Amé­ri­ca La­ti­na se po­ne en mo­do de ajus­te fis­cal pa­ra en­fren­tar vien­tos en con­tra

Chi­le, Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia, Bra­sil y Uru­guay pu­sie­ron ma­nos a la obra pa­ra es­ta­bi­li­zar las eco­no­mías afec­ta­das por la caí­da en el va­lor de los com­mo­di­ties. Aun­que las perspectivas apun­tan a me­jo­res pre­cios, los ajus­tes de­bie­ran per­du­rar un tiem­po pa­ra vol

Pulso - - Economia & Dinero - FRAN­CIS­CA GUE­RRE­RO G.

— El en­torno po­co fa­vo­ra­ble pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na no es­tá de­jan­do más op­ción que te­ner un en­fo­que prag­má­ti­co a los go­bier­nos que quie­ren dar­le es­ta­bi­li­dad a sus eco­no­mías. Así, des­de co­mien­zos de es­te año la re­gión en­tró en mo­do de ajus­te, as­pi­ran­do a que la si­tua­ción no sea tan crí­ti­ca a fi­nes del pre­sen­te ejer­ci­cio y que las perspectivas me­jo­ren en el fu­tu­ro.

La­ti­noa­mé­ri­ca no po­día es­pe­rar más pa­ra apre­tar el cin­tu­rón, se­gún Al­ber­to Ber­nal, je­fe de es­tra­te­gia de XP Se­cu­ri­ties. “El ajus­te que han anun­cian aho­ra es obli­ga­do, por­que el mer­ca­do y las agen­cias de ca­li­fi­ca­ción es­tán pre­sio­nan­do”, in­di­có a PUL­SO, agre­gan­do que “se­ría in­ge­nuo pe­dir que ac­tua­ran an­tes, da­dos los cos­tos po­lí­ti­cos aso­cia­dos a es­tas me­di­das”.

El ana­lis­ta ase­gu­ra que an­te la ba­ja en el pre­cio de los com­mo­di­ties, que “irre­me­dia­ble­men­te lle­va a los paí­ses a un es­ce­na­rio re­ce­si­vo”, los go­bier­nos te­nían dos op­cio­nes: “ba­jar los gas­tos y su­bir los im­pues­tos o en­deu­dar­se”.

Pe­ro pa­ra Walter Molano, eco­no­mis­ta de BCP Se­cu­ri­ties, “no to­dos los ajus­tes son lo su­fi­cien­te­men­te pro­fun­dos co­mo pa­ra lle­gar a las me­tas que se pre­ten­den”. Apun­tó par­ti­cu­lar­men­te a Ar­gen­ti­na, don­de pe­se a las múl­ti­ples me­di­das “el gas­to fis­cal si­gue al­tí­si­mo, lo que im­pe­di­rá que el dé­fi­cit ba­je del 4% del PIB es­te año”.

Fue­ron jus­ta­men­te los tran-

¿Qué ha pa­sa­do? Chi­le, Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia, Uru­guay y Bra­sil han anun­cia­do ajus­tes fis­ca­les pa­ra es­ta­bi­li­zar sus eco­no­mías.

¿Por qué ha pa­sa­do? La caí­da de los pre­cios de los com­mo­di­ties tie­ne efec­to di­rec­tor e indirectos en los in­gre­sos fis­ca­les, lo que obli­ga­ría a un ajus­te.

¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne? Los ajus­tes per­mi­ti­rían una es­ta­bi­li­za­ción que lle­ve a una me­jo­ra de las perspectivas a par­tir de 2017.

¿Lle­gan a tiem­po los ajus­tes? Ana­lis­tas con­si­de­ran que los go­bier­nos de­mo­ran en to­mar me­di­das re­ce­si­vas, por que sub­es­ti­man la caí­da en los pre­cios de com­mo­di­ties y por los cos­tos po­lí­ti­cos. san­di­nos los pri­me­ros en po­ner ma­nos de la obra con la llegada de Mau­ri­cio Ma­cri a la Ca­sa Ro­sa­da, con el re­cor­te de los em­plea­dos pú­bli­cos y el re­ti­ro de sub­si­dios, en­tre otras me­di­das.

En Chi­le, el mi­nis­tro Ro­dri­go Val­dés anun­ció un ajus­te de US$540.000 mi­llo­nes en fe­bre­ro, lo que im­pli­ca­ba pa­sar de un cre­ci­mien­to en el pre­su­pues­to es­ti­ma­do ini­cial­men­te en 4,4% a una ex­pan­sión de 4,2%. El mis­mo mes, Co­lom­bia apro­bó un ajus­te fis­cal de 3% del pre­su­pues­to pa­ra 2016, jus­ti­fi­can­do la im­por­tan­te re­duc­ción de los in­gre­sos pú­bli­cos an­te la caí­da de la ren­ta pe­tro­le­ra.

MÁS AJUS­TES. Los úl­ti­mos en su­bir­se al ca­rro fue­ron Uru­guay y Bra­sil es­te mes. El go­bierno de Ta­ba­ré Váz­quez anun­ció un ajus­te fis­cal en fun­ción del cálcu­lo de un des­equi­li­brio de US$460 mi­llo­nes, lo que con­tem­pla una re­duc­ción de gas­tos de US$125 mi­llo­nes y un au­men­to de in­gre­sos de US$335 mi­llo­nes.

Las me­di­das con­cre­tas con­si­de­ran au­men­tos de im­pues­tos a per­so­nas de ma­yo­res in­gre­sos, ju­bi­la­cio­nes más al­tas y a los in­gre­sos ge­ne­ra­dos por la ren­ta del ca­pi­tal. Por otra par­te, se anun­ció la pos­ter­ga­ción en la eje­cu­ción de al­gu­nas par­ti­das del pre­su­pues­to des­de es­te año has­ta 2018, a par­tir de lo que se de­ja­rán de uti­li­zar el 5% de los fon­dos que se des­ti­nan a re­tri­bu­cio­nes per­so­na­les no eje­cu­ta­das, no se apli­ca­rán El go­bierno ar­gen­tino fue el pri­me­ro en anun­ciar ajus­tes, aun­que ana­lis­tas du­dan de que sean los su­fi­cien­tes, da­dos los al­tí­si­mos ni­ve­les de gas­to pú­bli­co. El ajus­te de Bra­sil no de­ja con­for­me a Moody’s, que re­cla­ma de­ta­lles y du­da del avan­ce de las re­for­mas. ajus­tes por in­fla­ción pa­ra al­gu­nos ru­bros e in­ver­sio­nes y ha­brá li­mi­ta­cio­nes al in­gre­so de fun­cio­na­rios pú­bli­cos, en­tre otras me­di­das.

Lo con­cre­to del plan uru­gua­yo con­tras­ta con los anun­cios Bra­sil. La se­ma­na pa­sa­da el Con­gre­so apro­bó el plan del pre­si­den­te in­te­ri­no Mi­chel Te­mer, que re­du­ce el ob­je­ti­vo del dé­fi­cit pri­ma­rio a 170.500 mi­llo­nes de reales (US$47.500 mi­llo­nes), ci­fra his­tó­ri­ca pa­ra Bra­sil.

Pa­ra al­can­zar esas ci­fras se pro­pu­so una mo­di­fi­ca­ción de la Cons­ti­tu­ción que per­mi­ta li­mi­tar el gas­to pú­bli­co y nu­trir al Te­so­ro con la trans­fe­ren­cia de 100.000 mi­llo­nes de reales des­de el BNDES y otros 2.000 mi­llo­nes del Fon­do So­be­rano de Bra­sil, que pre­ten­den ce­rrar.

Es­tos anun­cios no con­ven­cie­ron a Moddy’s, don­de re­cla­man la fal­ta de de­ta­lles y des­con­fían del avan­ce de las re­for­mas. De he­cho, tras los anun­cios, la agen­cia sub­ra­yó “las li­mi­ta­das op­cio­nes dis­po­ni­bles del go­bierno” y pre­ci­só que los cam­bios “si­guen es­tan­do su­je­tos a la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca lo que se in­ser­ta en la pers­pec­ti­va ne­ga­ti­va de la ca­li­fi­ca­ción Ba2 de Bra­sil”.

Pa­ra Molano los pla­nes “lle­gan tar­de, por­que los go­bier­nos de­mo­ran los ajus­tes ha­cia la con­trac­ción por­que sue­len creer que las va­ria­cio­nes ne­ga­ti­vas de los pre­cios de los com­mo­di­ties son mo­men­tá­neas”. Es­to con­tri­bu­ye a que los ajus­tes sean “len­tos y se­ve­ros”, aun­que des­ta­ca a Chi­le: “El ca­so chi­leno no es tan ex­tre­mo por­que ha te­ni­do sus pla­nes de es­ta­bi­li­za­ción”. De to­das ma­ne­ras, apues­ta a que gra­cias a los ajus­tes de 2016 no ter­mi­ne en tan ma­las con­di­cio­nes, ayu­dan­do a que las perspectivas me­jo­ren a par­tir de 2017. Las con­se­cuen­cias de los ajus­tes im­pul­sa­dos en di­fe­ren­tes paí­ses po­drían me­jo­rar las perspectivas a par­tir de 2017. Eco­no­mis­ta de BCP Se­cu­ri­ties

Chi­le. El mi­nis­tro Ro­dri­go Val­déz anun­ció en fe­bre­ro un ajus­te de US$540.000 mi­llo­nes , lo que im­pli­ca­ba pa­sar de un cre­ci­mien­to en el pre­su­pues­to es­ti­ma­do ini­cial­men­te de 4,4% a uno de 4,2%.

Co­lom­bia. En fe­bre­ro se apro­bó un ajus­te fis­cal de 3% de su pre­su­pues­to pa­ra 2016, jus­ti­fi­ca­do en la caí­da de la ren­ta pe­tro­le­ra.

Bra­sil. Apro­ba­ron la re­duc­ción del ob­je­ti­vo del dé­fi­cit pri­ma­rio a 170.500 mi­llo­nes de reales (2,8% del PIB) y cam­bios a la Cons­ti­tu­ción pa­ra li­mi­tar el gas­to pú­bli­co.

WALTER MORALNO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.