EEUU sube es­tán­dar a eti­que­ta­do de ali­men­tos. Se­rá me­nos rí­gi­do que en Chile

El vier­nes la FDA y la Ca­sa Blan­ca anun­cia­ron los pri­me­ros cam­bios a la in­for­ma­ción nu­tri­cio­nal en 20 años. La nue­va ley de eti­que­ta­do en Chile, que exi­ge la in­cor­po­ra­ción de se­ña­lé­ti­ca en los pro­duc­tos, difiere mu­cho de la de EEUU, que só­lo re­fuer­za la i

Pulso - - Portada - S. ERRÁZURIZ/F. GUE­RRE­RO

— La FDA y la Ca­sa Blan­ca anun­cia­ron el vier­nes las pri­me­ras mo­di­fi­ca­cio­nes en 20 años a la in­for­ma­ción nu­tri­cio­nal de los ali­men­tos. En la in­dus­tria lo­cal des­ta­can que aún así es me­nos rí­gi­da y no con­ta­rá con la po­lé­mi­ca se­ña­lé­ti­ca.

—El va­lor nu­tri­cio­nal de los ali­men­tos que con­su­mi­mos preo­cu­pa es­pe­cial­men­te a los paí­ses que en­fren­tan pro­ble­mas de obe­si­dad de su po­bla­ción. Ese es el ca­so de Chile y de EEUU. Por eso am­bas na­cio­nes em­pren­die­ron cam­bios en los eti­que­ta­dos, aun­que las mo­di­fi­ca­cio­nes im­ple­men­ta­das dis­tan mu­cho en­tre sí.

La se­ma­na pa­sa­da la Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos (FDA, su si­gla en in­glés) y la Ca­sa Blan­ca hi­cie­ron pú­bli­cos los pri­me­ros cam­bios a la in­for­ma­ción nu­tri­cio­nal de los ali­men­tos en Es­ta­dos Uni-

¿Qué ha pa­sa­do? Tan­to Es­ta­dos Uni­dos co­mo Chile es­tán apli­can­do cam­bios en el eti­que­ta­do de los ali­men­tos pa­ra in­for­mar me­jor a los con­su­mi­do­res. Sin em­bar­go, sus es­tra­te­gias di­fie­ren bas­tan­te.

¿Por qué ha pa­sa­do? La nor­ma­ti­va de Es­ta­dos Uni­dos re­fuer­za el eti­que­ta­do nu­tri­cio­nal que ya exis­te, y la de Chile, in­clu­ye un sis­te­ma de se­ña­lé­ti­cas que ad­vier­te cuán­do un pro­duc­to es al­to en azú­car, ca­lo­rías, gra­sas sa­tu­ra­das y en so­dio.

¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne? Se­gún el sec­tor ali­men­ti­cio, la ley chi­le­na ha ge­ne­ra­do te­mor en la po­bla­ción, en cam­bio, en Es­ta­dos Uni­dos la nor­ma­ti­va tie­ne un fo­co más edu­ca­ti­vo. dos, des­de que se es­ta­ble­ció el eti­que­ta­do en 1993. “No se tra­ta de de­cir­le a la gen­te lo que de­ben co­mer”, acla­ró el co­mi­sio­na­do de la FDA, Robert Ca­liff, sino de “ase­gu­rar­se de que sa­ben lo que es­tán co­mien­do y que tie­nen el co­no­ci­mien­to pa­ra to­mar de­ci­sio­nes más sa­lu­da­bles”.

La nue­va nor­ma­ti­va, que de­be es­tar im­ple­men­ta­da a par­tir de ju­lio de 2018 pa­ra las gran­des em­pre­sas y un año más tarde en­tre los fa­bri­can­tes con me­nos de US$10 mi­llo­nes en ven­tas anua­les, fue cues­tio­na­da en un co­mien­zo, pero aho­ra tie­ne el res­pal­do de la in­dus­tria.

Leon Bru­ner, di­rec­tor de la ofi­ci­na de cien­cias de la Aso­cia­ción de Fa­bri­can­tes de Ali­men­tos (GMA su si­glas en in­glés), ase­gu­ró que “es­ta ac­tua­li­za­ción es opor­tu­na, ya que las die­tas, los pa­tro­nes de ali­men­ta­ción y pre­fe­ren­cias de los con­su­mi­do­res han cam­bia­do dra­má­ti­ca­men­te”, agre­gan­do que “la GMA com­par­te el com­pro­mi­so de la FDA pa­ra me­jo­rar las re­gu­la­cio­nes de eti­que­ta­do nu­tri­cio­nal”.

Aun­que la eti­que­ta se man­tie­ne, se apli­can mo­di­fi­ca­cio­nes ti­po­grá­fi­cas pa­ra des­ta­car las ca­lo­rías, por­cio­nes por en­va­se y el ta­ma­ño de la por­ción. Ade­más, los fa­bri­can­tes de­be­rán de­cla­rar la can­ti­dad real y el por­cen­ta­je del apor­te dia­rio de vi­ta­mi­na D, cal­cio, hie­rro y po­ta­sio.

La eti­que­ta tam­bién ex­pli­ca­rá me­jor lo que sig­ni­fi­ca “por­cen­ta­je de va­lor dia­rio”. Al fi­nal apa­re­ce­rá un men­sa­je que di­ce “El %VD (va­lor dia­rio) in­di­ca la can­ti­dad de nu­trien­tes en una por­ción de ali­men­to con­tri­bu­ye a una die­ta dia­ria”. Su­ma­do a lo an­te­rior, se in­di­ca­rá que “2.000 ca­lo­rías al día es uti­li­za­do co­mo con­se­jo ge­ne­ral de nu­tri­ción”.

Por otra par­te, se su­ma­rá las “azú­ca­res aña­di­das”, en gra­mos y co­mo por­cen­ta­je del va­lor dia­rio. La FDA ex­pli­có está pre­ci­sión obe­de­ce a que “es di­fí­cil sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de nu­trien­tes sin sa­lir­se de los lí­mi­tes de ca­lo­rías si se con­su­me más de un 10% de ca­lo­rías dia­rias to­ta­les en azú­ca­res adi­cio­na­les”.

Fi­nal­men­te, se apli­ca­rá una ac­tua­li­za­ción del ta­ma­ño de las por­cio­nes y de los re­qui­si­tos de eti­que­ta­do pa­ra cier­tos ta­ma­ños de en­va­ses, de mo­do que los pa­que­tes que con­ten­gan una o dos por­cio­nes tendrán una eti­que­ta nu- tri­ti­va co­mo si se tra­ta­ra de una por­ción, por­que las per­so­nas sue­len con­su­mir­la en una so­la vez.

RE­FOR­ZA­MIEN­TO A LA TA­BLA NU­TRI­CIO­NAL. A di­fe­ren­cia de Chile, la nue­va Ley de Eti­que­ta­do de Es­ta­dos Uni­dos no in­clu­ye una se­ña­lé­ti­ca de ad­ver­ten­cia, sino que re­fuer­za la ta­bla nu­tri­cio­nal que ya te­nían. Los cam­bios apun­tan a des­ta­car cier­tos da­tos nu­tri­cio­na­les que se en­cuen­tran en la ta­bla y que son im­por­tan­tes de con­si­de­rar a la ho­ra de con­su­mir un ali­men­to. Así, el sis­te­ma de eti­que­ta­do se me­jo­ra y per­fec­cio­na sin la ne­ce­si­dad de agre­gar otro sis­te­ma pa­ra­le­lo a la ta­bla. POR­CIO­NES VER­SUS GRA­MOS. Se man­tie­nen cier­tos con­cep­tos que han de­mos­tra­do ser efi­ca­ces a la ho­ra de in­for­mar. Así, por ejem­plo, la in­for­ma­ción nu­tri­cio­nal que es pre­sen­ta­da en la ta­bla sigue sien­do equi­va­len­te a una por­ción. In­clu­so agran­dan el ta­ma­ño de la le­tra de la por­ción, cuán­tas por­cio­nes con­tie­nen los dis­tin­tos en­va­ses e in­clu­yen la me­di­da ca­se­ra pa­ra una ma­yor com­pren­sión del con­su­mi­dor. En cam­bio, en Chile las nue­vas se­ña­lé­ti­cas re­pre­sen­tan 100 gra­mos. Se­gún fuen­tes de la in­dus­tria, la ley de eti­que­ta­do chi­le­na de­be­ría in­for­mar por por­ción, que es lo que real­men­te una per­so­na co­me. La ra­zón que es­gri­men es que es muy di­fí­cil en­con­trar ali­men­tos en don­de la por­ción sea jus­to de 100 gra­mos, sien­do es­ta una ci­fra muy al­ta y po­co re­pre­sen­ta­ti­va que só­lo dis­tor­sio­na el aná­li­sis. Es así co­mo en es­te ca­so, se es­ta­ría de­for­man­do el apor­te nu­tri­cio­nal que real­men­te tie­ne ca­da por­ción, im­pi­dien­do que el con­su­mi­dor pue­da ver las di­fe­ren­cias en­tre los dis­tin­tos pro­duc­tos.

DA­TOS ADI­CIO­NA­LES. Tam­bién se au­men­ta el ta­ma­ño de la le­tra don­de se ex­pli­ca cuán­tas ca­lo­rías tie­ne ca­da por­ción y agre­gan in­for­ma­ción ex­tra que mues­tra el por­cen­ta­je de azú­car aña­di­da, da­to que aún no es in­te­gra­do en los en­va­ses chi­le­nos. Ade­más de la ta­bla nu­tri­cio­nal, Chile tam­bién con­tem­pla cua­tro se­ña­lé­ti­cas que ha­cen alu­sión a los al­tos ín­di­ces que tie­nen los pro­duc­tos de ca­lo­rías, gra­sa sa­tu­ra­da, so­dio y azú­ca­res, sin ha­cer una dis­tin­ción en­tre el azú­car to­tal y aña­di­da.

VA­LOR DIA­RIO. La nue­va Ley de Eti­que­ta­do en Es­ta­dos Uni­dos con­fir­ma que man­te­ner el va­lor dia­rio de ca­lo­rías es una bue­na al­ter­na­ti­va pa­ra que los con­su­mi­do­res se­pan có­mo ali­men­tar­se y mo­de­rar sus por­cio­nes al día has­ta cum­plir con la cuo­ta re­co­men­da­da. Se­gún fuen­tes de la in­dus­tria, es­ta in­for­ma­ción les per­mi­te a las per­so­nas ver has­ta cuán­do o cuán­to pue­den co­mer pa­ra cui­dar­se. Co­mo la le­gis­la­ción chi­le­na no obli­ga a agre­gar es­te con­cep­to en la ta­bla nu­tri­cio­nal, la in­dus­tria creó la guía dia­ria de ali­men­ta­ción, sis­te­ma que es in­te­gra­do en los pa­que­tes y apor­ta la can­ti­dad de ca­lo­rías que tie­ne una por­ción del pro­duc­to y el por­cen­ta­je que es­to re­pre­sen­ta en el va­lor dia­rio de re­fe­ren­cia.

FO­CO EDU­CA­TI­VO. El pun­to que más des­ta­can des­de el sec­tor ali­men­ta­rio es que la ley estadounidense no tie­ne una con­no­ta­ción ne­ga­ti­va, por el con­tra­rio tie­ne un en­fo­que edu­ca­ti­vo que bus­ca en­se­ñar­le a la po­bla­ción qué es­tán con­su­mien­do. En cam­bio, ase­gu­ran que en Chile es­ta nue­va nor­ma­ti­va asus­ta a las per­so­nas, pre­sen­tan­do a los ali­men­tos co­mo un pe­li­gro in­mi­nen­te que hay que evi­tar.

IN­TE­RRO­GAN­TES. Des­de el sec­tor afir­man que la nue­va ley de eti­que­ta­do que en­tra en vi­gen­cia el pró­xi­mo 27 de ju­nio, plan­tea una se­rie de du­das que aún no son re­suel­tas, a di­fe­ren­cia de la de Es­ta­dos Uni­dos que des­plie­ga la in­for­ma­ción nu­tri­cio­nal de me­jor ma­ne­ra, apor­tan­do to­do ti­po de da­tos, ex­pli­can­do lo que es­tos sig­ni­fi­can y des­ta­can­do lo más im­por­tan­te. Fuen­tes de la in­dus­tria ase­gu­ran que las nue­vas se­ña­lé­ti­cas no per­mi­ten com­pa­rar en­tre los dis­tin­tos pro­duc­tos, da­do que no en­tre­gan una es­ca­la al res­pec­to, sino que só­lo de­ter­mi­nan qué es al­to en gra­sas, so­dio, azú­car o ca­lo­rías. Que­da ca­si un mes pa­ra que la nue­va Ley de Eti­que­ta­do en­tre en vi­gen­cia en Chile, en cam­bio en Es­ta­dos Uni­dos re­cién se­ría im­ple­men­ta­da en­tre 2018 y 2019.

PU­BLI­CI­DAD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.