Cor­te Su­pre­ma va­li­da que ajus­tes en tur­nos y ho­ra­rios cons­ti­tu­yen re­em­pla­zo in­terno

Fi­gu­ra que san­cio­nó la jus­ti­cia es si­mi­lar al con­cep­to de ade­cua­cio­nes ne­ce­sa­rias que se apro­bó en la Re­for­ma La­bo­ral, en me­dio de sos­pe­chas de que és­te era re­em­pla­zo en­cu­bier­to. Fa­llo del má­xi­mo tribunal con­fir­mó con­de­na a Brinks por prác­ti­cas an­ti­sin­dic

Pulso - - Economia & Dinero - JUAN PA­BLO PA­LA­CIOS

—Una vez más la Cuar­ta Sa­la de la Cor­te Su­pre­ma man­tu­vo la pri­ma­cía del cri­te­rio pro ope­ra­rio en las re­la­cio­nes la­bo­ra­les. En un fa­llo fir­ma­do es­te miér­co­les, los mi­nis­tros de la ins­tan­cia es­pe­cia­li­za­da en te­mas la­bo­ra­les re­cha­za­ron un re­cur­so de uni­fi­ca­ción de ju­ris­pru­den­cia y va­li­da­ron una sen­ten­cia de la Cor­te de Ape­la­cio­nes de Santiago, que es­ta­ble­ció que los ajus­tes en tur­nos y ho­ra­rios cons­ti­tu­yen re­em­pla­zo in­terno en ca­so de huel­ga.

La fi­gu­ra que san­cio­nó la ju­di­ca­tu­ra es si­mi­lar a la in­di­ca­ción del Gobierno que se apro­bó en la Re­for­ma La­bo­ral, que per­mi­te al em­plea­dor en el uso de sus fa­cul­ta­des de ad­mi­nis­tra­ción, mo­di­fi­car los tur­nos y ho­ra­rios de tra­ba­jo y efec­tuar las ade­cua­cio­nes ne­ce­sa­rias “con el ob­je­to de ase­gu­rar que los tra­ba­ja­do­res no in­vo­lu­cra­dos en la huel­ga pue­dan eje­cu­tar las la­bo­res con­ve­ni­das en sus con­tra­tos de tra­ba­jo, sin que cons­ti­tu­ya prác­ti­ca des­leal ni im­por­te una in­frac­ción a la prohi­bi­ción de re­em­pla­zo”, pre­ci­sa el tex­to del pro­yec­to. Di­cha en­mien­da, que a jui­cio del sec­tor más du­ro de la Nue­va Mayoría abre es­pa­cios a la sus­ti­tu­ción in­ter­na, fue de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra el Eje­cu­ti­vo, ya que per­mi­tió que la re­for­ma fue­ra apro­ba­da en el Se­na­do.

El ca­so da­ta de he­chos de ma­yo del año pa­sa­do, cuan­do el sin­di­ca­to de la em­pre­sa de trans­por­te de va­lo­res Brinks ejer­ció su de­re­cho a huel­ga du­ran­te va­rias se­ma­nas. La me­di­da sig­ni­fi­có la pa­ra­li­za­ción de 600 tra­ba­ja­do­res sin­di­ca­li­za­dos, lo que im­pi­dió que la em­pre­sa fun­cio­na­ra con nor­ma­li­dad. An­te ello, la com­pa­ñía im­ple­men­tó un plan de con­tin­gen­cia: pre­vio a la huel­ga con­tra­tó tra­ba­ja­do­res, les asig­nó las mis­mas fun­cio­nes del per­so­nal sin­di­ca­li­za­do, los ca­pa­ci­tó y al mo­men­to de ha­cer­se efec­ti­vo el pa­ro, les mo­di­fi­có sus jor­na­das la­bo­ra­les pa­ra que tra­ba­ja­ran en un turno úni­co que les per­mi­tie­ra con­ti­nuar con

¿Qué ha pa­sa­do? La Cor­te Su­pre­ma con­fir­mó un fa­llo que con­de­nó a Brinks por prác­ti­cas an­ti­sin­di­ca­les, al re­em­pla­zar huel­guis­tas con tra­ba­ja­do­res con­tra­ta­dos se­ma­nas an­tes de la ne­go­cia­ción, a quie­nes se mo­di­fi­ca­ron sus tur­nos de tra­ba­jo pa­ra rea­li­zar las la­bo­res con­ve­ni­das en sus con­tra­tos.

¿Por qué ha pa­sa­do? En ma­yo de 2015, el sin­di­ca­to de esa em­pre­sa de trans­por­te de va­lo­res ejer­ció su de­re­cho a huel­ga du­ran­te va­rias se­ma­nas. An­te ello, la fir­ma im­ple­men­tó un plan de con­tin­gen­cia. La fi­gu­ra san­cio­na­da es si­mi­lar a las ade­cua­cio­nes ne­ce­sa­rias de la R. La­bo­ral. par­te de la ope­ra­ción. Ca­be in­di­car que la Re­for­ma La­bo­ral tam­bién fa­cul­ta, en las se­ma­nas pre­vias a una huel­ga, la con­tra­ta­ción de per­so­nal pa­ra que desa­rro­lle las mis­mas fun­cio­nes y en los mis­mos lu­ga­res que el per­so­nal sin­di­ca­li­za­do.

Brinks ob­vió cum­plir los re­qui­si­tos del ar­tícu­lo 381 del Có­di­go La­bo­ral pa­ra re­em­pla­zar tra­ba­ja­do­res des­de el pri­mer día de huel­ga, por lo que la Ins­pec­ción del Tra­ba­jo cons­ta­tó la in­frac­ción y de­man­dó a la em­pre­sa an­te el Se­gun­do Juz­ga­do de Le­tras del Tra­ba­jo. La em­pre­sa ne­gó ha­ber in­cu­rri­do en re­em­pla­zo de tra­ba­ja­do­res, afir­man­do que lo que hi­zo fue “re­dis­tri­bu­ción ra­zo­na­ble de la jor­na­da y de los tur­nos”, ba­sa­do “en el le­gí­ti­mo uso del po­der de di­rec­ción que tie­ne el em­plea­dor, ello, sin in­ten­ción ocul­ta al­gu­na”, pre­ci­só la fir­ma en su res­pues­ta a la de­man­da. Aña­dió que la jor­na­da desa­rro­lla­da por el per­so­nal que si­guió ope­ran­do du­ran­te la pa­ra­li­za­ción “era pre­exis­ten­te” y que ade­más los tra­ba­ja­do­res “rea­li­za­ron fun­cio­nes que a ellos les co­rres­pon­dían con­for­me al con­tra­to in­di­vi­dual de tra­ba­jo”. Re­em­pla­zo en huel­ga Se de­ter­mi­nó que “la cues­tión de he­cho asen­ta­da en el pro­ce­so avie­ne con lo que sue­le ca­rac­te­ri­zar­se ba­jo la no­ción de re­em­pla­zo in­terno”.

El ma­gis­tra­do Ál­va­ro Flo­res aco­gió la de­man­da con­tra Brinks, en sen­ten­cia del 5 de oc­tu­bre de 2015, y el tribunal de al­za­da la con­fir­mó a fi­nes de ese mis­mo año.

Ju­di­cial­men­te se de­ter­mi­nó que “la cues­tión de he­cho asen­ta­da en el pro­ce­so avie­ne con lo que sue­le ca­rac­te­ri­zar­se ba­jo la no­ción de re­em­pla­zo in­terno de tra­ba­ja­do­res en huel­ga, des­de que se ha des­ti­na­do a tra­ba­ja­do­res ads­cri­tos a otros tur­nos a la ta­rea de tra­ba­jar en un turno cu­ya in­men­sa mayoría de tra­ba­ja­do­res se en­cuen­tra pa­ra­li­za­do, ha­cien­do im­po­si­ble la eje­cu­ción re­gu­lar de los pro­ce­sos (...)”.

A jui­cio del tribunal, se tra­ta de “tra­ba­ja­do­res in­ter­nos ‘ad hoc’ afi­nes -des­de la de­ci­sión ge­ren­cial- y fun­cio­na­les a es­tas me­di­das de re­em­pla­zo de una huel­ga, pre­vis­tos con an­te­la­ción pa­ra tal fi­na­li­dad gracias a la co­no­ci­da sin­cro­nía de los pro­ce­sos ne­go­cia­do­res en el mo­de­lo nor­ma­ti­vo vi­gen­te”.

El dic­ta­men con­tras­ta con la vi­sión del Gobierno, que en mi­nu­tas en­via­das a los dipu­tados in­ten­tó con­ven­cer­los de que la de­fi­ni­ción de huel­ga y ade­cua­cio­nes no ad­mi­te re­em­pla­zo in­terno.

Pe­se a que es­te po­lé­mi­co con­cep­to se apro­bó por 68 vo­tos a fa­vor y 36 en con­tra en la Cá­ma­ra de Dipu­tados - evi­tan­do que pa­sa­ra a Co­mi­sión Mix­ta y que fue­ra in­clui­do en el re­que­ri­mien­to que in­gre­só la opo­si­ción an­te el Tribunal Constitucional-, en el de­ba­te le­gis­la­ti­vo se hi­zo pre­sen­te que su co­rrec­ta in­ter­pre­ta­ción iba a que­dar so­me­ti­da al cri­te­rio de los tri­bu­na­les de jus­ti­cia. Se pre­vé que la pró­xi­ma se­ma­na la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let de­ci­da el ca­mino que va a te­ner el ve­to y la ley cor­ta que se ha­rá car­go del fa­llo del TC. Abo­ga­do y di­rec­tor de Berg Con­sul­to­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.