Paul Su­lli­van en­tre­gó las cla­ves pa­ra el buen uso del di­ne­ro

Or­ga­ni­zar gas­tos, des­ti­nar un por­cen­ta­je al aho­rro y no de­jar de dis­fru­tar, son pa­sos cru­cia­les se­gún el des­ta­ca­do co­lum­nis­ta de The New York Ti­mes.

Pulso - - Economia & Dinero -

— La his­to­ria del crea­dor de las ca­jas de las ham­bur­gue­sas del McDo­nalds que su­peró cin­co ve­ces el cán­cer, la de una es­tre­lla del fút­bol ame­ri­cano y la de una pro­fe­so­ra ju­bi­la­da son al­gu­nos de los ejem­plos que ocu­pó Paul Su­lli­van, con­no­ta­do co­lum­nis­ta de The New York Ti­mes, pa­ra ex­pli­car la bue­na ad­mi­nis­tra­ción del di­ne­ro a su au­dien­cia en la con­fe­ren­cia “Las cla­ves pa­ra usar bien tu di­ne­ro y ha­cer cre­cer tus aho­rros”, de AFP Ca­pi­tal.

La di­ver­si­dad de los ca­sos em­plea­dos era jus­ta­men­te pa­ra de­mos­trar que to­dos po­de­mos ha­cer un buen uso del di­ne­ro en fun­ción de nues­tro bie­nes­tar, más allá de si se tra­ta de un acau­da­la­do em­pre­sa­rio, un de­por­tis­ta o una pro­fe­so­ra.

“No se tra­ta de cuánto di­ne­ro tie­nes, sino de que pue­das con­tro­lar lo que ha­ces en tu vi­da”, acla­ra de par­ti­da el con­fe­ren­cis­ta, quién lla­ma a no que­jar­se del trá­fi­co, el cli­ma, los in­tere­ses y los im­pues­tos, “por­que no es­tán ba­jo nues­tro con­trol”.

Su­lli­van re­en­fo­ca la aten­ción en la ta­rea de la ad­mi­nis­tra­ción in­te­li­gen­te de nues­tro di­ne­ro a las áreas que sí de­pen­den de nues­tras de­ci­sio­nes. “Lo que po­de­mos con­tro­lar es cuánto aho­rra­mos y gas­ta­mos”, sub­ra­ya.

“Lo fun­da­men­tal es un plan de aho­rro y gas­tos, sin de­jar de gra­ti­fi­car­se (...) Pa­ra que sea sos­te­ni­ble el plan re­quie­re de ho­nes­ti­dad, de mo­do que per­mi­ta con­tro­lar tus ins­tin­tos”, sos­tie­ne el co- lum­nis­ta es­ta­dou­ni­den­se.

Ade­más, ase­gu­ra que en la me­di­da que los in­gre­sos lo per­mi­tan el ítem de re­crea­ción de­be es­tar pre­sen­te en la or­ga­ni­za­ción de los gas­tos, de lo con­tra­rio no se­rá un plan sos­te­ni­ble.

La pla­ni­fi­ca­ción que pro­po­ne es un ejer­ci­cio men­tal, en el que con­si­de­res un por­cen­ta­je más o me­nos per­ma­nen­te de aho­rro, te ha­gas cons­cien­tes de to­dos tus gas­tos y, al mis­mo tiem­po, del di­ne­ro que dis­po­nes pa­ra tus gus­tos.

Si el há­bi­to no es men­tal, en­ton­ces no du­da en re­co­men­dar una tí­pi­ca ta­bla de Ex­cel. “Sim­ple ma­te­má­ti­ca. Si ca­da mes ten­go US$2.000 lo di­vi­do en 500 pa­ra mi ren­ta, 300 de ali­men­ta­ción y otros gas­tos bá­si­cos, un por­cen­ta­je pa­ra el aho­rro y el res­to pa­ra el go­ce”.

Con­sul­ta­do por PUL­SO res­pec­to a có­mo co­men­zar a apli­car el plan cuan­do ya se arras­tra una deu­da im­por­tan­te, co­mo es el ca­so de la

ma­yo­ría de los chi­le­nos, in­di­có que “no se pue­de de­jar de pa­gar pe­ro tam­po­co es via­ble que pa­gues to­do de una so­la, se­ría una bue­na idea, pe­ro la gen­te no lo ha­ce, por­que si lo úni­co que ha­ces es pa­gar deu­das no vas a dis­fru­tar tu vi­da ni de lo que ha­ces y en esas con­di­cio­nes

cum­pli­rás só­lo unos me­ses o a lo más un año y des­pués vol­ve­rás a caer en ma­los com­por­ta­mien­tos”.

En ese mar­có ase­gu­ró que lo más con­ve­nien­te es “un plan se­gún el cual des­ti­nes un mo­to de­ter­mi­na­do al pa­go de la deu­da pe­ro al mis­mo tiem­po pue­das ha­cer otras co­sas, co­mo pa­gar tu ren­ta, com­prar ro­pa, co­mi­da y te­ner al­go de diversión. Qui­zá ha­brá me­nos di­ne­ro pa­ra el en­tre­te­ni­mien­to, pe­ro si no to­mas esa de­ci­sión en el mo­men­to opor­tuno se­rá aún más com­ple­jo en el fu­tu­ro por el cre­ci­mien­to de la deu­da”.

¿Es es­te un plan pa­ra ri­cos? Su­lli­van no lo cree y sos­tie­ne que “la gen­te más po­bre es la que me­jor ha­ce es­te ejer­ci­cio de or­ga­ni­za­ción. Ellos sa­ben que con lo po­co que tie­nen de­ben ali­men­tar­se, re­crear­se, etc.”. FG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.