El fi­nan­cia­mien­to de­trás de ISIS: su re­cau­da­ción ha caí­do 23% en el año

De acuer­do con un in­for­me de la con­sul­to­ra bri­tá­ni­ca IHS, la pér­di­da de te­rri­to­rio por par­te de la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta la ha lle­va­do a fi­jar mul­tas e im­pues­tos más al­tos, de­bi­do al em­peo­ra­mien­to de su si­tua­ción fi­nan­cie­ra

Pulso - - Economia & Dinero - CA­TA­LI­NA DÍAZ LAHSEN

— Pe­se a que ca­da ata­que del au­to­de­no­mi­na­do Es­ta­do Is­lá­mi­co (ISIS) re­me­ce al mun­do, la si­tua­ción fi­nan­cie­ra de la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta pa­re­ce es­tar ca­da día más de­bi­li­ta­da. De acuer­do con un in­for­me de la con­sul­to­ra bri­tá­ni­ca IHS Glo­bal In­sight, los in­gre­sos del gru­po te­rro­ris­ta por con­cep­to de im­pues­tos se han re­du­ci­do 23% en lo que va del año, de la mano de una pér­di­da de te­rri­to­rio de 22%.

“La re­cau­da­ción tri­bu­ta­ria re­pre­sen­ta cer­ca de 50% de los in­gre­sos men­sua­les de Es­ta­do Is­lá­mi­co e in­vo­lu­cra prác­ti­ca­men­te ca­da as­pec­to de la vi­da de la po­bla­ción”, es­cri­bió en una no­ta el ana­lis­ta se­nior de IHS, Lu­do­vi­co Car­lino. “Los im­pues­tos se im­po­nen por par­te de un go­bierno cen­tral y se per­mi­te cier­ta fle­xi­bi­li­dad pa­ra los go­ber­na­do­res re­gio­na­les. Pe­ro los in­gre­sos por im­pues­tos han caí­do 23% de­bi­do al fra­ca­so del gru­po de man­te­ner su te­rri­to­rio”, ase­gu­ró.

En­tre di­ciem­bre de 2015 y mar­zo de 2016, el Es­ta­do Is­lá­mi­co per­dió cer­ca del 22% de su te­rri­to­rio to­tal, se­gún IHS. En Irak per­die­ron al­re­de­dor del 40% y en Si­ria cer­ca del 20%. Con es­to, la po­bla­ción con­tro­la­da por Es­ta­do Is­lá­mi­co ca­yó des­de cer­ca de nue­ve mi­llo­nes a cer­ca de seis mi­llo­nes de per­so­nas. “Hay me­nos per­so­nas y ac­ti­vi­da­des de ne­go­cios que gra­var; lo mis­mo se apli­ca a pro­pie­da­des y tie­rra que con­fis­car”, ase­gu­ró en el es­tu­dio el tam­bién ana­lis­ta de IHS, Co­lumb Strack.

De acuer­do con in­for­ma­ción pu­bli­ca­da por me­dios es­ta­dou­ni­den­ses el año pa­sa­do, los ac­ti­vos de ISIS en Mo­sul (Irak) a 2014 lle­ga­ban a US$875 mi­llo­nes. Sus prin­ci­pa­les fuentes de fi­nan­cia­mien­to eran la ex­tor­sión e im­pues­tos en Irak (US$600 mi­llo­nes), ro­bos a ban­cos es­ta­ta­les en Irak (US$500 mi­llo­nes), pe­tró­leo (US$100 mi­llo­nes) y res­ca­tes por se­cues­tros (US$20 mi­llo­nes). El año pa­sa­do, la or­ga­ni­za­ción re­ci­bía gran­des su­mas por la ven­ta de pe­tró­leo en Al Ta­nak y Al Omar ubi­ca­dos en el oes­te de Si­ria, los cua­les apor­ta­ban al­re­de­dor de US$2 mi­llo­nes al día y cer­ca de US$100 mi­llo­nes al año por la ven­ta de ob­je­tos y te­so­ros an­ti­guos.

En res­pues­ta al de­te­rio­ro de sus fi­nan­zas, ISIS ha bus­ca­do au­men­tar la re­cau­da­ción me­dian­te mul­tas e im­pues­tos es­ta­ble­ci­dos en el mis­mo te­rri- Sus prin­ci­pa­les fuentes de fi­nan­cia­mien­to son la ex­tor­sión, pe­tró­leo, ro­bos a ban­cos y res­ca­tes por se­cues­tros. El gru­po te­rro­ris­ta ope­ra des­de 2004 en Si­ria e Irak. Aun­que en prin­ci­pio se au­to­de­no­mi­na­ba “Or­ga­ni­za­ción pa­ra el mo­no­teís­mo y la yihad”, en 2013 pa­só a lla­mar­se ISIS. to­rio. “En los úl­ti­mos seis me­ses, el Es­ta­do Is­lá­mi­co ha in­tro­du­ci­do un nue­vo ran­go de im­pues­tos y mul­tas con el fin de ge­ne­rar in­gre­sos adi­cio­na­les de la po­bla­ción pa­ra com­pen­sar la gran pér­di­da que le da­ba los al­tos in­gre­sos de la ven­ta de pe­tró­leo y el te­rri­to­rio per­di­do”, men­cio­nó Car­lino de IHS. “Des­de sep­tiem­bre no he­mos vis­to un au­men­to en los im­pues­tos a tra­vés del ca­li­fa­to”, agre­gó.

De acuer­do con el es­tu­dio de IHS, las mul­tas e im­pues­tos es­tán en cin­co ca­te­go­rías: com­por­ta­mien­to so­cial, edu­ca­ción, agri­cul­tu­ra, po­li­cía y pro­vi­sión de ser­vi­cios. Las nue­vas san­cio­nes in­tro­du­ci­das en di­ciem­bre de

2015 in­clu­yen: mul­tas por no por­tar iden­ti­fi­ca­ción y no cor­tar­se la bar­ba, de­jar la puer­ta de la ca­sa abier­ta, re­pa­rar o ins­ta­lar an­te­nas sa­te­li­ta­les, uso in­co­rrec­to de ves­tua­rio, por­tar una ca­je­ti­lla de ci­ga­rros, mu­je­res uti­li­zan­do re­loj en la mu­ñe­ca o mos­tran­do su ros­tro.

El año pa­sa­do los ca­mio­nes que pa­sa­ban por pun­tos de con­trol de­bían pa­gar una ta­ri­fa de US$300. Aho­ra, es en­tre US$600 y US$700. La re­pre­sen­ta­ción usa­da pa­ra pa­gar la ba­se anual, aho­ra es en­fo­ca­da y co­bra­da al mes. Es­to es adi­cio­nal al re­que­ri­mien­to del pa­go del jiz­yah, un im­pues­to his­tó­ri­co que se ha co­bra­do a los no mu­sul­ma­nes que re­si­den de ma­ne­ra per­ma­nen­te en tie­rra mu­sul­ma­na ba­jo la ley is­lá­mi­ca.

Se­gún Car­lino, otro fac­tor que mues­tra la de­bi­li­ta­da si­tua­ción de la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta es que al­gu­nas de las “in­frac­cio­nes” pa­ra las cua­les hoy se con­si­de­ran cas­ti­gos fí­si­cos, hoy pue­den ser re­em­pla­za­das por una su­ma de di­ne­ro a cam­bio. Pe­se a que sus ata­ques no ce­san, la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta ha vis­to sus fi­nan­zas de­bi­li­ta­das, de­bi­do a una pér­di­da de 22% de te­rri­to­rio es­te año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.