“En el país se sien­te la pre­sión de un cam­bio inevi­ta­ble”

—La ex­per­ta pro­yec­ta que la in­fla­ción lle­ga­rá a ca­si 1.000% en 2017, en me­dio de la cre­cien­te es­ca­sez. —Ase­gu­ra que el gobierno ha si­do rea­cio a in­cor­po­rar los cam­bios que se han iden­ti­fi­ca­do co­mo ne­ce­sa­rios, co­mo li­be­ra­li­zar el con­trol de pre­cios.

Pulso - - Economia & Dinero - Una en­tre­vis­ta de PAULA NAMUR Y.

RUTH DE KRIVOY fue la pri­me­ra pre­si­den­ta mu­jer del ban­co cen­tral de Ve­ne­zue­la, or­ga­nis­mo que di­ri­gió en­tre 1992 y 1994, y du­ran­te el cual trans­for­mó la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria en un ban­co cen­tral in­de­pen­dien­te, en me­dio de un di­fí­cil mo­men­to tan­to fi­nan­cie­ro co­mo po­lí­ti­co. Hoy es pre­si­den­ta de la con­sul­to­ra Sín­te­sis Fi­nan­cie­ra, con se­de en Ca­ra­cas, y des­de esa po­si­ción ana­li­za la reali­dad que en­fren­ta Ve­ne­zue­la. “En Ve­ne­zue­la las ex­pec­ta­ti­vas no tie­nen an­cla. No exis­te ni an­cla fis­cal, ni mo­ne­ta­ria, ni cam­bia­ria, ni me­ta de in­fla­ción, en­ton­ces aho­ra es­ta fal­ta de an­cla ge­ne­ra ma­yo­res dis­tor­sio­nes en los mer­ca­dos”, di­ce al te­lé­fono des­de Es­ta­dos Uni­dos.

La ten­sión en Ve­ne­zue­la cre­ce a me­di­da que la opo­si­ción exi­ge al gobierno con­tar las fir­mas en­tre­ga­das pa­ra el re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio contra el Pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro. La idea de la opo­si­ción es rea­li­zar el re­fe­ren­do es­te año, da­do que, se­gún la Cons­ti­tu­ción ve­ne­zo­la­na, si se rea­li­za en 2017, quien que­da a car­go es el vi­ce­pre­si­den­te. Ayer el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral de ese país in­for­mó que 10% de las pla­ni­llas en­tre­ga­das por la opo­si­ción pa­ra so­li­ci­tar la ac­ti­va­ción del re­fe­ren­do no es­ta­ban com­ple­tas, lo cual jus­ti­fi­ca­ría su de­mo­ra.

¿Cuál es el pro­ble­ma más gra­ve en Ve­ne­zue­la aho­ra?

— La si­tua­ción eco­nó­mi­ca se ca­rac­te­ri­za por un proceso de re­ce­sión con ace­le­ra­do avance ha­cia la hi­per­in­fla­ción, pro­duc­to de po­lí­ti­cas que han afec­ta­do la ofer­ta lo­cal que es­ti­mu­lan la de­man­da y que ge­ne­ran una di­ná­mi­ca bas­tan­te per­ver­sa en la cual la in­ver­sión pri­va­da está to­tal­men­te re­traí­da y la in­ver­sión pública se ha mi­ni­mi­za­do pro­duc­to de la pro­ble­má­ti­ca fis­cal, que está do­mi­na­da por la vo­la­ti­li­dad de los in­gre­sos pe­tro­le­ros, que lle­vó a gran­des boom y lue­go a una caí­da muy fuer­te en los úl­ti­mos años, ge­ne­ran­do dé­fi­cit que se han mo­ne­ti­za­do. El fi­nan­cia­mien­to mo­ne­ta­rio del dé­fi­cit es el com­bus­ti­ble pa­ra la ex­pan­sión mo­ne­ta­ria, el ex­ce­den­te de de­man­da y la in­fla­ción. En­ton­ces se con­fi­gu­ra un cua­dro que ha lle­va­do a la in­fla­ción de 68% en 2014 a 2.700% en 2015 y es­ti­ma­mos que se­rá de 600% en 2016 y pue­de su­bir a ca­si 1.000% en 2017. En ese con­tex­to de hi­per­in­fla­ción hay una enor­me es­ca­sez pro­duc­to de los con­tro­les de pre­cios, el ra­cio­na­mien­to, etc.

¿A dón­de po­dría ter­mi­nar es­ta si­tua­ción si no se to­man me­di­das?

— Es una pre­gun­ta com­ple­ja por­que las si­tua­cio­nes se de­te­rio­ran y las con­di­cio­nes se de­gra­dan has­ta que al­go pro­du­ce un cam­bio po­lí­ti­co y de po­lí­ti­cas. No es da­do es­pe­rar que la so­lu­ción ven­ga del pe­tró­leo por­que si bien el pe­tró­leo ha sa­li­do del pi­so en que es­ta­ba a co­mien­zos de año, na­die pro­nos­ti­ca gran­des mi­la­gros y lo que era la si­tua­ción tra­di­cio­nal de apos­tar al pe­tró­leo no re­suel­ve si no se cam­bian las po­lí­ti­cas. El pro­ble­ma es que la hi­per­in­fla­ción está aso­cia­da a tur­bu­len­cias po­lí­ti­cas. To­dos los paí­ses don­de ha su­ce­di­do lle­gan a un mo­men­to en que la so­cie­dad apren­de la lec­ción y se pro­du­ce un te­rreno fa­vo­ra­ble pa­ra que la hi­per­in­fla­ción se co­rri­ja.

¿Cuán le­jos está de ocu­rrir eso?

— Eso es di­fí­cil de pro­nos­ti­car por­que los pro­ce­sos po­lí­ti­cos no tie­nen un ti­ming cla­ro, pero es­ta­mos en un proceso en el cual las con­di­cio­nes pa­re­cen es­tar da­das pa­ra que más tem­prano que tarde se pro­duz­can cam­bios. In­ter­na­men­te en el país se sien­te la pre­sión de un cam­bio inevi­ta­ble, por­que la si­tua­ción es com­ple­ja, por­que las per­so­nas su­fren la pe­nu­ria de la es­ca­sez y la in­fla­ción y hay una so­lu­ción en puer­tas que es el re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio pero la ten­sión se ge­ne­ra por­que el gobierno está tra­tan­do de pos­ter­gar­lo lo más po­si­ble, pa­ra que se reali­ce qui­zás des­pués de enero de 2017, cuan­do un even­tual re­fe­ren­do im­pli­ca­ría que el vi­ce­pre­si­den­te que­de a car­go del país has­ta las elecciones de fi­na­les de 2018. La vi­sión sim­plis­ta es que la opo­si­ción está em­pu­jan­do a que el re­fe­ren­do se ha­ga en 2016, mien­tras el gobierno está tra­tan­do de que, si hay que ha­cer­lo, si es inevi­ta­ble, se ha­ga en 2017. El te­ma es que a ni­vel de del cha­vis­mo po­dría no ha­ber uni- dad de cri­te­rio en torno a la con­ve­nien­cia de pos­po­ner­lo al 2017, por­que tam­bién hay quie­nes per­ci­ben que el cha­vis­mo po­dría que­dar me­jor pa­ra­do si se ha­ce en 2016.

¿Por qué?

— Apues­tan a que ha­ya un relevo en el cha­vis­mo que per­mi­ta que se re­com­pon­ga. Le da es­pa­cio pa­ra rear­mar­se, por­que ha­bría un cam­bio de guar­dia en el cha­vis­mo.

El gobierno de Ma­du­ro ¿ha to­ma­do al­gu­na me­di­da pa­ra so­lu­cio­nar la crisis? ¿Qué de­ci­sio­nes po­si­ti­vas ha to­ma­do en el último tiem­po?

— El gobierno ha si­do rea­cio a in­cor­po­rar los cam­bios que se han iden­ti­fi­ca­do co­mo ne­ce­sa­rios: li­be­ra­li­zar el con­trol de pre­cios, co­rre­gir la so­bre­va­lua­ción de la mo­ne­da, co­rre­gir el dé­fi­cit fis­cal y fre­nar la ex­pan­sión mo­ne­ta­ria. Sí ha ha­bi­do un cam­bio en los úl­ti­mos me­ses con el nue­vo ga­bi­ne­te del Pre­si­den­te Ma­du­ro, en­ca­be­za­do por el mi­nis­tro Miguel Pé­rez Abad co­mo vi­ce­pre­si­den­te de la economía.

¿En qué sen­ti­do?

— Lo que se per­ci­be es la dis­po­si­ción a au­to­ri­zar au­men­tos de pre­cios que per­mi­tan a las em­pre­sas ope­rar con ni­ve­les ra­zo­na­bles de ren­ta­bi­li­dad. Ese es un anun­cio que se ha he­cho reite­ra­da­men­te. Han ofre­ci­do re­vi­sar has­ta 2.000 pro­duc­tos, pero por aho­ra só­lo han ajus­ta­do 5. En­ton­ces la eje­cu­ción es len­ta. El otro te­ma ha si­do el cam­bia­rio: crea­ron la ta­sa di­com (di­vi­sas com­ple­men­ta­rias) y esa ta­sa se ha ve­ni­do de­va­luan­do rá­pi­da­men­te des­de mar­zo. Eso im­pli­ca que el sec­tor pri­va­do, el que ya ca­si no tie­ne ac­ce­so a ta­sa pre­fe­ren­cial de 10 bo­lí­va­res por dó­lar, que que­da co­mo ese sub­si­dio ma­si­vo al con­su­mo de pro­duc­tos bá­si­cos, tie­ne ac­ce­so teó­ri­co a la ta­sa di­com. El pro­ble­ma de la ta­sa di­com es que no hay ofer­ta, en­to­nes se ha pro­du­ci­do una de­pre­cia­ción sin que flu­yan las di­vi­sas. Y el gobierno pa­re­ce es­tar bus­can­do el ni­vel al cual se pro­duz­ca es­te flu­jo de di­vi­sas pri­va­das. La sim­ple de­pre­cia­ción de la mo­ne­da no ge­ne­ra flu­jos fi­nan­cie­ros, así que es­ta­mos ante un ré­gi­men cam­bia­rio con un com­po­nen­te fle­xi­ble, esa es una no­ti­cia bue­na, pero es­ta­mos por ver có­mo esa po­lí­ti­ca cam­bia­ria fun­cio­na y re­du­ce los des­equi­li­brios en las con­di­cio­nes ac­tua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.