Ma­ri­sol Alar­cón: “Las ha­bi­li­da­des blan­das son las que mar­can la di­fe­ren­cia en el am­bien­te la­bo­ral tec­no­ló­gi­co”

¿Y dón­de es­tá su opor­tu­ni­dad en La­bo­ra­to­ria?

Pulso - - Especial - DA­NIEL FA­JAR­DO CA­BE­LLO

—La In­dus­tria tec­no­ló­gi­ca en Chi­le tie­ne só­lo al 4,5% de mu­je­res en­tre sus fi­las, una ci­fra que no es muy di­fe­ren­te al res­to de Amé­ri­ca La­ti­na. Un gru­po de jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les se le ocu­rrió un ca­mino di­fe­ren­te. “En­tre 2011 y 2013 hi­ce un ma­gís­ter en ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca y desa­rro­llo so­cial en la U. de Co­lum­bia y mu­chos com­pa­ñe­ros la­ti­nos pen­sa­mos en ha­cer al­go más en­fo­ca­do a lo so­cial en nues­tros paí­ses”, co­men­ta Ma­ri­sol Alar­cón, una de las co-fun­da­do­ras de La­bo­ra­to­ria.

En 2014 na­ce en Pe­rú La­bo­ra­to­ria, una fun­da­ción que se de­di­ca a ca­pa­ci­tar a mu­je­res jó­ve­nes en desa­rro­llo web y pro­gra­ma­ción pa­ra in­ser­tar­las en el mun­do la­bo­ral. Hoy tie­nen pre­sen­cia en Mé­xi­co y Chi­le. En la pri­me­ra ex­pe­rien­cia en nues­tro país, lo­gra­ron un 77% de em­plea­bi­li­dad. Pa­ra la se­gun­da con­vo­ca­to­ria tu­vie­ron 230 pos­tu­lan­tes, de las cua­les que­da­ron 47. Ac­tual­men­te se en­cuen­tran en pleno pro­ce­so de con­vo­ca­to­ria, don­de ya lle­van más de 400 pos­tu­lan­tes en 10 días.

¿Cuál es el per­fil de alum­nas?

— Son mu­je­res con esa tí­pi­ca his­to­ria de ha­ber sa­li­do del co­le­gio, sin po­si­bi­li­da­des de en­trar a la uni­ver­si­dad. Es­tu­dian al­go téc­ni­co a lo más dos años y de­ben aban­do­nar­lo por un te­ma de cos­tos. Al­gu­nas que­dan em­ba­ra­za­das o bien, sus fa­mi­lias ne­ce­si­tan que apor­ten a la ca­sa, por lo cual aban­do­nan los es­tu­dios. En­ton­ces se in­vo­lu­cran en un círcu­lo de tra­ba­jos in­for­ma­les y mu­cha de­s­es­pe­ran­za.

— Hay cier­tas áreas de la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca don­de no se ne­ce­si­ta pa­sar por va­rios años de es­tu­dio, ya que son te­mas que pue­des en­se­ñar en for­ma­tos cortos. Son cur­sos de cin­co me­ses, don­de apren­den HTML, Ja­vas­cript y otros sis­te­mas de pro­gra­ma­ción web, com­ple­men­ta­do con una par­te fuer­te de cre­ci­mien­to per­so­nal. Es­to, por­que las ha­bi­li­dad blan­das son loas que mar­can la di­fe­ren­cia en el am­bien­te la­bo­ral tec­no­ló­gi­co y en cual­quie­ra.

REALI­DAD RE­GIO­NAL “En Amé­ri­ca La­ti­na hay mu­cho ta­len­to pe­ro no exis­ten tan­tas opor­tu­ni­da­des”

TEO­RÍA Y PRÁC­TI­CA “Al cie­rre de ca­da uni­dad in­clui­mos una mo­da­li­dad de hac­kat­hon, don­de se les da una ta­rea es­pe­cí­fi­ca”

¿Cuál es el tra­ba­jo de esas ha­bi­li­da­des blan­das?

—Ex­pre­sión oral, em­pa­tía la­bo­ral, tra­ba­jo en equi­po y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.