Deu­da de jó­ve­nes

Pulso - - Opinion -

El dia­rio se re­ser­va el de­re­cho de se­lec­cio­nar, ex­trac­tar y ti­tu­lar los co­rreos pu­bli­ca­dos. Se­gún la Fun­da­ción Sol, las deu­das de los es­tu­dian­tes con en­ti­da­des ban­ca­rias su­pe­ran los $2 mil 500 mi­llo­nes. Ade­más, los deu­do­res ban­ca­rios por cré­di­tos de edu­ca­ción su­pe­rior se han tri­pli­ca­do, pa­san­do de 272 mil a 686 mil en cin­co años. Es­ta reali­dad es de la­men­tar pe­ro inevi­ta­ble, pues pa­ra po­der con­ti­nuar con sus es­tu­dios su­pe­rio­res, los jó­ve­nes se en­fren­tan por pri­me­ra vez a la reali­dad de te­ner que ser deu­do­res de al­gún ti­po de cré­di­to es­tu­dian­til, ya sea es­ta­tal o ban­ca­rio, co­mo úni­ca me­di­da po­si­ble pa­ra po­der lo­grar su desa­rro­llo y fin pro­fe­sio­nal. En es­te con­tex­to, vie­ne al ca­so tra­tar la edu­ca­ción ade­cua­da de eco­no­mía y fi­nan­cia­mien­to des­de pe­que­ños, pa­ra que cuan­do los ni­ños sean adul­tos, se­pan y ten­gan las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra en­fren­tar las for­tu­nas y cri­sis eco­nó­mi­cas. Cuan­do se tra­ta de te­mas re­la­cio­na­dos con cré­di­tos y deu­das de los hi­jos, lo más im­por­tan­te es in­tro­du­cir­los po­co a po­co en el te­ma del di­ne­ro, en­se­ñar­les su va­lor, e in­cen­ti­var­los al aho­rro y em­pren­di­mien­to, co­mo tam­bién pre­miar­los an­te un es- fuer­zo de aho­rrar di­ne­ro pa­ra com­prar al­go o pa­ra una fe­cha es­pe­cial o ac­ti­vi­dad. A ve­ces los hi­jos no tie­nen aún la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca pa­ra po­der res­pon­der a es­tas deu­das con­traí­das y la con­se­cuen­cia in­me­dia­ta es que di­chas deu­das fi­nal­men­te sean so­por­ta­das por los pa­dres, tra­yen­do un in­cre­men­to im­por­tan­te del en­deu­da­mien­to fa­mi­liar. Por lo an­te­rior, se de­be to­mar con­cien­cia de que los te­mas eco­nó­mi­cos que pue­dan dar­se en una fa­mi­lia no siem­pre que­dan li­mi­ta­dos a los pa­dres, abue­los, o la per­so­na que es­té a car­go de es­ta, ya que mu­chas ve­ces las deu­das al­can­zan inevi­ta­ble­men­te a los hi­jos, ya sean ni­ños, ado­les­cen­tes e, in­clu­so, adul­tos. Ri­car­do Ibá­ñez Abo­ga­do De­fen­sa Deu­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.