Te­le­fo­nía mó­vil

Pulso - - Opinion -

Ha­ce un par de se­ma­nas con­me­mo­ra­mos el Día de las Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, oca­sión ideal pa­ra eva­luar des­de to­das las mi­ra­das cuán­to he­mos avan­za­do y cuán­to ca­mino nos que­da por me­jo­rar. La co­mu­ni­ca­ción mó­vil es, sin du­da, la que es­tá mos­tran­do ma­yo­res avan­ces por su desa­rro­llo y apor­te en me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas. Es es­te es­pa­cio el que nos po­ne ba­jo la obli­ga­ción -a to­das las ope­ra­do­ras, sin di­fe­ren­cia al­gu­na- de en­tre­gar ser­vi­cios de pri­mer ni­vel. Tam­bién de com­pe­tir sin nin­gu­na otra ven­ta­ja que no sea la ca­li­dad y con­ve­nien­cia de quie­nes de­ben ele­gir li­bre­men­te con qué com­pa­ñía co­mu­ni­car­se. De­be­mos ge­ne­rar un es­pa­cio más di­ná­mi­co, con in­for­ma­ción más trans­pa­ren­te ha­cia los con­su­mi­do­res. Y por ello, es im­pe­rio­so que Chi­le pue­da con­tar con una nor­ma que re­gu­le la dis­po­ni­bi­li­dad de equi­pos multi-ope­ra­do­ras y así se pue­dan co­mer­cia­li­zar, li­bre­men­te, equi­pos com­pa­ti­bles con to­das las com­pa­ñías. Es­to que sue­na tan sim­ple y cohe­ren­te de­be­ría ser una obli­ga­ción. Pe­ro la­men­ta­ble­men­te es­to no ocu­rre y, lo que es peor,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.