Ha­cia dón­de va Cen­co­sud

Pulso - - En Portada -

—Ver opor­tu­ni­da­des y no vic­ti­mi­zar­se. Esa es la má­xi­ma de Jai­me Soler cuan­do se re­fie­re al cli­ma que vi­ve Chi­le, don­de las des­con­fian­zas se han to­ma­do to­das las ins­ti­tu­cio­nes. “Cuan­do uno mi­ra Chi­le, ve que las con­di­cio­nes de su economía son só­li­das, con fun­da­men­tos de una economía se­ria y sa­na. Pue­de que no crez­ca­mos al ni­vel que cre­ci­mos los úl­ti­mos 30 años, pe­ro la economía si­gue cre­cien­do. Y por otro la­do, es­ta­mos en un mo­men­to com­ple­jo, hay una es­pe­cie de cri­sis po­lí­ti­ca y so­cial que no per­mi­te y que no in­cen­ti­va la rein­ver­sión y el cre­ci­mien­to. Eso es com­ple­jo. ¿Y por qué creo que se ge­ne­ra es­to? Por­que por un la­do la ca­lle es­tá mu­cho más em­po­de­ra­da, y a su vez, per­dió la con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes y la pa­la­bra abu­so es­tá ins­ta­la­da en la agen­da. Y la cla­se po­lí­ti­ca, em­pre­sa­rial, las ins­ti­tu­cio­nes, no tie­nen la cre­di­bi­li­dad su­fi­cien­te pa­ra dar so­lu­cio­nes a es­tas de­man­das. Yo no veo el te­ma tan fá­cil de so­lu­cio­nar, es com­ple­jo, por­que los que se de­ben preo­cu­par de pa­vi­men­tar el ca­mino no tie­nen la cre­di­bi­li­dad pa­ra ge­ne­rar­lo, es­tán des­acre­di­ta­dos”, co­men­ta.

¿Y qué pue­den ha­cer las em­pre­sas an­te es­te es­ce­na­rio?

—An­te una si­tua­ción co­mo es­ta, una com­pa­ñía pue­de ac­tuar co­mo víc­ti­ma de la si­tua­ción, o pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria. De­be­mos ser pro­ta­go­nis­tas de la his­to­ria, cons­truir mar­ca y en­ten­der que el éxi­to ya no es só­lo eco­nó­mi­co. El éxi­to eco­nó­mi­co es una con­se­cuen­cia de una se­rie de ac­tos y de có­mo me com­por­to fren­te a la ciu­da­da­nía, có­mo cons­tru­yo mar­cas mu­cho más ciu­da­da­nas, que se ha­gan car­go de las de­man­das de la ciu­da­da­nía. Tie­ne que ver con mar­cas ho­nes­tas, con ma­yo­res ni­ve­les de trans­pa­ren­cia, dar­le sus­ten­to a la pro­me­sa al clien­te. To­do acom­pa­ña­do de ge­ne­rar confianzas, de dar­le un sen­ti­do a lo que ha­ce­mos, de te­ner un pro­pó­si­to. De­be­mos pen­sar có­mo le apor­to con es­ta mar­ca a la vi­da de los ciu­da­da­nos, có­mo apor­ta­mos a la vi­da de nues­tros co­la­bo­ra­do­res. Es un cam­bio muy re­le­van­te en la em­pre­sa, de un rol eco­nó­mi­co a un rol so­cial. Un buen ma­ne­jo en esos ejes me va a re­por­tar un me­jor re­sul­ta­do eco­nó­mi­co, por­que voy a ge­ne­rar más con­fian­za, cer­ca­nía en la ciu­da­da­nía. Ese en­tuer­to lo con­si­de­ro com­ple­jo, pe­ro es­tá en no­so­tros pro­ta­go­ni­zar la his­to­ria y en eso es­ta­mos con nues­tras mar­cas en Cen­co­sud.

—La Re­for­ma La­bo­ral me pa­re­ce ne­ce­sa­ria pe­ro me hu­bie­ra gus­ta­do, una ma­yor am­pli­tud de te­mas. No veo te­mas re­la­cio­na­dos con la mu­jer, la in­clu­sión la­bo­ral que no­so­tros es­ta­mos prac­ti­can­do mu­cho en Pa­ris y Jum­bo. No veo con­si­de­ra­ción por los jó­ve­nes, te­mas de pro­duc­ti­vi­dad. Que­re­mos me­jo­res sa­la­rios y así de­be ser, pe­ro tam­bién te­ne­mos que ver có­mo avan­za­mos en nues­tros ni­ve­les de pro­duc­ti­vi­dad. Un hí­per del ta­ma­ño de los Jum­bo en Eu­ro­pa, ¿qué ni­vel de pro­duc­ti­vi­dad tie­ne ver­sus los nues­tros? El te­ma es có­mo avan­za­mos en eso. Los sin­di­ca­tos son im­por­tan­tes, pe­ro el 8% es­tá sin­di­ca­li­za­do en Chi­le. Con­si­de­ré­mos­los, es­tá bien, ¿pe­ro qué pa­sa con las otras va­ria­bles? La Re­for­ma La­bo­ral a mí no me gus­ta, pe­ro no es­toy acá pa­ra en­jui­ciar ni vic­ti­mi­zar­me, sino que pa­ra ha­cer­me car­go de lo que vie­ne, adap­tar­me y ac­tuar en con­se­cuen­cia. Tra­ta­ré de sa­car lo me­jor de la re­for­ma en pos de nues­tros 50 mil co­la­bo­ra­do­res en Chi­le.

Por otro la­do, la Re­for­ma Tri­bu­ta­ria en su mo­men­to fue com­ple­ja de en­ten­der. Qui­zás sien­do ge­ne­ral des­pués de la ba­ta­lla de­bió ser más sen­ci­lla y fá­cil de im­ple­men­tar. Fal­ta diá­lo­go y co­mu­ni­ca­ción, hay una cri­sis de con­fian­za y se ins­ta­la la per­cep­ción de que acá hay mu­chas co­sas que es­tán po­dri­das cuan­do no es así. La ins­ti­tu­cio­na­li­dad fun­cio­na. Hay que ge­ne­rar las confianzas y me­jo­rar los ni­ve­les de diá­lo­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.