Alfredo To­rres: “Si ga­na Kei­ko, lo que ve­re­mos en los pró­xi­mos años es stress de­mo­crá­ti­co, pe­ro no se sal­drá del sis­te­ma”

¿En qué sen­ti­do?

Pulso - - Front Page - Una en­tre­vis­ta de PAU­LA NA­MUR Y.

HOY se rea­li­za­rá en Li­ma la úl­ti­ma gran mar­cha “No a Kei­ko” an­tes de la se­gun­da vuel­ta de la elec­ción pre­si­den­cial de es­te do­min­go en Pe­rú. A jui­cio de Alfredo To­rres, pre­si­den­te de Ip­sos Pe­rú, es­ta ma­ni­fes­ta­ción mar­ca­rá un pun­to de in­fle­xión, por­que en ella se po­dría ver la par­ti­ci­pa­ción des­de su con­ten­dor Pe­dro Pablo Kuczyns­ki has­ta lí­de­res de iz­quier­da. Sin em­bar­go, son po­cos los re­cur­sos que le que­dan al can­di­da­to de Pe­rua­nos por el Kam­bio pa­ra su­pe­rar a la as­pi­ran­te de Fuer­za Po­pu­lar, quien, se­gún to­das las en­cues­tas, ya lle­va la de­lan­te­ra por has­ta sie­te pun­tos.

En las pri­me­ras en­cues­tas de Ip­sos tras la pri­me­ra vuel­ta se veía a PPK con una le­ve ven­ta­ja so­bre Kei­ko. ¿Có­mo se ex­pli­ca el cam­bio de ten­den­cia?

—Kei­ko ha he­cho una me­jor cam­pa­ña des­de ha­ce cin­co años, cuan­do am­bos pier­den la elec­ción fren- te a Ollan­ta Hu­ma­la ella si­gue ha­cien­do cam­pa­ña a dia­rio, mien­tras él se re­ti­ra de la política. Ella man­tie­ne la ban­ca­da par­la­men­ta­ria uni­da; él no lo con­si­gue. Lue­go de la pri­me­ra vuel­ta el 10 de abril, ella sa­le a ha­cer cam­pa­ña al día si­guien­te, mien­tras él se to­ma un via­je de una se­ma­na en EEUU. Ese via­je es una se­ma­na que le re­ga­ló a Kei­ko en tér­mi­nos de cam­pa­ña. Lue­go, a lo lar­go de la cam­pa­ña se ha vis­to a ella mu­cho más di­ná­mi­ca, ha­cien­do pro­pues­tas con­cre­tas pa­ra cier­tos gru­pos de in­te­rés que han ido su­man­do vo­tos a su ba­se. Por ejem­plo, se jun­tó con lí­de­res re­li­gio­sos pa­ra pro­me­ter­les que no va a apo­yar el matrimonio gay, lo cual es una for­ta­le­za pa­ra ella en una sociedad con­ser­va­do­ra co­mo la pe­rua­na. Les pro­me­tió a los mi­ne­ros que los va a apo­yar. En­ton­ces con ese ti­po de ac­cio­nes ha ido su­man­do gru­pos de in­te­rés a su ba­se de apo­yo.

¿Có­mo cam­bió la vi­sión tras los dos de­ba­tes? ¿Triun­fó ella en los dos?

—En el pri­me­ro ella triun­fó. Él pa- re­ce que no te­nía ga­nas de agre­dir­la a ella, no es­ta­ba pre­pa­ran­do aními­ca­men­te pa­ra po­le­mi­zar. En el se­gun­do de­ba­te, el del do­min­go, hu­bo opi­nio­nes más di­vi­di­das, él es­tu­vo me­jor que en el pri­me­ro. Pue­de ha­ber re­cu­pe­ra­do.

¿Eso mar­ca­rá un cam­bio en tér­mi­nos de apo­yo?

— Él le­van­tó en el de­ba­te al­gu­nos te­mas que preo­cu­pan a la po­bla­ción y pue­de ha­ber re­cu­pe­ra­do al­go en las cla­ses me­dias, por ejem­plo, el te­ma de la co­rrup­ción y au­to­ri­ta­ris­mo del fu­ji­mo­ris­mo, que preo­cu­pa a la po­bla­ción, pe­ro me pa­re­ce que no le al­can­za. No sig­ni­fi­ca que va­ya a vol­tear el par­ti­do. Pue­de ha­ber acor­ta­do la dis­tan­cia.

¿Qué po­dría ha­cer PPK pa­ra re­ver­tir la si­tua­ción y lo­grar ser ele­gi­do pre­si­den­te?

—Lo úni­co que lo ayu­da­ría es que se ge­ne­ra­li­ce es­ta sen­sa­ción que tie­nen al­gu­nos de que al­re­de­dor de Kei­ko hay per­so­nas co­rrup­tas, ma­las prác­ti­cas y men­ti­ras. Me re­fie­ro con­cre­ta­men­te a in­ves­ti­ga­ción de la DEA res­pec­to de Joa­quín Ra­mí­rez y al in­ten­to que hi­zo el vi­ce­pre­si- den­te de Fuer­za Po­pu­lar de des­acre­di­tar esa de­nun­cia, fal­si­fi­can­do un au­dio pa­ra que pa­re­cie­ra que el in­for­man­te de la DEA ha­bía di­cho lo con­tra­rio. Es un te­ma com­ple­jo pe­ro que ya hoy es­tá cir­cu­lan­do muy fuer­te y si eso co­men­za­ra a per­mear, no sé si lle­gue a tiem­po pa­ra las elec­cio­nes. Pe­ro la gen­te po­dría per­ci­bir que es lo mis­mo de la vez pa­sa­da y el te­mor a que ha­ya co­sas feas en el go­bierno.

¿Es el úni­co fac­tor?

—Tam­bién el te­ma del au­to­ri­ta­ris­mo versus de­mo­cra­cia, pe­ro esa es una preo­cu­pa­ción de in­te­lec­tua­les, cla­ses me­dias, uni­ver­si­ta­rios, pe­ro en sec­to­res po­pu­la­res no les preo­cu­pa mu­cho. Con­fun­den au­to­ri­ta­ris­mo con au­to­ri­dad, que en­fren­te la in­se­gu­ri­dad.

¿Le sir­ve el apo­yo del ex can­di­da­to de de­re­cha, Ju­lio Guz­mán?

—Guz­mán sí es un apo­yo bien­ve­ni­do, de un per­fil pa­re­ci­do, tec­nó­cra­ta, jo­ven, de cen­tro. Pe­ro hay otros apo­yos que no lo ayu­dan tan­to. El de César Acu­ña, por ejem­plo, acu­sa­do de pla­gio, a mu­chos les pa­re­ció mal. Aho­ra tam­bién lo apo­ya Ve­ró­ni­ka Men­do­za (can­di­da­ta de iz­quier­da en pri­me­ra vuel­ta). Ese apo­yo le pue­de su­mar... pe­ro tam­bién le pue­de res­tar en­tre la gen­te de de­re­cha.

¿A qué se de­be el apo­yo de Kei­ko en el in­te­rior?

—Vie­ne del pa­sa­do, del go­bierno de su pa­dre, quien via­jó por el país ha­cien­do clien­te­lis­mo. Ella ha he­cho el mis­mo ti­po de tra­ba­jo po­lí­ti­co, in­clu­so vis­tién­do­se con el tra­je tí­pi­co de ca­da pue­blo, y con eso se ha ido ga­nan­do la con­fian­za de la gen­te, por­que sus pro­pues­tas son muy ge­ne­ra­les. En se­gu­ri­dad, cons­truir cárceles, en pro­gra­mas so­cia­les, más re­cur­sos. Su plan de go­bierno es bien ge­ne­ral, no hay nin­gu­na ofer­ta que re­sul­te muy atrac­ti­va pa­ra al­gu­nos o preo­cu­pan­te pa­ra otros. Ella ha cen­tra­do su cam­pa­ña en la se­gu­ri­dad. En el cam­po ha traí­do ofer­ta de in­fra­es­truc­tu­ra.

Se ha vis­to un cues­tio­na­mien­to a la de­mo­cra­cia en­tre los se­gui­do­res de PPK. ¿A qué se de­be? ¿Se es­pe­ra un go­bierno con vi­sos de au­to­ri­ta­ris­mo?

—Es una in­cóg­ni­ta. La gen­te que es­tá ac­ti­van­do mar­chas no a Kei­ko -par­ti­da­rios de PPK- cree que sí hay un ries­go real y que to­do lo que nos ha ve­ni­do con­tan­do Kei­ko es una más­ca­ra pa­ra es­con­der sus ver­da- de­ras in­ten­cio­nes. Ella ha di­cho que es di­fe­ren­te a su pa­dre. Lo que va­mos a ver en los pró­xi­mos años es stress de­mo­crá­ti­co, pe­ro no creo que se sal­ga del sis­te­ma por­que el Pe­rú es otro. Ya he­mos vis­to la pe­lí­cu­la así que no nos la van a con­tar de nue­vo.

—Ten­sio­nes en el sen­ti­do de que ha­ya pre­sio­nes so­bre due­ños de me­dios de co­mu­ni­ca­ción, o pre­sio­nes con­tra los pro­pios pe­rio­dis­tas que de­nun­cian, que ha­ya ame­na­zas ve­la­das, de re­pen­te ju­di­cia­les. Por

¿CAM­BIO EN LA TEN­DEN­CIA? “Lo úni­co que lo ayu­da­ría es que se ge­ne­ra­li­ce la sen­sa­ción de que al­re­de­dor de Kei­ko hay per­so­nas co­rrup­tas”.

VEN­TA­JA DE KEI­KO “A lo lar­go de la cam­pa­ña se ha vis­to a ella mu­cho más di­ná­mi­ca, ha­cien­do pro­pues­tas con­cre­tas pa­ra cier­tos gru­pos”.

ejem­plo, que in­ten­ten con­tro­lar los con­te­ni­dos en la te­le­vi­sión o in­clu­so se ha ha­bla­do de que en in­ter­net, con el pre­tex­to de de­fen­der a me­no­res de edad, se po­drían re­vi­sar o prohi­bir con­te­ni­dos. Se ve en re­gí­me­nes en otras par­tes del mun­do, con sis­te­ma de­mo­crá­ti­co, pe­ro con go­bier­nos muy fuer­tes.

¿Por ejem­plo?

—Es­toy pen­san­do en re­gí­me­nes asiá­ti­cos, don­de se ad­mi­ten es­pa­cios de li­ber­tad de pren­sa y opo­si­ción, pe­ro con el pre­tex­to de or­den pú­bli­co se li­mi­ta o pre­sio­na a los me­dios y pe­rio­dis­tas pa­ra que no se to­que cier­tos te­mas o se tra­ba­je la in­for­ma­ción de de­ter­mi­na­da ma­ne­ra. Ten­sión o stress por­que la pren­sa no se va a de­jar. Hoy la opi­nión pú­bli­ca es­tá mu­cho más de­ci­di­da a no de­jar­se ma­ni­pu­lar.

APO­YO A PPK “Ju­lio Guz­mán es un apo­yo bien­ve­ni­do, de un per­fil pa­re­ci­do, tec­nó­cra­ta, de cen­tro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.