Jai­me Be­llo­lio: “La UDI tie­ne una cri­sis de iden­ti­dad ha­ce ra­to”

—El par­la­men­ta­rio ha­ce un lla­ma­do a “vol­ver a es­cri­bir la his­to­ria de la UDI en vez de con­tar lo que ya fue su his­to­ria”. —“Es po­si­ble que Pi­ñe­ra ter­mi­ne sien­do el can­di­da­to de Chi­le Va­mos, pe­ro la UDI no pue­de re­nun­ciar a te­ner su pro­pio pro­yec­to y su ca

Pulso - - Actualidad & Politica - Una entrevista de TO­MÁS MAR­TÍ­NEZ

SU NOM­BRE era uno de los que apa­re­cía co­mo even­tual can­di­da­to a la pre­si­den­cia de la UDI en el di­se­ño ori­gi­nal, que con­tem­pla­ba la re­no­va­ción de di­rec­ti­va du­ran­te es­te mes. Pe­ro el mis­mo Jai­me Be­llo­lio trans­mi­tió que su idea era es­pe­rar has­ta no­viem­bre pa­ra ge­ne­rar un con­sen­so am­plio en torno a su pro­yec­to.

Y en bus­ca de ese res­pal­do, aho­ra es­tá em­pe­ña­do en ge­ne­rar cam­bios “por den­tro” en su par­ti­do, asu­mien­do que exis­te una cri­sis de iden­ti­dad. ¿Qué es­ce­na­rio se abre en la UDI tras los di­chos de Joa­quín La­vín, sin­ce­ran­do que el can­di­da­to na­tu­ral del par­ti­do es Pi­ñe­ra? —Una de las co­sas que le va­lo­ro a Joa­quín La­vín es su sin­ce­ri­dad, plan­tear sus opi­nio­nes y sus ra­zo­nes. Es­te es un de­ba­te que si bien no ha­bía es­ta­do en la pa­les­tra, era ob­vio que sí ha­bía al­gu­nas per­so­nas que ya to­ma­ron la de­ci­sión de que la UDI de­be te­ner co­mo can­di­da­to pre­si­den­cial a Se­bas­tián Pi­ñe­ra. Pe­ro es­toy en desacuer­do con La­vín. En el ci­clo an­ti­guo de la po­lí­ti­ca im­por­ta­ban más los nom­bres que los con­te­ni­dos, el quién, el pa­ra qué, y en es­te ci­clo nue­vo de la po­lí­ti­ca, que es más ideo­ló­gi­co, es esen­cial que ten­ga­mos pri­me­ro un pro­yec­to po­lí­ti­co y a con­ti­nua­ción la per­so­na que lo en­ca­be­za, y en eso me cues­ta ver que la UDI re­nun­cie an­tes de em­pe­zar a desa­rro­llar el pro­yec­to o bus­car un nom­bre de­ci­da ha­cer­lo des­de afue­ra. ¿Có­mo de­be ser el cronograma?

—Es esen­cial pa­ra la UDI, par­ti­cu­lar­men­te por la si­tua­ción de cri­sis que vi­ve, que de­fi­na un pro­yec­to po­lí­ti­co de fu­tu­ro y lue­go que ten­ga un can­di­da­to que va­ya a una pri­ma­ria. Eso le con­vie­ne a quien ga­ne, por­que Evó­po­li y Os­san­dón tie­nen un pro­yec­to po­lí­ti­co y se­rán can­di­da­tos, en­ton­ces me pre­gun­to: ¿Y la UDI se va a que­dar de bra­zos cru­za­dos vien­do des­de afue­ra lo que ocu­rre? Yo creo que de­be te­ner su pro­yec­to po­lí­ti­co y un can­di­da­to y lue­go, pa­ra quien ga­ne esa pri­ma­ria, que ese pro­yec­to que­de fun­di­do co­mo pro­gra­ma de Go­bierno uni­ta­rio de Chi­le Va­mos. ¿No se asu­me una ac­ti­tud de­rro­tis­ta de la UDI con es­te ti­po de di­chos? —Es más bien una vi­sión prag­má­ti­ca, y en al­go tie­ne ra­zón. Si es que uno eva­lúa las en­cues­tas y si es­te do­min­go fue­ran las elec­cio­nes, es ob­vio que quien tie­ne ma­yo­res chan­ches es Pi­ñe­ra, pe­ro eso no im­pli­ca que no po­da­mos te­ner un pro­yec­to po­lí­ti­co y un can­di­da­to, por­que fal­ta mu­cho tiempo pa­ra las pri­ma­rias y la pre­si­den­cial. Al fren­te uno de los pro­ble­mas que veo que tie­ne la Nue­va Ma­yo­ría es que tie­nen que re­cu­rrir al pa­sa­do to­das las ve­ces po­si­bles, por­que no tie­nen fu­tu­ro. Yo no quie­ro que nos pa­se eso co­mo cen­tro­de­re­cha, que ten­ga­mos que re­cu­rrir siem­pre a los mis­mos nom­bres por­que no te­ne­mos otros. Es po­si­ble que Pi­ñe­ra ter­mi­ne sien­do el can­di­da­to de Chi-

le Va­mos, y no se­ría un mal can­di­da­to, pe­ro la UDI no pue­de re­nun­ciar a te­ner su pro­pio pro­yec­to po­lí­ti­co y su pro­pio can­di­da­to, y al me­nos yo me la voy a ju­gar por eso. ¿Se es­tá per­dien­do la iden­ti­dad de la UDI?

—Yo creo que la UDI tie­ne una cri­sis de iden­ti­dad ha­ce un buen ra­to, que se ace­le­ró con los ca­sos co­mo Pen­ta, So­qui­mich y otros. Aque­llo que di­fe­ren­ció a la UDI en el pa­sa­do ya no la di­fe­ren­cia en el pre­sen­te. Lo que hi­zo dis­tin­to la UDI a fi­nes de los ’80 y ’90, que sin­to­ni­za­ba más con el sen­ti­do co­mún, hoy no lo ha­ce, en­ton­ces la UDI ne­ce­si­ta con ur­gen­cia re­po­si­cio­nar­se fren­te a la opi­nión pú­bli­ca y eso no es una cues­tión de mar­ke­ting, no es cam­biar la vo­ce­ría o ha­cer un cam­bio de ima­gen, sino ha­cer un cam­bio más pro­fun­do. No­so­tros te­ne­mos la obli­ga­ción po­lí­ti­ca de ofre­cer­le una al­ter­na­ti­va al país. ¿Có­mo se lle­va a la prác­ti­ca es­te cam­bio?

—Hoy día más im­por­tan­te que el

PRO­YEC­CIÓN DE LA UDI “La UDI ne­ce­si­ta con ur­gen­cia re­po­si­cio­nar­se an­te la opi­nión pú­bli­ca y eso no es una cues­tión de mar­ke­ting”.

CA­RRE­RA PRE­SI­DEN­CIAL “Evó­po­li y Os­san­dón tie­nen un pro­yec­to po­lí­ti­co y se­rán can­di­da­tos. ¿La UDI se va a que­dar de bra­zos cru­za­dos?”.

TRANS­PA­REN­CIA EN PO­LÍ­TI­CA “Se re­quie­re de una trans­pa­ren­cia bru­tal, que lle­ga a ser in­có­mo­da pa­ra mu­chos de los que hoy es­ta­mos en po­si­cio­nes de au­to­ri­dad”.

po­der for­mal o el tí­tu­lo de pre­si­den­te, vi­ce­pre­si­den­te o se­cre­ta­rio ge­ne­ral, im­por­ta el po­der real y eso se cons­tru­ye a tra­vés de ma­yo­rías. Pa­ra ha­cer un pro­yec­to po­lí­ti­co de cam­bio en la UDI se re­quie­re una ma­yo­ría de sus mi­li­tan­tes y que sea so­me­ti­do a una vo­ta­ción. ¿Có­mo ha afec­ta­do a la UDI que his­tó­ri­cos co­mo No­voa y Lon­guei­ra se vean vin­cu­la­dos a ca­sos de irre­gu­la­ri­da­des? —Ob­vio que afec­ta por­que la exi­gen­cia de la ciu­da­da­nía fren­te a los par­ti­dos es que hay que ser y pa­re­cer. Pa­sa­mos de la ló­gi­ca de la co­ci­na, co­mo era la for­ma an­ti­gua de la po­lí­ti­ca, a la for­ma del acuario, en don­de to­do se ve, en­ton­ces se re­quie­re de una trans­pa­ren­cia bru­tal, que lle­ga a ser in­có­mo­da pa­ra mu­chos de los que es­ta­mos en po­si­cio­nes de au­to­ri­dad hoy día. La UDI es­tá so­me­ti­da a un es­cru­ti­nio mu­cho más es­tric­to hoy día que en el pa­sa­do y to­dos es­tos ca­sos le pe­gan en su ima­gen y cre­di­bi­li­dad. ¿Ha vis­to gen­te de­sen­can­ta­da por es­tos he­chos y dis­pues­ta a de­jar el par­ti­do? —La su­ma de to­do es­to más el am­bien­te hoy día de que es­tar en po­lí­ti­ca no es lo más atrac­ti­vo del mun­do, ha­ce que mu­chos pien­sen si quie­ren re­fi­char o no y si quie­ren par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te o no. Hay una frus­tra­ción res­pec­to de la po­lí­ti­ca más que a nom­bres en par­ti­cu­lar. Quie­nes más se han ins­cri­to son nue­vos, más que los an­ti­guos y ahí hay al­go po­ten­te, que es vol­ver a es­cri­bir la his­to­ria de la UDI en vez de con­tar lo que ya fue la his­to­ria de la UDI. Es­tas per­so­nas que eran más em­ble­má­ti­cas van a se­guir sién­do­lo pa­ra la UDI, por­que ellos eran un gru­po de fun­da­do­res que ju­ga­ba de me­mo­ria, que con­tri­bu­ye­ron a que la UDI fue­se el par­ti­do más gran­de, pe­ro ese ci­clo ya se ago­tó. ¿La UDI de­be lle­var sí o sí un can­di­da­to a la pri­ma­ria?

—Yo creo que tie­ne que lle­var un can­di­da­to pre­vio a ha­ber he­cho el tra­ba­jo de un pro­yec­to po­lí­ti­co. ¿Pe­ro no se co­rre el ries­go de que sea una can­di­da­tu­ra tes­ti­mo­nial co­mo han ad­ver­ti­do al­gu­nos di­ri­gen­tes? —Se­ría una can­di­da­tu­ra tes­ti­mo­nial si se ba­sa­ra ex­clu­si­va­men­te en el nom­bre de al­guien, pe­ro si se ba­sa en un pro­yec­to po­lí­ti­co no lo es, en­ton­ces es fá­cil que si es só­lo un nom­bre ha­ya un ma­no­ta­zo que lo bo­te, pe­ro si es un pro­yec­to de con­vic­cio­nes es más im­por­tan­te que el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.