Pa­ter di­mit­te illis non enim sciunt...

Quie­nes ven que las co­sas van mal, de­ben ac­tuar: es­cri­bir, opi­nar, or­ga­ni­zar­se, in­vo­lu­crar­se en ca­da lu­gar. No po­de­mos de­jar que la UP vuel­va a Chi­le, fue­ron tiem­pos de­ma­sia­do trau­má­ti­cos.

Pulso - - Opinion -

PA­TER di­mit­te illis non enim sciunt quid fa­ciunt” (“Pa­dre, per­dó­na­los, por­que no sa­ben lo que ha­cen”). Es lo que di­jo Je­sús en la cruz, re­fi­rién­do­se a quie­nes lo cru­ci­fi­ca­ban. Ha­cien­do un pa­ra­le­lo con lo que hoy su­ce­de en Chi­le, es­ta fra­se cé­le­bre po­dría apli­car­se per­fec­ta­men­te. La des­truc­ción de la pa­tria, la cru­ci­fi­xión de nues­tros va­lo­res y de nues­tra cul­tu­ra, es lo que pre­sen­cia­mos y la­men­ta­mos.

Lo más tris­te es que una ma­yo­ría es­tá preo­cu­pa­da y enoja­da, pe­ro una gran ma­yo­ría den­tro de esa ma­yo­ría se la­va las ma­nos co­mo Pon­cio Pi­la­to. Di­ce la es­cri­tu­ra: “En­ton­ces Pi­la­to, vien­do que na­da ade­lan­ta­ba, sino que más bien se pro­mo­vía tu­mul­to, to­mó agua y se la­vó las ma­nos de­lan­te de la gen­te di­cien­do: ‘Inocen­te soy de la san­gre de es­te jus­to. Vo­so­tros ve­réis’”. Em­pre­sa­rios, pro­fe­sio­na­les, tra­ba­ja­do­res y mu­chos de mis ami­gos, al igual que Pi­la­to, se la­van las ma­nos ca­da día. Cuan­do uno es­cri­be, mu­chos le ma­ni­fies­tan a es­te ciu­da­dano: “Muy bien, si­gue ade­lan­te”; otros: “Te apo­yo 100% vie­ji­to”, “cuen­ta con­mi­go”, “no ba­jes la guar­dia”, en­tre otras fra­ses de alien­to. Pe­ro la ver­dad es que pa­ra cam­biar el rum­bo y ge­ne­rar un gol­pe de ti­món se re­quie­re de co­ra­je y de la ac­ción de mu­chos.

Tras ver In­for­me Es­pe­cial de TVN, uno se pre­gun­ta: ¿qué ha­brá pen­sa­do la Pre­si­den­ta rum­bo a la cum­bre de la OCDE acer­ca de la Arau­ca­nía, de la CAM, de la muer­te de los Luch­sin­ger Mac­kay? ¿Ten­drá con­cien­cia la Se­ño­ra M. de que su apo­yo cae mes a mes, que el país cre­ce me­nos, que su mo­de­lo no fun­cio­na y que la gen­te es­tá con­tra­ria­da?

Es­te ciu­da­dano ha­ce un lla­ma­do se­rio a cui­dar Chi­le. Quie­nes ven que las co­sas van mal, de­ben ac­tuar. Hay que es­cri­bir, opi­nar, or­ga­ni­zar­se, in­vo­lu­crar­se en ca­da lu­gar. No po­de­mos de­jar que la UP vuel­va a Chi­le. Fue­ron tiem­pos trau­má­ti­cos que no po­de­mos ol­vi­dar. Los em­pre­sa­rios que se es­con­den y los tra­ba­ja­do­res que pre­fie­ren “la­var­se las ma­nos”, se arre­pen­ti­rán. Re­cuer­do con ra­bia a los “pi­jes” que en vez de vo­tar si­guie­ron es­quian­do mien­tras Allen­de ga­na­ba por ca­si na­da la elec­ción del 70. Des­pués ale­ga­ban en con­tra de los “ro­jos y los de­mos”.

Re­vi­san­do co­lum­nas de ha­ce dos años, re­cor­da­ba que al­gu­nos me de­cían que yo es­ta­ba exa­ge­ran­do, que Mi­che­lle era una bue­na lí­der y que las co­sas me­jo­ra­rían. Na­da de eso ha ocu­rri­do. Sube el des­em­pleo, Chi­le cae en to­dos los ran­kings, cre­ce­mos me­nos, la pro­pie­dad del agua es­tá ame­na­za­da y “jó­ve­nes im­ber­bes y pa­tu­dos” dic­tan cá­te­dra. ¡Has­ta dón­de he­mos lle­ga­do¡ La au­to­ri­dad y su res­pe­to es­tán au­sen­tes. Ca­da uno ha­ce lo que quie­re, se ro­ba, no se pa­ga el pa­sa­je del Tran­san­tia­go, las cár­ce­les es­tán ha­ci­na­das, a Chi­le en­tra cual­quie­ra por cual­quier par­te, los mo­co­sos se to­man La Mo­ne­da, se pa­ran las cla­ses, se mar­cha don­de sea y se les pe­ga a los ca­ra­bi­ne­ros mien­tras la au­to­ri­dad se “la­va las ma­nos” y nos con­du­ce al des­pe­ña­de­ro.

Un di­ri­gen­te gre­mial opi­na­ba que se que­da­ba con el va­so me­dio lleno, tras el dis­cur­so del 21 de Ma­yo. Yo me que­do con un va­so re­bal­sa­do, cu­yo con­te­ni­do ve­ne­no­so es­tá con­ta­mi­nan­do a to­da la so­cie­dad y los cos­tos de de­sin­fec­ción y lim­pie­za nos ha­rán re­gre­sar a la me­dia­nía de la ta­bla. Po­dría­mos con­cluir que de la con­cer­ta­ción, tras bre­ve lap­sus, pa­sa­mos a la nue­va ma­yo­ría, la si­guió la nue­va mi­no­ría y hoy en­tra­mos de lleno al pe­río­do de la “nue­va ras­que­ría”. Chi­le se ha pues­to vul­gar. Mien­tras ob­ser­va­ba a la Pre­si­den­ta en el Con­gre­so, un mi­nis­tro im­por­tan­te mas­ca­ba chi­cle, va­rios par­la­men­ta­rios se ocu­pa­ban so­lo del ce­lu­lar y no po­cos es­ta­ban ves­ti­dos co­mo ma­ma­rra­chos, sin cor­ba­ta ni afei­tar­se. En si­mul­tá­neo, afue­ra del Con­gre­so, las bes­tias des­truían y ma­ta­ban.

AN­DRÉS MON­TE­RO J.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.