Cie­rra otro ase­sor de in­ver­sio­nes: Ro­drí­guez & Aso­cia­dos in­for­ma a sus clien­tes que de­ja de ope­rar

Pulso - - Empresas & Mercados - Ga­briel Pe­ñai­li­llo in­di­có que ese año de­nun­ció dos ca­sos, pero co­mo él no era el afec­ta­do ello no si­guió su cur­so. XI­ME­NA CELEDÓN F.

Des­de que de­jó de ope­rar AC In­ver­sions y el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co co­men­zó a in­ves­ti­gar pre­sun­tas es­ta­fas pi­ra­mida­les, las fir­mas de in­ver­sión han co­men­za­do a caer de a po­co. Tal fue el ca­so de IM Fo­rex y el Gru­po Arcano, que tam­bién es­tán sien­do in­ves­ti­ga­dos por la Fis­ca­lía. Pero el nú­me­ro de ase­so­res de in­ver­sión que han te­ni­do que ce­rrar no se de­tie­ne ahí. Aho­ra fue el turno de Ro­drí­guez y Aso- cia­dos, que en un es­cue­to co­mu­ni­ca­do enviado a sus clien­tes in­for­mó que de­ja­rá de ope­rar. En el co­rreo elec­tró­ni­co la con­sul­to­ría de­ta­lla: “De­ri­va­do de la fu­ga re­le­van­te de clien­tes que ha te­ni­do la com­pa­ñía ocu­rri­da des­de el mes de mar­zo en ade­lan­te y la pre­ca­ria si­tua­ción fi­nan­cie­ra de la em­pre­sa, con fe­cha 23 de ma­yo de 2016 he­mos con­cu­rri­do a la Fis­ca­lía de Las Con­des a po­ner la si­tua­ción y los an- te­ce­den­tes en co­no­ci­mien­to de la au­to­ri­dad y a en­tre­gar la in­for­ma­ción per­ti­nen­te pa­ra los efec­tos le­ga­les que pro­ce­dan y de ma­ne­ra de co­la­bo­rar con la in­da­ga­ción”, se­gún la in­for­ma­ción que dio a co­no­cer La Ter­ce­ra. En la mis­ma no­ta la em­pre­sa pun­tua­li­za: “Da­do lo an­te­rior, in­for­ma­mos el ce­se de nues­tras ope­ra­cio­nes y la im­po­si­bi­li­dad de con­ti­nuar cur­san­do pa­gos”. MM me­di­das por sí mis­mas”, des­ta­ca Pe­ñai­li­llo.

A la ho­ra de las exi­gen­cias, los po­ten­cia­les in­te­gran­tes - en el mer­ca­do par­ti­ci­pan 12 em­pre­sas- de­be­rán cum­plir, por ejem­plo, con re­qui­si­tos de pa­tri­mo­nio (está en dis­cu­sión en ni­vel mí­ni­mo), que los di­ne­ros de los clien­tes es­tén en cuen­tas se­gre­ga­das y que ten­gan es­ta­dos fi­nan­cie­ros a la vis­ta. Tam­bién está con­si­de­ra­do la exis­ten­cia de un co­mi­té de éti­ca -que bus­ca­rá per­so­nas pro­bas que en­tien­dan de los te­mas fi­nan­cie­ros- pa­ra di­ri­mir si­tua­cio­nes en que los clien­tes se que­jen de al­gu­na ma­la prác­ti­ca del bró­ker, con lo que és­te po­dría arries­gar la ex­pul­sión del gre­mio. Ade­más, se es­ta­ble­ce­rá que los in­te­gran­tes no pue­den te­ner co­mo ba­se al­gún pa­raí­so fis­cal, a lo que se su­ma que de­be­rán con­tar con pro­vee­do­res de li­qui­dez.

“La­men­ta­ble­men­te no to­das las em­pre­sas que es­tán par­ti­ci­pan­do en el país cum­plen con un co­rrec­to com­plian­ce”, des­ta­ca Pe­ñai­li­llo.

Se­gún Miguel Alia­ga tam­bién está pen­sa­da la crea­ción de un fon­do des­ti­na­do a res­ti­tuir di­ne­ros a las per­so­nas que pue­dan ser per­ju­di­ca­dos por un miem­bro de la aso­cia­ción, el que se fi­nan­cia­ría con los apor­tes de los in­te­gran­tes del gre­mio. —“Des­de 2014 que ha­bían in­di­cios de que se es­ta­ban ar­man­do al­gu­nos ti­pos de es­ta­fas re­la­cio­na­das con fo­rex”. La afir­ma­ción la ha­ce Ga­briel Pe­ñai­li­llo, di­rec­tor de Ad­mi­ral Mar­kets, quien señala que en ese mo­men­to mu­chos clien­tes lle­ga­ban a la fir­ma a pe­dir­les ca­pa­ci­ta­ción. “Eran de AC In­ver­sions y otras em­pre­sas y nos de­cía que ‘acá nos es­tán pro­me­tien­do un x% to­dos los me­ses”, in­di­ca.

Co­men­ta que a par­tir de lo que co­men­ta­ban los clien­tes co­men­zó a in­ves­ti­gar y cuan­do en­con­tra­ba al­go que real­men­te se veía mal “lla­ma­ba pa­ra de­nun­ciar a la PDI (Bri­dec) y a otros or­ga­nis­mos, pero la­men­ta­ble­men­te la res­pues­ta siem­pre era la mis­ma: si us­ted no es el afec­ta­do, no pue­de de­nun­ciar”.

Pe­ñai­li­llo afir­ma que en 2014 “de­nun­cié dos ca­sos pro­ve­nien­tes de AC In­ver- sions”, pero no re­cuer­da los mon­tos in­vo­lu­cra­dos. “La­men­ta­ble­men­te no me pes­ca­ron”, ma­ni­fies­ta, re­cor­dan­do que en la PDI le su­gi­rie­ron de­nun­ciar de ma­ne­ra anó­ni­ma, pero nun­ca se pu­do co­mu­ni­car a tra­vés de los nú­me­ros te­le­fó­ni­cos que le die­ron, ya que no es­ta­ban ha­bi­li­ta­dos. “Me que­dé de bra­zos cru­za­dos”, re­cuer­da, aña­dien­do que to­có al­gu­nas puer­tas pero tam­po­co en­con­tró so­lu­cio­nes. “La UAF, la SVS, in­clu­so a ini­cios del 2015 una vez fui al Mi­nis­te­rio del In­te­rior, pero ni si­quie­ra me re­ci­bie­ron”, aña­de.

“La­men­ta­ble­men­te en es­ta re­gión del mun­do tie­ne que ocu­rrir un gran pro­ble­ma pa­ra que las au­to­ri­da­des le em­pie­cen a to­mar la im­por­tan­cia a al­go”, des­ta­ca el eje­cu­ti­vo.

In­di­có que lo que no pue­de pa­sar es que se si­ga el ejem­plo de Colombia ha­ce unos años, en que en una sesión ex­tra­or­di­na­ria del par­la­men­to se prohi­bió la ac­ti­vi­dad de fo­rex, lle­gan­do a li­mi­tar in­clu­so a los ban­cos. “Tu­vie­ron que co­rre­gir­lo”, in­di­ca Pe­ñai­li­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.