Al­ber­to Montt: “La ilus­tra­ción se ha vuel­to una ne­ce­si­dad pa­ra la gen­te”

Pulso - - Evasion - MA­CA­RE­NA ZARHI COR­DE­RO

— Po­dría ha­ber si­do bió­lo­go ma­rino, abo­ga­do o ar­qui­tec­to, pe­ro fue la ilus­tra­ción la que es­tu­vo siem­pre pre­sen­te des­de pe­que­ño. Aun­que le gus­ta­ría es­tu­diar al­gu­na de esas ca­rre­ras Al­ber­to Montt cree que re­quie­re de mu­cho tiem­po, por eso pre­fie­re com­ple­men­tar sus di­bu­jos con pro­yec­tos co­mo la fo­to­gra­fía, tea­tro o una pe­lí­cu­la. Ade­más de ha­cer­se fa­mo­so con su li­bro “En do­sis dia­rias”, sus crea­cio­nes se han plas­ma­do en ob­je­tos tan cu­rio­sos co­mo un con­ge­la­dor, re­fri­ge­ra­dor, za­pa­ti­llas, ta­bla de ska­te, po­le­ras y jue­gos de sá­ba­nas, pro­yec­tos que ha rea­li­za­do jun­to a di­fe­ren­tes mar­cas. Ac­tual­men­te es­tá tra­ba­jan­do con el ilus­tra­dor ar­gen­tino Li­niers, edi­tan­do un li­bro de dos per­so­na­jes que son Lau­ra y Dino (his­to­rias ba­sa­das en su hi­ja). En unas se­ma­nas es­ta­rá mon­ta­da una ex­po­si- ción jun­to a Fran­cis­co Olea en la ga­le­ría Plop.

¿Có­mo eva­lúas tu exi­to­sa ca­rre­ra co­mo ilus­tra­dor?

—No hay un mo­men­to en que ha­ya con­so­li­da­do mi ca­rre­ra, es más, tam­po­co sien­to es­tá con­so­li­da­da. Hay al­gu­nas co­sas, pe­ro to­da­vía creo que es un ca­mino. En nin­gún ca­so sen­ti­ría que lo hi­ce, ya que es una lu­cha dia­ria.

¿En qué pro­yec­tos tra­ba­jas ac­tual­men­te?

—Es­ta­mos jun­to al di­bu­jan­te ar­gen­tino Li­niers ha­cien­do un pro­yec­to en ta­blas en Bue­nos Aires, una es­pe­cie de stand up ilus­tra­do. Sien­to que eso es muy di­fe­ren­te a lo que ve­nía ha­cien­do y me gus­ta mu­cho.

¿Có­mo es tu tra­ba­jo dia­rio en Chi­le?

—Es co­mo to­do el mun­do, pe­ro mi tra­ba­jo real­men­te me en­can­ta, al pun­to que a ve­ces pien­so que es­toy ha­cien­do tram­pa. Por­que no pue­de ser que ha­cien­do di­bu­ji­tos, so­bre­vi­va. Mi vi­da dia­ria es eje­cu­ti­va co­mo la de cual­quier chi­leno. Cuan­do los trá­mi­tes pe­que­ños se rea­li­zan, me sien­to fren­te al compu­tador con una ho­ji­tas y co­mien­zo a ela­bo­rar pro­yec­tos. Los fi­nes de se­ma­na son muy pa- Ro­sen Sus di­bu­jos se im­pri­mie­ron en jue­gos de sá­ba­nas y cu­bre­ca­mas. re­ci­dos a la se­ma­na ya que mi gru­po de ami­gos tie­ne más o me­nos vi­das si­mi­la­res. Por ejem­plo, con Ci­ro Wa­ta­na­be (chef de Osa­ka), te­ne­mos una vi­da bas­tan­te pa­re­ci­da, él tie­ne mu­cho tiem­po en el día li­bre. A ve­ces yo voy a su res­tau­ran­te a al­mor­zar mien­tras él tra­ba­ja. De al­gu­na u otra for­ma, la gen­te que me ro­dea tie­ne vi­das com­pa­ti­bles con la mía.

¿Por qué crees que las mar­cas te bus­can pa­ra rea­li­zar di­fe­ren­tes in­ter­ven­cio­nes?

—Yo creo que la ilus­tra­ción se ha vuel­to una ne­ce­si­dad en la gen­te. La ilus­tra­ción pa­ra mu­chos era prác­ti­ca­men­te in­vi­si­ble, de a po­co em­pe­za­ron a to­mar­la en cuen­ta y sen­tir­la par­te de su vi­da dia­ria. To­dos es­ta­mos ro­dea­dos de ilus­tra­cio­nes. Só­lo bas­ta ca­mi­nar por Pro­vi­den­cia pa­ra dar­se cuen­ta. Creo que las mar­cas se acer­ca­ron a mí y yo a ellos por­que no so­la­men­te ofrez­co un te­ma vi­sual, sino que ade­más pro­pon­go con­te­ni­do.

¿Có­mo ex­pli­cas eso?

—Ge­ne­ral­men­te, cuan­do ha­go un jue­go con una mar­ca, tie­ne que ver con que ten­go una idea que se adap­ta a lo que ellos quie­ren trans­mi­tir. Hay una ga­nan­cia pa­ra am­bos. El he­cho de usar ele­men­tos con los cuá­les no tra­ba­ja un ilus­tra­dor, po­der ge­ne­rar ideas y fi­nal­men­te, plas­mar al­go tan ex­tra­ño co­mo un re­fri­ge­ra­dor, es un tra­ba­jo. Hay que usar con­cep­tos co­mo el frío, los olo­res, las po­ten­cia­li­da­des del pro­duc­to y có­mo ha­go una me­tá­fo­ra vi­sual de eso. Lo que yo tra­to de ha­cer es con­tar his­to­rias y si pue­do ha­cer­las de­trás de un pro­duc­to, es fan­tás­ti­co.

¿Có­mo tra­ba­jas la ins­pi­ra­ción?

—Es una mez­cla de to­do. A ve­ces es mú­si­ca, una con­ver­sa­ción con ami­gos, el te­ma de la ins­pi­ra­ción es que la gen­te cree que es un pro­ce­so ca­si má­gi­co. La ver­dad es que es un tra­ba­jo don­de uno tie­ne que estar to­do el tiem­po dán­do­le vuel­ta a un con­cep­to y de re­pen­te, en un mo­men­to pe­que­ño, ha­ce ¡crack! y en­cuen­tras una sa­li­da. Pue­de ser vis­to co­mo un mo­men­to de ins­pi­ra­ción, pe­ro es to­do un pro­ce­so que se rea­li­za, has­ta con­se­guir rom­per el cas­ca­rón.

EN CHI­LE “Los li­bros no son un ne­go­cio en es­te país, la gen­te no es­tá ni ahí con con­su­mir cul­tu­ra en ge­ne­ral”.

¿Có­mo ves la nue­va ge­ne­ra­ción de ilus­tra­do­res?

NUE­VOS TA­LEN­TOS “Se abrió un es­pa­cio don­de el pú­bli­co de la ilus­tra­ción tie­ne un mer­ca­do mu­cho más ape­te­ci­ble.”

—Hay mu­chí­si­mos ilus­tra­do­res nue­vos que es­tán to­man­do fuer­za co­mo Fran­nerd, Ca­ta­li­na Bu y Pa­lo­ma Valdivia que son gen­te muy bue­na. Se abrió un es­pa­cio don­de el pú­bli­co se acos­tum­bró más a la ilus­tra­ción, por lo tan­to hay un mer­ca­do más ape­te­ci­ble pa­ra ellos y pa­ra no­so­tros. Sien­to que in­ter­net tie­ne mu­cho que ver con es­to y al mis­mo tiem­po hay un mo­men­to en que ilus­tra­do­res chi­leno es­tán sien­do nom­bra­dos afue­ra.

¿Qué pa­sa con la edi­ción de li­bros en Chi­le?

—El pro­ble­ma es que en es­te país los li­bros no son un ne­go­cio. La gen­te no con­su­me li­bros y no es­tán ni ahí por con­su­mir cul­tu­ra en ge­ne­ral y den­tro de ella, el li­bro es co­mo el úl­ti­mo es­ca­lón. En­ton­ces es­tá sien­do más fá­cil, edi­tar­los, pu­bli­car­los, pe­ro si­gue sien­do im­po­si­ble vi­vir de ellos.

¿Có­mo na­ce la idea de ha­cer un li­bro con tu hi­ja co­mo pro­ta­go­nis­ta?

—Ha­ce po­co me di cuen­ta que to­das las co­sas que me gus­ta­ban de nues­tra re­la­ción se es­ta­ban per­dien­do, por lo que qui­se em­pe­zar a do­cu­men­tar des­de mi for­ma de ver las co­sas y co­men­cé con es­te pro­yec­to de ha­cer di­bu­jos so­bre las con­ver­sa­cio­nes que te­ne­mos, o so­bre las co­sas que me pre­gun­ta, lo que me gus­ta­ría de­cir­le. El plan es que cuan­do ten­ga 15 años y no re­cuer­de na­da, pue­da te­ner­lo co­mo una bi­tá­co­ra de via­je con­mi­go. Den­tro de po­co com­ple­to las 120 vi­ñe­tas y al li­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.