Amé­ri­ca La­ti­na: de víc­ti­ma a be­ne­fi­cia­do

Un ges­tor de por­ta­fo­lios há­bil sa­be que los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros no só­lo se mue­ven de acuer­do a los fac­to­res fun­da­men­ta­les.

Pulso - - Trader -

LA pre­gun­ta más fre­cuen­te en las me­sas de in­ver­sión en To­kio, Nue­va York, Lon­dres, Sao Pau­lo y el res­to del mun­do, es ¿dón­de de­be­mos in­ver­tir el di­ne­ro en un es­ce­na­rio tan com­pli­ca­do co­mo el ac­tual? Ob­ser­va­mos es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co en paí­ses desa­rro­lla­dos, re­ce­sión se­ve­ra en los paí­ses con gran po­ten­cial co­mo Bra­sil, ade­más de una ines­ta­bi­li­dad en po­lí­ti­ca fis­cal y mo­ne­ta­ria glo­bal que su­man a la in­cer­ti­dum­bre de un mun­do ca­da vez más en­deu­da­do.

Va­rios eco­no­mis­tas em­pie­zan a con­si­de­rar que el mun­do es­tá en­tran­do en un pro­ce­so de “es­tan­ca­mien­to se­cu­lar”, co­no­ci­do co­mo un pe­rio­do pro­lon­ga­do de de­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y ba­ja in­fla­ción. Si ana­li­za­mos los años pos­te­rio­res a la cri­sis de 2008, es cla­ro ob­ser­var que di­cho con­cep­to no es­tá le­jos de ser una reali­dad, ya que tras se­me­jan­te re­ce­sión a ni­vel glo­bal, he­mos ob­ser­va­do un cre­ci­mien­to anémi­co par­ti­cu­lar­men­te en los paí­ses desa­rro­lla­dos, y un es­ce­na­rio pró­xi­mo a de­fla­ción.

Las pers­pec­ti­vas no son muy fa­vo­ra­bles. Se pro­yec­ta que el cre­ci­mien­to glo­bal en 2016 se­rá de 3,0%, el me­nor des­de la cri­sis. Ob­ser­va­mos que los po­cos paí­ses don­de hay cre­ci­mien­to es en los mer­ca­dos emer­gen­tes, los cua­les han si­do víc­ti­mas de la caí­da en los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas co­mo con­se­cuen­cia de la des­ace­le­ra­ción en Chi­na.

Des­de es­ta óp­ti­ca, veo que has­ta pa­ra los in­ver­sio­nis­tas más so­fis­ti­ca­dos es su­ma­men­te com­pli­ca­do ge­ne­rar una es­tra­te­gia de in­ver­sión con ren­di­mien­tos in­tere­san­tes. Por un la­do, una re­gión sin cre­ci­mien­to im­pli­ca em­pre­sas sin ma­yo­res in­gre­sos o uti­li­da­des, y por en­de, me- nor ex­pec­ta­ti­va de apre­cia­ción en sus ac­cio­nes o bo­nos, lo cual es pre­ci­sa­men­te el ca­so de los paí­ses desa­rro­lla­dos. En con­tras­te, la vo­la­ti­li­dad de los paí­ses emer­gen­tes, en­tre los cua­les se cuen­ta Amé­ri­ca La­ti­na, preo­cu­pa a los in­ver­sio­nis­tas so­bre la po­si­bi­li­dad de pér­di­das en ca­so que la re­cien­te re­cu­pe­ra­ción de los com­mo­di­ties sea cues­tión tem­po­ral.

Re­cor­de­mos que un ges­tor de por­ta­fo­lios há­bil sa­be que los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros no só­lo se mue­ven de acuer­do a los fac­to­res fun­da­men­ta­les,

El au­tor es vi­ce­pre­si­dent La­tAm Sa­les & Tra­ding de XP Se­cu­ri­ties LLC .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.