De leo­nes y gan­glios,

Pulso - - Portada - por Juan Ig­na­cio Ey­za­gui­rre

EN ES­TE Chile que te­ne­mos más va­le la pe­na reír, aun­que sea reír llo­ran­do. Nues­tros días se api­lan con he­chos más pro­pios de una co­me­dia ab­sur­da de Io­nes­co que de una or­gu­llo­sa his­to­ria re­pu­bli­ca­na. La Nue­va Ma­yo­ría arries­gan­do ser minoría con Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca ba­ján­do­se del bar­co y la DC le­van­tan­do su ame­na­za eter­na. El PPD ha­cien­do agua, tras des­cu­brir­se en­tre sus fi­nan­cis­tas al yer­ní­si­mo del Ge­ne­ral. Por es­to se de­cla­ra in­di­ges­ta­do Ey­za­gui­rre, el mi­nis­tro que ca­ri­ño­sa­men­te acu­ñó el nom­bre de “La Gor­dis”. Y la alu­di­da, mé­di­ca ci­ru­ja­na dic­tan­do diag­nós­ti­cos que admite pue­den ser erra­dos, pero se em­pe­ña en pres­cri­bir re­me­dios más pe­li­gro­sos que la en­fer­me­dad: pre­ten­de sa­nar la grie­ta so­cial aplas­tán­do­la con una obra grue­sa cons­trui­da a pun­ta de re­tro­ex­ca­va­do­ra. Es que la po­lí­ti­ca es un ar­te muy com­ple­jo. Al fin y al ca­bo su pie­dra an­gu­lar es el ser hu­mano, con sus múl­ti­ples con­tra­dic­cio­nes y fa­len­cias. Có­mo no va a ser di­fí­cil go­ber­nar a quie­nes se de­jan lle­var por cuan­ta co­sa nos gus­ta creer. Si has­ta hay es­pa­cio pa­ra chan­tas co­mo el “bió­lo­go” Héc­tor Kol, cu­yas teo­rías de bio­lo­gía ma­ri­na tu­vie­ron en ja­que a las sal­mo­ne­ras y al Go­bier- no en el con­flic­to de Chi­loé, mien­tras men­tía no so­lo de sus es­tu­dios sino que has­ta su nom­bre era fal­so. ¿Có­mo co­man­dar a es­tas hues­tes cu­yos sue­ños y frus­tra­cio­nes pa­re­cie­ran le­van­tar­se y ol­vi­dar­se tan rá­pi­do co­mo los tren­ding to­pics de Twit­ter? To­do está en la for­ma de ejer­cer el po­der res­pon­den al­gu­nos. Por ejem­plo, pa­ra Fran­ces­co Sta­ra­ce, CEO de la ma­triz de Ener­sis, la cla­ve está en ins­pi­rar mie­do. Lo­ca­li­zar los gan­glios -pun­tos de po­der- y gol­pear­los con fuer­za. Di­fí­cil ta­rea tie­nen los ca­ra­bi­ne­ros, por­que tras las ca­pu­chas es di­fí­cil ubi­car pun­tos tan pre­ci­sos, ade­más de arries­gar sus ca­rre­ras por ins­truc­cio­nes de des­pi­do di­ri­gi­das des­de In­te­rior. Es que esa for­ma de ejer­cer el po­der no es pro­pia del Gobierno. Lo del jo­ven que en­fren­tó a los leo­nes se le pa­re­ce más. La épi­ca con que co­men­zó a go­ber­nar el 2014 ri­ma con la car­ta del can­di­da­to a Da­niel que de­cía: “Ángel mío cuí­da­me del enemi­go, ten­go el po­der de ha­cer lo que yo quie­ra”. Pero tal co­mo el pro­fe­ta frus­tra­do ter­mi­nó en la UTI, el Gobierno pe­li­gro­sa­men­te bor­dea el 20% de po­pu­la­ri­dad. Am­bos per­die­ron el ángel. No va­ya aho­ra a ocu­rrir que el país ter­mi­ne co­mo los leo­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.