truc­tu­ra. Además, no in­cor­po­ran en los pre­cios al com­pra­dor los cos­tos de es­tar du­pli­can­do sus es­fuer­zos. Y es que si se pri­vi­le­gian só­lo los pre­cios, se co­rre el ries­go de em­pe­zar a ven­der me­di­ca­men­tos ma­los y te­ner pro­fe­sio­na­les que no son com­pe­ten­tes.

Pe­ro mu­chos las ven co­mo una so­lu­ción a los al­tos pre­cios de las ca­de­nas de far­ma­cias y que además que­dó en evi­den­cia con los ca­sos de co­lu­sión.

—Me pa­re­ce que con­cep­tual­men­te es una idea in­tere­san­te, pe­ro sí le pon­dría re­glas muy pre­ci­sas en cuan­to a eva­luar­las de ver­dad en ca­li­dad y cos­tos, por­que si el sis­te­ma pú­bli­co es tan in­efi­cien­te que hay que du­pli­car­lo con far­ma­cias po­pu­la­res, bueno ha­gá­mos­lo por mien­tras lo arre­gla­mos. Lo que sí, le pon­dría la pis­to­la al pe­cho al sis­te­ma pú­bli­co pa­ra que cum­pla lo que se su­po­ne que por ley tie­ne que cum­plir. —Creo que la exis­ten­cia de Ce­na­bast es muy bue­na. El Es­ta­do tie­ne que te­ner un po­der com­pra­dor enor­me, pe­ro tie­ne que ser muy efi­cien­te. He­mos te­ni­do evi­den­cia de su in­efi­cien­cia, cuan­do en­con­tra­ban en sus bo­de­gas to­ne­la­das de me­di­ca­men­tos ven­ci­dos, aun­que eso aho­ra he oí­do que ha me­jo­ra­do bas­tan­te. En Chi­le, el Es­ta­do es un pro­vee­dor de sa­lud muy gran­de, en­ton­ces es muy ra­zo­na­ble que ten­ga esa ca­pa­ci­dad. Eso sí, Ce­na­bast tie­ne que te­ner una or­ga-

ROL DE CE­NA­BAST “Su exis­ten­cia es muy bue­na. El Es­ta­do tie­ne que te­ner un po­der com­pra­dor enor­me, pe­ro tie­ne que ser muy efi­cien­te”.

SA­LUD SIN AJUS­TE FIS­CAL “(La me­di­da) Me pa­re­ce sú­per ra­zo­na­ble, pe­ro echo de me­nos que no se ha­ya aso­cia­do a con­di­cio­nes”.

FAR­MA­CIAS PO­PU­LA­RES “Sur­gen por­que los con­sul­to­rios mu­ni­ci­pa­les no dis­po­nen de los me­di­ca­men­tos que tie­nen que dar”.

ni­za­ción in­ter­na muy pro­fe­sio­nal con una vi­gi­lan­cia su­ma­men­te cui­da­do­sa de la par­te fi­nan­cie­ra. In­clu­so, creo que el ac­ce­so a los pre­cios que tie­ne Ce­na­bast de­bie­ra ser mu­cho más ge­ne­ra­li­za­do, no ex­clu­si­va­men­te pa­ra el sec­tor pú­bli­co. No veo por qué no se le de­be­ría per­mi­tir a las far­ma­cias mu­ni­ci­pa­les, e in­clu­so a las ca­de­nas de far­ma­cias,, siem­pre que se vi­gi­le que no pon­gan pre­cios es­can­da­lo­sos a sus clien­tes. Pues a lo que te­ne­mos que apun­tar es a un sis­te­ma en que ha­ya ac­ce­si­bi­li­dad a me­di­ca­men­tos con­fia­bles pa­ra to­dos, lo más ba­ra­tos po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.