Límites de in­ter­ven­ción del go­bierno en la pa­re­ja,

El po­der de ne­go­cia­ción no se de­ter­mi­na so­lo por le­yes gu­ber­na­men­ta­les, sino de ma­ne­ra más re­le­van­te por otros fac­to­res ex­ter­nos.

Pulso - - Front Page - por Jean­ne La­for­tu­ne

ob­je­ti­vos plan­tea­dos por las re­glas del go­bierno con bas­tan­te fa­ci­li­dad. Ima­gi­ne­mos, por ejem­plo, el ca­so de una mu­jer que ga­na me­nos que su pa­re­ja con la cual coha­bi­ta. An­tes de que exis­tie­ra es­te ti­po de re­gla, la pa­re­ja ha­bría ne­go­cia­do que en su re­la­ción, la mu­jer re­ci­bi­ría una frac­ción del in­gre­so de su pa­re­ja y que en ca­so de se­pa­ra­ción, no po­dría re­ci­bir na­da. Una vez que la ley obli­ga es­ta pa­re­ja a lle­gar a una di­vi­sión más igua­li­ta­ria al mo­men­to de la se­pa­ra­ción, da­do que los po­de­res de ne­go­cia­ción de ca­da miem­bro del ho­gar no han cam­bia­do, no hay na­da que prohí­ba al miem­bro más ri­co de la pa­re­ja dis­mi­nuir cuán­to di­ne­ro com­par­te con su pa­re­ja du­ran­te la unión. En es­te ca­so, la ley que se pro­pu­so pa­ra pro­te­ger a al­gu­nos in­di­vi­duos en ca­so de se­pa­ra­ción, pue­de ter­mi­nar per­ju­di­cán­do­los mien­tras per­ma­ne­cen em­pa­re­ja­dos. Lo que es cla­ve aquí es que el po­der de ne­go­cia­ción de ca­da miem­bro de la pa­re­ja no se de­ter­mi­na so­la­men­te por las le­yes gu­ber­na­men­ta­les, pe­ro sí de ma­ne­ra mu­cho más re­le­van­te por fac­to­res ex­ter­nos, co­mo la dis­po­ni­bi­li­dad de pa­re­jas al­ter­na­ti­vas, la ca­li­dad de es­tas pa­re­jas y la di­fi­cul­tad que uno pue­de te­ner en la bús­que­da de una pa­re­ja.

Lo que sí mos­tra­mos en el mo­de­lo teó­ri­co es que la política im­pac­ta de ma­ne­ra im­por­tan­te a pa­re­jas que ya es­ta­ban jun­tas al mo­men­to del cam­bio de la nor­ma­ti­va. Las úni­cas per­so­nas a las cua­les la política pue­de cla­ra­men­te ayu­dar son aque­llas que han com­par­ti­do des­de ha­ce mu­chos años una coha­bi­ta­ción. Pa­ra ellos, da­do que las re­glas pa­ra com­par­tir du­ran­te la re­la­ción ya se de­ci­die­ron, sin co­no­cer la nue­va política, la ca­pa­ci­dad de des­ha­cer o ha­cer­le el qui­te al cam­bio im­pues­to por la ley es más li­mi­ta­da. En­ton­ces, las mu­je­res que ya es­tán en re­la­cio­nes de coha­bi­ta­ción pue­den be­ne­fi­ciar­se por­que su pa­re­ja no le pue­de “co­brar” o “des­con­tar” los be­ne­fi­cios que se po­drá ga­nar si even­tual­men­te se se­pa­ra­ran. ban en re­la­cio­nes pue­den tra­ba­jar me­nos y es­tu­diar más, lo que in­ter­pre­ta­mos co­mo una ga­nan­cia pa­ra ellas en su ca­pa­ci­dad de ne­go­cia­ción con sus pa­re­jas. Pe­ro pa­ra pa­re­jas que se for­ma­ron des­pués de los cam­bios en las le­yes, se ve un im­pac­to neu­tro e in­clu­so opues­to.

Fi­nal­men­te, mos­tra­mos que los cam­bios en las le­yes tam­po­co cum­plie­ron otro ob­je­ti­vo a ve­ces men­cio­na­do: con­tri­buir a es­ta­bi­li­zar las re­la­cio­nes de pa­re­ja en­tre coha­bi­tan­tes. Ob­ser­va­mos que las re­la­cio­nes que se for­ma­ron des­pués de la im­ple­men­ta­ción de las le­yes no tu­vie­ron una ma­yor du­ra­ción que las an­te­rio­res, pe­ro en cam­bio tu­vie­ron me­nos pro­ba­bi­li­dad de trans­for­mar­se en ma­tri­mo­nios.

Nues­tra con­clu­sión prin­ci­pal es que hay un lí­mi­te im­por­tan­te a lo que pue­den es­pe­rar los go­bier­nos al pro­mul­gar le­yes de es­te ti­po. Si bien pue­den te­ner un im­pac­to so­bre pa­re­jas ya con­for­ma­das, es bas­tan­te fá­cil pen­sar que pa­re­jas que re­cién em­pie­zan una vi­da en co­mún pue­den neu­tra­li­zar fá­cil­men­te los efec­tos que per­si­guen es­tas le­yes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.