Al­ber­to Ro­drí­guez del B. Mun­dial : “La re­gión ha de­mos­tra­do que pue­de pa­sar por la al­ter­nan­cia po­lí­ti­ca en paz”

Pulso - - Economia & Dinero - FRANCISCA GUERRERO G.

— Con la no­ti­cia de la aper­tu­ra de una ofi­ci­na del Ban­co Mun­dial en nues­tro país, Al­ber­to Ro­drí­guez, di­rec­tor del or­ga­nis­mo pa­ra Bo­li­via, Chi­le, Ecuador, Pe­rú y Venezuela, vi­si­tó San­tia­go y com­par­tió con PULSO su op­ti­mis­ta vi­sión so­bre la economía na­cio­nal, pe­se a la des­con­fian­za in­ter­na que el eva­lúa co­mo nor­mal den­tro de un de­ba­te de­mó­cra­ti­co im­pul­sa­do por re­for­mas.

Asi­mis­mo, ve po­si­ti­va­men­te los cam­bios que ex­pe­ri­men­ta la re­gión, que de­ja atrás un pa­sa­do de ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca.

¿Cuál su eva­lua­ción del mo­men­to ac­tual de la economía chi­le­na?

—Los úl­ti­mos dos años han si­do di­fí­ci­les pa­ra los paí­ses ex­por­ta­do­res de com­mo­di­ties pe­ro ha des­ta­ca­do el ma­ne­jo de paí­ses co­mo Chi­le, Pe­rú y Co­lom­bia. Ve­mos a un país pu­jan­te, con una só­li­da inversión extranjera, ca­pa­ci­dad ins­ti­tu­cio­nal y con cre­di­bi­li­dad ju­rí­di­ca. Por lo tan­to pen­sa­mos que es­tos ajus­tes son nor­ma­les.

El ajus­te de los com­mo­di­ties es de lar­go pla­zo, por lo tan­to es res­pon­sa­ble la decisión del go­bierno de ha­cer un ajus­te de su gas­to. Ellos nos pi­die­ron un aná­li­sis del gas­to pú­bli­co en cier­tos sec­to­res, tal co­mo Pe­rú, Co­lom­bia y Mé­xi­co, y lo es­ta­mos ha­cien­do por­que el ajus­te de­be ha­cer­se de ma­ne­ra res­pon­sa­ble, a par­tir de evi­den­cia so­bre lo que ha fun­cio­na­do y lo que no.

Pe­se a la po­si­ti­va mi­ra­da so­bre Chi­le en el ex­te­rior, in­ter­na­men­te per­sis­te la des­con­fian­za. ..

—Ese es un fe­nó­meno que ocurre en to­dos los paí­ses de la re­gión. Pe­ro en la me­di­da que al­gu­nas de las re­for­mas que han si­do plan­tea­das por el go­bierno co­mien­cen a acla­rar­se en su con­te­ni­do em­pe­za­rá a apa­re­cer la con­fian­za. En un mo­men­to el go­bierno ge­ne­ró mu­cho ner­vio­sis­mo por la re­for­ma tri­bu­ta­ria pe­ro ya en prác­ti­ca, ana­li­zan­do sus efec­tos re­dis­tri­bu­ti­vos y con la ca­pa­ci­dad del go­bierno de ajus­tar lo que no fun­cio­na, se em­pie­zan a ob­ser­var sus be­ne­fi­cios. Así fun­cio­nan las po­lí­ti­cas pú­bli­cas. To­do lo que ve­mos es par­te del pro­ce­so de­mo­crá­ti­co en lo cual Chi­le sue­le des­ta­car gra­cias al de­ba­te. De he­cho, to­da La­ti­noa­mé­ri­ca mi­ra co­mo en Chi­le se abor­dó el te­ma de la tras­pa­ren­cia, crean­do una co­mi­sión que per­mi­tió lan­zar un pa­que­te de re­for­mas que aho­ra se dis­cu­te en el Congreso.

Chi­le vol­vió a re­tro­ce­der en el ran­king de com­pe­ti­ti­vi­dad, ¿en qué fa­lla?

— El in­for­me atri­bu­ye la caí­da de Chi­le a la educación. En ese sen­ti­do las re­for­mas edu­ca­ti­vas pue­den ser im­por­tan­tes, así co­mo el de­ba­te so­bre la ca­li­dad que es­tá en el cen­tro de la com­pe­ti­ti­vi­dad. Ade­más de eso, es im­por­tan­te la di­ver­si­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca, la po­si­bi­li­dad de au­men­tar la ex­por­ta­ción de ser­vi­cios, áreas en las que ya hay un tra­ba­jo re­le­van­te. Tam­bién le ayu­da el par­ti­ci­par de pla­ta­for­mas co­mo la Alian­za del Pa­cí­fi­co, que au­men­ta la com­pe­ti­ti­vi­dad de sus cua­tro paí­ses miem­bros, so­bre to­do si se avan­za en te­mas co­mo la por­ta­bi­li­dad de los tí­tu­los pro­fe­sio­na­les o de las pen­sio­nes, lec­cio­nes que vie­nen de la UE.

¿Qué se re­quie­re pa­ra re­ver­tir la crisis en Venezuela?

—Cuan­do lle­gue el mo­men­to, no so­lo se van a re­que­rir me­di­das eco­nó­mi­cas, sino tam­bién po­lí­ti­cas e ins­ti­tu­cio­na­les. Si fue­ran un te­ma ne­ta­men­te ma­cro­eco­nó­mi­co bas­ta­ría con ajus­tes, so­bre to­do en un país con la ri­que­za pe­tro­le­ra de Venezuela.

Pe­rú tie­ne elec­cio­nes pre­si­den­cia­les el do­min­go, ¿coin­ci­de con el op­ti­mis­mo al res­pec­to?

— La me­jor no­ti­cia en Pe­rú es que en­fren­ta su cuarto pro­ce­so de­mo­crá­ti­co con­se­cu­ti­vo, en un país que ha ve­ni­do con un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co muy sus­tan­ti­vo y que ha si­do muy exi­to­so en la lu­cha con- tra la po­bre­za y la inequi­dad. Es un país con un enor­me po­ten­cial y da­dos los pro­gra­mas de los dos can­di­da­tos, en­fo­ca­dos en una economía de mer­ca­do, pro­me­ten la gobernabilidad que se re­quie­re pa­ra im­pul­sar las re­for­mas que se ne­ce­si­tan.

¿Qué opi­na so­bre el gi­ro po­lí­ti­co de la re­gión?

— La geo­po­lí­ti­ca de la re­gión se ha vis­to im­pac­ta­da por el acer­ca­mien­to en­tre Cuba y EEUU, que plan­tea una nue­va di­ná­mi­ca en las re­la­cio­nes. Lo más im­por­tan­te es que La­ti­noa­mé­ri­ca ha de­mos­tra­do que pue­de pa­sar por la al­ter­nan­cia po­lí­ti­ca en paz. Más que un gi­ro a la de­re­cha o iz­quier­da, de­ja atrás un pa­sa­do de dic­ta­du­ras gra­cias a de­mo­cra­cias vi­bran­tes don­de di­fe­ren­tes vi­sio­nes es­tán pre­sen­tes en la dis­cu­sión po­lí­ti­ca.

CHI­LE “Ve­mos a un país pu­jan­te, con una só­li­da inversión extranjera y ca­pa­ci­dad ins­ti­tu­cio­nal”.

DES­CON­FIAN­ZA “En la me­di­da que las re­for­mas co­mien­cen... em­pe­za­rá la con­fian­za”.

VENEZUELA “No so­lo se van a re­que­rir me­di­das eco­nó­mi­cas, sino tam­bién po­lí­ti­cas e ins­ti­tu­cio­na­les”.

PE­RÚ “Los can­di­da­tos pro­me­ten la gobernabilidad que se re­quie­re pa­ra las re­for­mas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.