Edi­to­rial

El efecto in­hi­bi­to­rio que pro­vo­ca so­bre los me­dios una que­re­lla de la na­tu­ra­le­za de la in­ter­pues­ta por la Pre­si­den­ta, es un as­pec­to com­ple­jo en el li­bre ejer­ci­cio del pe­rio­dis­mo.

Pulso - - Opinion -

PE­SE A QUE des­de un ini­cio se en­fa­ti­zó que la ac­ción le­gal era co­mo per­so­na na­tu­ral y no co­mo man­da­ta­ria, fue el mi­nis­tro vo­ce­ro de La Mo­ne­da, Mar­ce­lo Díaz, quien el miér­co­les 1, cer­ca de las 16 ho­ras, in­for­mó a la pren­sa que la Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca, Mi­che­lle Ba­che­let, se que­re­lló por in­ju­rias y ca­lum­nias con­tra la re­vis­ta Qué Pa­sa, per­te­ne­cien­te a Co­pe­sa, con­sor­cio pe­rio­dís­ti­co que tam­bién edi­ta PUL­SO.

La ac­ción de la Pre­si­den­ta sur­ge co­mo res­pues­ta a una pu­bli­ca­ción de Qué Pa­sa de ex­trac­tos de un in­for­me del OS-9 de Ca­ra­bi­ne­ros que da­ba cuen­ta de las es­cu­chas te­le­fó­ni­cas del ex ope­ra­dor UDI y uno de los for­ma­li­za­dos por el Ca­so Ca­val, Juan Díaz, don­de se vin­cu­la­ba a la man­da­ta­ria con el Ca­so Ca­val. Al día si­guien­te del anun­cio del mi­nis­tro Díaz, la Pre­si­den­ta, des­de Fran­cia -don­de par­ti­ci­pó de una ac­ti­vi­dad del Gobierno en el mar­co de la OCDE- se re­fi­rió al ca­so, ar­gu­men­tan­do que con la pre­sen­ta­ción es­tá ha­cien­do uso del de­re­cho a de­fen­der­se de su­pues­tas in­ju­rias.

La de­cla­ra­ción de la Pre­si­den­ta fue leí­da an­te pe­rio­dis­tas lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les, y en ella ase­gu­ró creer en la libertad de expresión, pe­ro en­fa­ti­zan­do la res­pon­sa­bi­li­dad de los me­dios al mo­men­to de in­for­mar. Pos­te­rior a es­ta de­cla­ra­ción, se co­no­ció que la ac­ción le­gal de Ba­che­let, aco­gi­da por tri­bu­na­les a trá­mi­te, pide tres años de cár­cel y una mul­ta de $6,8 mi­llo­nes con­tra los pe­rio­dis­tas vin­cu­la­dos a la pu­bli­ca­ción.

Ade­más, pe­se al én­fa­sis que el Gobierno y la pro­pia Pre­si­den­ta han he­cho res­pec­to de que la que­re­lla se pre­sen­ta co­mo per­so­na na­tu­ral, co­mo “ciu­da­da­na”, en los me­dios de prue­ba que ofre­ce la de­fen­sa de la man­da­ta­ria fi­gu­ran co­mo tes­ti­gos el pro­pio mi­nis­tro vo­ce­ro de Gobierno, Mar­ce­lo Díaz; la je­fa de Ga­bi­ne­te de la Pre­si­den­ta, Ana Lya Uriar­te; y el pe­rio­dis­ta y ac­tual ase­sor del Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res As­ca­nio Ca­va­llo. To­dos los tes­ti­gos, ex­cep­to Ca­va­llo, se­gún con­sig­na la que­re­lla, re­gis­tra­ron do­mi­ci­lio en La Mo­ne­da.

La ac­ción ju­di­cial de la Pre­si­den­ta Ba­che­let -con­di­ción in­di­vi­si­ble de la “ciu­da­da­na Ba­che­let”- ha si­do cri­ti­ca­da en du­ros tér­mi­nos no so­lo en ám­bi­tos pe­rio­dís­ti­cos, sino tam­bién por des­ta­ca­das fi­gu­ras de la aca­de­mia. Prue­ba de ello son, por ejem­plo, las co­lum­nas pu­bli­ca­das y las en­tre­vis­tas con­ce­di­das por el rec­tor de la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les (UDP), Car­los Peña, que no so­lo sa­lió en de­fen­sa del li­bre ejer­ci­cio del pe­rio­dis­mo el fin de se­ma­na en El Mer­cu­rio, sino tam­bién -en el mis­mo me­dio- al día si­guien­te de anun­cia­da la ac­ción le­gal. En la pu­bli­ca­ción Peña in­sis­te en la idea, que ha to­ma­do más fuer­za con los días, de que el ac­to de pu­bli­car una de­cla­ra­ción no es equi­va­len­te a ad­he­rir a su con­te­ni­do. Ha en­fa­ti­za­do que son los pro­pios me­dios los que de­ben eva­luar su ac­cio­nar, sus me­ca­nis­mos de au­to­rre­gu­la­ción, lo que ade­más se ve­ría re­fren­da­do por las au­dien­cias, por la va­lo­ra­ción que el pú­bli­co tie­ne res­pec­to de ca­da me­dio de co­mu­ni­ca­ción.

Edi­son Lan­za, re­la­tor es­pe­cial pa­ra la libertad de expresión de la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos, di­jo en una en­tre­vis­ta a La Ter­ce­ra que en el ejer­ci­cio del pe­rio­dis­mo se pue­den co­me­ter errores, pe­ro que la nor­ma pa­ra co­rre­gir es­tos de­be ser por me­dio del me­ca­nis­mo me­nos gra­vo­so pa­ra la libertad de expresión.

La Aso­cia­ción Na­cio­nal de Pren­sa (ANP) emi­tió una de­cla­ra­ción don­de re­co­no­ce el de­re­cho de to­das las per­so­nas a re­cu­rrir an­te los tri­bu­na­les de jus­ti­cia, pe­ro re­cal­can­do que la que­re­lla in­ter­pues­ta por la man­da­ta­ria tie­ne un gra­ve efecto in­hi­bi­to­rio pa­ra los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Es jus­ta­men­te es­te efecto el que más rui­do ha cau­sa­do en el am­bien­te pe­rio­dís­ti­co, el cual ha ce­rra­do fi­las con­tra una ac­ción le­gal des­pro­por­cio­na­da y po­co fun­da­men­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.