Las em­pre­sas que mar­can la di­fe­ren­cia

Ve­ró­ni­ca Hoff­mann C., di­rec­to­ra eje­cu­ti­va Fun­da­ción Chi­le Uni­do y egre­sa­da AMP 2013, ana­li­za los desafíos de las em­pre­sas a la ho­ra de con­ci­liar fa­mi­lia, tra­ba­jo y los in­tere­ses de sus co­la­bo­ra­do­res.

Pulso - - Opinion -

UN AÑO con cam­bios pro­pues­tos en lo eco­nó­mi­co, la­bo­ral y so­cial, co­mo el ac­tual, pro­vo­ca desafíos com­ple­jos y de adap­ta­ción que se de­ben abor­dar de ma­ne­ra es­tra­té­gi­ca y efi­caz. Las em­pre­sas que han cen­tra­do su ges­tión en las per­so­nas es­ta­rán me­jor pre­pa­ra­das pa­ra res­pon­der a las nue­vas reali­da­des so­cia­les, pues­to que han for­ja­do re­la­cio­nes só­li­das, de con­fian­za y co­la­bo­ra­ción, con equi­pos de tra­ba­jo más par­ti­ci­pa­ti­vos y afian­za­dos, los cua­les se sien­ten par­te de los pro­ce­sos de cam­bio que va vi­vien­do su or­ga­ni­za­ción.

Así se van con­for­man­do or­ga­ni­za­cio­nes ro­bus­tas, las cua­les an­te es­ce­na­rios me­nos fa­vo­ra­bles cuen­tan con las he­rra­mien­tas y la ca­pa­ci­dad re­fle­xi­va pa­ra adap­tar­se me­jor, a di­fe­ren­cia de or­ga­ni­za­cio­nes me­ca­ni­cis­tas que se des­ajus­tan en eta­pas de cri­sis. La Con­ci­lia­ción Fa­mi­lia y Tra­ba­jo con­tri­bu­ye en la evo­lu­ción de em­pre­sas más fle­xi­bles, ya que pro­mue­ve a cen­trar la mi­ra­da en las per­so­nas, an­ti­ci­pán­do­se a los cam­bios que van vi­vien­do en sus ci­clos de vi­da, los que van de­ter­mi­nan­do nue­vas de­man­das en re­la­ción con sus in­tere­ses per­so­na­les y víncu­los fa­mi­lia­res.

La mo­ti­va­ción de las ge­ne­ra­cio­nes jó­ve­nes por in­no­var re­quie­re de mo­de­los de tra­ba­jo más fle­xi­bles; el au­men­to de las ex­pec­ta­ti­vas de vi­da jun­to con una ma­yor sen­si­bi­li­dad por las per­so­nas con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes, oca­sio­nan nue­vas ne­ce­si­da­des de apo­yo en quie­nes de­ben cui­dar­los, y la in­cor­po­ra­ción cre­cien­te de la mu­jer en el ám­bi­to la­bo­ral in­cen­ti­va a de­fi­nir pro­gra­mas que otor­guen ma­yo­res opor­tu­ni­da­des pa­ra su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal. Es­tos son so­lo al­gu­nos de los fe­nó­me­nos so­cio de­mo­grá­fi­cos que im­pul­san a las or­ga­ni­za­cio­nes pa­ra ade­cuar sus po­lí­ti­cas de be­ne­fi­cios y de ca­li­dad de vi­da, lle­ván­do­las a es­tar a la van­guar­dia en el equi­li­brio tra­ba­jo y fa­mi­lia.

Jus­ta­men­te es­ta preo­cu­pa­ción por la in­te­gri­dad y la fe­li­ci­dad de las per­so­nas, es la que di­fe­ren­cia a las em­pre­sas y or­ga­nis­mos pú­bli­cos que par­ti­ci­pan en el es­tu­dio pa­ra ser una “Me­jor em­pre­sa pa­ra ma­dres y pa­dres que tra­ba­jan”, que des­de ha­ce tre­ce años va dis­tin­guien­do a quie­nes han avan­za­do sos­te­ni­da­men­te por res­ta­ble­cer la ar­mo­nía que tan­to an­he­lan los co­la­bo­ra­do­res en sus vi­das.

De­fi­nen un se­llo or­ga­ni­za­cio­nal que con­tri­bu­ye a un ma­yor com­pro­mi­so y leal­tad de sus tra­ba­ja­do­res, fa­vo­re­cien­do la efi­cien­cia y el ni­vel de pro­duc­ti­vi­dad, a su vez lo­gran­do ser una ofer­ta atrac­ti­va pa­ra re­te­ner a los me­jo­res ta­len­tos. Un fac­tor de­ter­mi­nan­te pa­ra lo­grar es­tos im­pac­tos po­si­ti­vos es ejer­cer un li­de­raz­go per­so­na­li­za­do y fle­xi­ble, con mo­de­los más hu­ma­nos y más sus­ten­ta­bles. Con ello se va trans­for­man­do el mun­do la­bo­ral, apor­tan­do un sen­ti­do tras­cen­den­tal al tra­ba­jo a tra­vés de una ma­yor rea­li­za­ción de las per­so­nas.

Mi­ran­do ha­cia el fu­tu­ro, la em­pre­sa mo­der­na con vi­sión am­plia y de lar­go pla­zo prio­ri­za den­tro de sus ob­je­ti­vos la in­no­va­ción, la crea­ti­vi­dad y la di­fe­ren­cia­ción en el mer­ca­do, con­jun­ta­men­te in­cor­po­ra va­lo­res só­li­dos co­mo la Fle­xi­bi­li­dad, Di­ver­si­dad, Res­pe­to, Con­fian­za e In­te­gri­dad, que de ma­ne­ra trans­ver­sal van mar­can­do su ac­tuar y se cons­ti­tu­yen en pi­la­res fun­da­men­ta­les pa­ra la de­fi­ni­ción de sus es­tra­te­gias.

En con­se­cuen­cia, qué gran in­fluen­cia y res­pon­sa­bi­li­dad tie­nen las or­ga­ni­za­cio­nes pa­ra con­tri­buir a una me­jor so­cie­dad. El fu­tu­ro es­tá en de­ci­dir ser agen­tes de cam­bio, que in­cen­ti­ve a las em­pre­sas a pro­mo­ver una cul­tu­ra que las com­pro­me­ta con los in­tere­ses per­so­na­les y las fa­mi­lias de sus co­la­bo­ra­do­res, cons­cien­tes que ca­da una de ellas es un bien co­mún pa­ra to­da la so­cie­dad. Aban­do­ne­mos el pa­ra­dig­ma que nos se­pa­ra unos de otros y fo­men­te­mos el que nos ha­ce ser co­rres­pon­sa­bles con los de­más, hu­ma­ni­zan­do así los lu­ga­res de tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.