Chi­le, en oto­ño

Ha ha­bi­do un uto­pis­mo li­be­ral que ha si­do da­ñino, por­que ig­no­ra los du­ros desafíos de la li­ber­tad y la ne­ce­si­dad de co­exis­tir.

Pulso - - Opinion - MAU­RI­CIO RO­JAS

jó­ve­nes mar­xis­tas re­vo­lu­cio­na­rios a li­be­ra­les ya más en­tra­dos en años y en ra­zón. Ha­cia el fi­nal del ac­to nos pre­gun­ta­ron si nues­tro re­la­to acer­ca de las des­ven­tu­ras de nues­tras ideas re­vo­lu­cio­na­rias ju­ve­ni­les im­pli­ca­ba que ellos, los jó­ve­nes de hoy, de­bían de­jar de lu­char por un mun­do me­jor.

La res­pues­ta que di fue un ta­jan­te no. Ser jo­ven im­pli­ca jus­ta­men­te eso: una mi­ra­da crí­ti­ca so­bre el mun­do en el que se ha na­ci­do y una re­bel­día fren­te a to­do aque­llo que in­ne­ce­sa­ria­men­te nos em­pe­que­ñe­ce y li­mi­ta co­mo se­res hu­ma­nos. Los jó­ve­nes de­ben so­ñar e in­dig­nar­se, es su de­ber pa­ra no trai­cio­nar su con­di­ción na­tu­ral. Si en lu­gar de ello tu­vié­se­mos una ju­ven­tud con­for­mis­ta o re­sig­na­da, en­ton­ces el pro­gre­so se de­ten­dría y el fu­tu­ro no se­ría más que una mo­nó­to­na re­pe­ti­ción del pa­sa­do. An­te ello, la cues­tión es có­mo se ca­na­li­za ese im­pul­so vi­tal pa­ra que no se tor­ne con­tra­pro­du­cen­te y des­truc­ti­vo, co­mo lo fue en nues­tro ca­so.

Res­pon­der a ello es el gran desafío que te­ne­mos por de­lan­te to­dos aque­llos que no nos re­sig­na­mos a de­jar que los uto­pis­mos me­siá­ni­cos y los ex­tre­mis­mos se apo­de­ren del ím­pe­tu re­bel­de de nues­tra ju­ven­tud. Ese fue el dra­ma de 2011 y lo si­gue sien­do hoy: a fal­ta de al­ter­na­ti­vas atrac­ti­vas la ener­gía re­no­va­do­ra de la pri­me­ra ge­ne­ra­ción pos­dic­ta­du­ra ter­mi­nó di­na­mi­zan­do dis­cur­sos con­fron­ta­cio­na­les y an­ti­sis­te­ma.

La se­gun­da pre­gun­ta fue plan­tea- da du­ran­te un en­cuen­tro con un numeroso gru­po de es­tu­dian­tes en la Uni­ver­si­dad de Tal­ca, don­de lle­ga­mos con llu­via y en la en­tra­da del lo­cal de reunión pu­di­mos con­tem­plar una es­pe­cie de dia­rio mu­ral de la Ju­ven­tud Gue­va­ris­ta di­ri­gi­do con­tra no­so­tros. En to­do ca­so, el diá­lo­go fue in­ten­so y una de las in­quie­tu­des plan­tea­das to­có el te­ma del li­be­ra­lis­mo de una ma­ne­ra muy in­tere­san­te: ¿no se­rá que us­te­des han de­ja­do una fe utó­pi­ca (el mar­xis­mo) pa­ra abra­zar otra (el li­be­ra­lis­mo)? que nos ex­po­ne cons­tan­te­men­te a una desafian­te in­se­gu­ri­dad.

La ter­ce­ra pre­gun­ta que no ol­vi­do fue plan­tea­da en Chi­llán, ciu­dad don­de por la ma­ña­na tu­vi­mos una emo­ti­va reunión con ve­ci­nos de la Vi­lla Los Evan­ge­lis­tas y por la tar­de pre­sen­ta­mos nues­tro li­bro an­te un pú­bli­co que lle­nó el Cen­tro de Ex­ten­sión Cul­tu­ral Al­fon­so La­gos. En la con­ver­sa­ción que si­guió a la pre­sen­ta­ción yo con­té de mi ex­pe­rien­cia sue­ca y del no­ta­ble sen­ti­do de co­mu­ni­dad que ca­rac­te­ri­za a los nór­di­cos, que los ha­ce ser pro­fun­da­men­te so­li­da­rios en­tre sí y los lle­va a bus­car in­ten­sa­men­te el con­sen­so y la uni­dad. An­te ello al­guien me pre­gun­tó por qué ello no se da­ba en­tre no­so­tros, don­de, por el con­tra­rio, ten­dían a im­pe­rar el di­sen­so y la ren­ci­lla, y ca­da uno se en­ce­rra­ba en lo su­yo sin que el res­to le im­por­ta­se mu­cho. Tra­tan­do de res­pon­der a es­ta pre­gun­ta alu­dí más que a la cul­tu­ra im­pe­ran­te a las con­di­cio­nes so­cia­les que la for­man. La his­to­ria de las so­cie­da­des es­can­di­na­vas, es­pe­cial­men­te Sue­cia y No­rue­ga, se ha ca­rac­te­ri­za­do por un gran igua­li­ta­ris­mo y una fuer­te cohe­sión so­cial. Su ba­se ha si­do una no­ta­ble ho­mo­ge­nei­dad ét­ni­ca y el pre­do­mi­nio de un cam­pe­si­na­do li­bre y pro­pie­ta­rio de su tie­rra. Eso per­mi­tió cons­ti­tuir una so­cie­dad-co­mu­ni­dad tan dis­tin­ta de nues­tras so­cie­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas, hi­jas de la Con­quis­ta, la dis­cri­mi­na­ción ét­ni­co-ra­cial y el la­ti­fun­dio. La de­sigual­dad más pro­fun­da y la­ce­ran­te ha si­do nues­tro signo y nues­tro es­tig­ma, y to­da­vía lo si­gue sien­do. Por ello ten­de­mos a des­unir­nos y a ig­no­rar el pa­de­ci­mien­to ajeno, a la vez que nos co­rroen los re­sen­ti­mien­tos y los com­ple­jos.

Bueno, de ello y mu­cho más ha­bla­mos re­co­rrien­do esos pai­sa­jes ma­ra­vi­llo­sos que hoy evo­co, a la dis­tan­cia, con una nos­tal­gia que ca­si se trans­for­ma en me­lan­co­lía al mez­clar­se con la preo­cu­pa­ción y la pe­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.