Fac­tu­ra elec­tró­ni­ca im­pul­sa­rá a la in­dus­tria del fac­to­ring du­ran­te el 2° se­mes­tre

Agos­to se­rá un mes cla­ve, el uso de la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca se­rá obli­ga­to­rio pa­ra to­das las em­pre­sas, lo que no só­lo se tra­du­ci­rá en me­no­res cos­tos, sino en pro­ce­sos mu­cho más efi­cien­tes a la ho­ra de op­tar por el fac­to­ring.

Pulso - - Especiales - PAU­LA NÚ­ÑEZ LÓPEZ

—En Chi­le el fac­to­ring hoy tie­ne una par­ti­ci­pa­ción en el PIB de 8,3%, equi­va­len­te a lo que ocu­rre en paí­ses desa­rro­lla­dos co­mo Fran­cia (8%), Ita­lia (9%) y Reino Uni­do (13%). La in­dus­tria na­cio­nal de fac­to­ring es­tá com­pues­ta por em­pre­sas re­la­cio­na­das a en­ti­da­des ban­ca­rias y por en­ti­da­des no ban­ca­rias, sien­do es­tas úl­ti­mas aque­llas que, ge­ne­ral­men­te, atien­den a las Mipy­mes con ma­yo­res di­fi­cul­ta­des pa­ra ac­ce­der a fi­nan­cia­mien­to.

No obs­tan­te, exis­ten desafíos im­por­tan­tes en es­ta in­dus­tria en cuan­to a re­gu­la­ción/au­to­rre­gu­la­ción e in­for­ma­ción pú­bli­ca, co­mo tam­bién en tér­mi­nos de com­pe­ten­cia y con­di­cio­nes de fi­nan­cia­mien­to. “El ne­go­cio del fac­to­ring es­tá muy re­la­cio­na­do al ni­vel de la ac­ti­vi­dad de la eco­no­mía. Su co­rre­la­ción con el Ima­cec es al­ta, con­si­de­ran­do es­tos ni­ve­les ha cre­ci­do muy po­co, en ri­gor, ha de­cre­ci­do si se to­man las ci­fras de stock de co­lo­ca­cio­nes me­di­do a abril de 2016 versus mis­mo mes de 2015”, di­ce Ger­mán Ace­ve­do, ge­ren­te ge­ne­ral de Bci Fac­to­ring.

Pa­ra el 2016, se es­pe­ra un año más bien plano en con­cor­dan­cia con lo que se es­pe­ra que pa­se con el cre­ci­mien­to de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca; si se tran­sa me­nos, hay me­nos fac­tu­ras que com­prar y me­nos ne­go­cios. “Es­to es par­ti­cu­lar­men­te más gra­ve en la zo­na nor-

¿Qué ha pa­sa­do? La in­dus­tria del fac­to­ring po­dría al­zan­car un au­ge im­por­tan­te du­ran­te el se­gun­do se­mes­tre de es­te año.

¿Por qué ha pa­sa­do? Con la en­tra­da en vi­gen­cia de al­gu­nos re­gla­men­tos e ins­tau­ra­ción de fac­tu­ra elec­tró­ni­ca se­ría más sen­ci­llo su uso.

¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne? Ac­ce­so más rá­pi­do y fá­cil pa­ra las Mipy­mes que son el fo­co prin­ci­pal de uso de es­tos ins­tru­men­tos.

te por el te­ma que es­tá vi­vien­do la mi­ne­ría del co­bre y en la zo­na sur, por la cri­sis que atra­vie­sa el sec­tor sal­mo­ne­ro”, cuen­ta Ace­ve­do.

Sin em­bar­go, se es­pe­ra que es­ta si­tua­ción ha­cia el se­gun­do se­mes­tre me­jo­re con la apro­ba­ción del pro­yec­to enviado al Con­gre­so pa­ra que las fac­tu­ras a los 8 días pue­dan te­ner acu­se de re­ci­bo de mer­ca­de­rías. Es­to im­pli­ca­ría un im­pac­to po­si­ti­vo en los vo­lú­me­nes tran­sa­dos que más que com­pen­se la caí­da pro­duc­to de la me­nor ac­ti­vi­dad.

Ade­más, “uno de los fac­to­res re­le­van­tes en la se­gun­da par­te del año se­rá la pues­ta en mar­cha de la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca, obli­ga­to­ria pa­ra py­mes a con­tar de agos­to pró­xi­mo. Es­te cam­bio de­be­ría dar ma­yor agi­li­dad y di­na­mis­mo a la in­dus­tria”, se­ña­la Fe­li­pe Wil­son, ge­ren­te de Fac­to­ring de BBVA.

La fac­tu­ra elec­tró­ni­ca se im­ple­men­ta­rá ge­ne­ran­do re­duc­ción de cos­tos, que po­dría tras­pa­sar­se al clien­te por­que al te­ner un re­cep­ción o con­fir­ma­ción elec­tró­ni­ca de la fac­tu­ra, se evi­tan con­fir­ma­ción te­le­fó­ni­ca o la no­ti­fi­ca­ción vía no­ta­rio; cos­tos que hoy en día son bas­tan­te ca­ros den­tro del pro­ce­so ope­ra­ti­vo den­tro de una ope­ra­ción de fac­to­ring. Ade­más, es­te ti­po de fac­tu­ra con so­por­te elec­tró­ni­co da ma­yor cer­te­za ju­rí­di­ca dis­mi­nu­yen­do o evi­tan­do las fal­si­fi­ca­cio­nes y ve­ri­fi­ca­cio­nes en SII on­li­ne. Tam­bién au­men­ta la efi­cien­cia y los ín­di­ces de pro­duc­ti­vi­dad de la ope­ra­to­ria, evi­tan­do el so­por­te en pa­pel.

Res­pec­to a cuál es su im­por­tan­cia, en­fa­ti­za Eze­quiel Itu­rain, ge­ren­te di­vi­sión Pla­ni­fi­ca­ción y Con­trol de Ges­tión de Ban­co In­ter­na­cio­nal, se­ña­la: “El fac­to­ring es una he­rra­mien­ta fi­nan­cie­ra cla­ve pa­ra las py­me pa­ra lo­grar me­jo­ras en li­qui­dez y ca­pi­tal de tra­ba­jo. Co­mer­cial­men­te, el fac­to­ring per­mi­te me­jo­rar el de­sem­pe­ño; y des­de el pun­to de vis­ta ope­ra­ti­vo, per­mi­te or­de­nar y ges­tio­nar las co­bran­zas de una ma­ne­ra efi­cien­te. El desa­rro­llo y com­pe­ti­ti­vi­dad del fac­to­ring en los úl­ti­mos años, ha per­mi­ti­do a las py­mes be­ne­fi­ciar­se y con­ti­nuar su cre­ci­mien­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.