El pro­yec­to de una AFP es­ta­tal vuel­ve a la pri­me­ra pla­na

La idea de la Pre­si­den­ta im­pli­ca­rá des­ti­nar es­fuer­zos y ener­gías a una dis­cu­sión que no trae­rá más ni me­jo­res pen­sio­nes pa­ra los chi­le­nos.

Pulso - - Opinion -

PO­COS LA ha­bían echa­do de me­nos en los me­ses que es­tu­vo fue­ra del de­ba­te pú­bli­co y de la dis­cu­sión par­la­men­ta­ria. Po­cos tam­bién ha­bían pe­di­do que se in­clu­ye­ra en el men­sa­je pre­si­den­cial del 21 de Ma­yo. Po­cos sa­ben cuál es el re­sul­ta­do de la eva­lua­ción de la ren­ta­bi­li­dad so­cial del pro­yec­to, si es que hu­bo al­gu­na. Pe­se a to­do ello, el Go­bierno op­tó por traer de vuel­ta a la AFP es­ta­tal. La Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca, Mi­che­lle Ba­che­let, afir­mó en el dis­cur­so que ace­le­ra­rán la tra­mi­ta­ción del pro­yec­to que crea la AFP es­ta­tal, de­bi­do a que “ten­go con­cien­cia de que las pen­sio­nes aún son in­su­fi­cien­tes”. Ade­más, di­jo que la ins­ti­tu­ción “trae­rá más com­pe­ten­cia, me­nos cos­tos de ad­mi­nis­tra­ción y ma­yor co­ber­tu­ra”.

Si bien pa­ra al­gu­nos es una bue­na no­ti­cia que exis­ta una en­ti­dad es­ta­tal que com­pi­ta en igua­les con­di­cio­nes por­que así “se va­li­da el sis­te­ma”, lo cier­to es que tal ad­mi­nis­tra­do­ra no trae­rá los ré­di­tos es­pe­ra­dos y más bien ge­ne­ra­rá de­cep­ción. La ra­zón es sim­ple: el pro­ble­ma de las pen­sio­nes in­su­fi­cien­tes no se so­lu­cio­na con una AFP es­ta­tal. Las cau­sas del ni­vel de las pen­sio­nes en Chi­le no tie­nen que ver con quién es el que ad­mi­nis­tra los fon­dos. De he­cho, la ren­ta­bi­li­dad his­tó­ri­ca que han lo­gra­do las AFP -más allá de años pun­tua­les- ha si­do va­rias ve­ces des­ta­ca­da. El pro­ble­ma vie­ne da­do por las la­gu­nas pre­vi­sio­na­les y el au­men­to de la lon­ge­vi­dad. Pa­ra ello la úni­ca re­ce­ta sus­ten­ta­ble pa­ra ele­var las pen­sio­nes no es otra que ele­var la edad de ju­bi­la­ción de las mu­je­res, su­bir la ta­sa de co­ti­za­ción que hoy se en­cuen­tra en 10%, in­cor­po­rar a los tra­ba­ja­do­res in­de­pen­dien­tes en la co­ti­za­ción obli­ga­to­ria (y no se­guir apla­zan­do la de­ci­sión).

Res­pec­to del se­gun­do pun­to plan­tea­do por la man­da­ta­ria, en cuan­to a que ele­va­rá la com­pe­ten­cia, ba­ja­rá los cos­tos y sig­ni­fi­ca­rá ma­yor co­ber­tu­ra, la reali­dad de los da­tos di­ce lo con­tra­rio. La co­mi­sión más ba­ja del sis­te­ma es 0,47%, de AFP Plan­vi­tal, con es­ca­so mar­gen pa­ra ba­jar. Pe­ro su­po­nien­do que la en­ti­dad es­ta­tal lo­gre un cos­to de ad­mi­nis­tra­ción más ba­jo, eso no ne­ce­sa­ria­men­te sig­ni­fi­ca­rá más com­pe­ten­cia. De he­cho, la AFP que más afi­lia­dos tie­ne es la que más ca­ro co­bra. Y res­pec­to de la co­ber­tu­ra, el sis­te­ma ac­tual no tie­ne pro­ble­mas.

La­men­ta­ble­men­te se ha op­ta­do por una vía que pue­de pa­re­cer po­pu­lar, una me­di­da in­ter­me­dia en­tre quie­nes quie­ren ter­mi­nar con el sis­te­ma ac­tual y quie­nes creen que se de­be me­jo­rar. Lo me­jor hu­bie­se si­do op­tar por un fuer­te for­ta­le­ci­mien­to del pi­lar so­li­da­rio (ya en fun­cio­na­mien­to), que es la par­te es­ta­tal del sis­te­ma, que ha si­do com­pro­ba­do es be­ne­fi­cio­so pa­ra las per­so­nas, y va en la di­rec­ción co­rrec­ta y es efi­cien­te.

Aho­ra se des­ti­na­rán los es­fuer­zos y ener­gía en un de­ba­te par­la­men­ta­rio en­tre los que es­tán a fa­vor y en con­tra, en una ma­te­ria que real­men­te no ayu­da­rá a las per­so­nas que se quie­ren be­ne­fi­ciar con una me­jor pen­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.