Más de­pre­cia­ción por fa­vor,

Co­mo po­lí­ti­ca de cre­ci­mien­to y re­di­rec­cio­na­mien­to de in­ver­sión, se re­quie­re de to­dos los pre­cios e in­cen­ti­vos en ni­ve­les ade­cua­dos.

Pulso - - Portada - por Jor­ge Se­lai­ve

LA ECO­NO­MÍA se en­cuen­tra en una fa­se de tran­si­ción com­ple­ja y desafian­te pa­ra el sec­tor pri­va­do y pa­ra las po­lí­ti­cas pú­bli­cas. La es­tra­te­gia de es­tar cer­ca de los sec­to­res pro­duc­ti­vos tí­pi­cos y aque­llos en in­cu­ba­ción es bien­ve­ni­da, to­da vez que per­mi­te ca­na­li­zar de ma­ne­ra rá­pi­da y efi­cien­te los lo­mos de to­ro que se de­tec­ten. En esa di­men­sión pro­ba­ble­men­te los go­bier­nos -en to­das par­tes- siem­pre es­tán au­sen­tes, pen­san­do que tie­nen to­das las res­pues­tas. En am­bien­tes de in­cer­ti­dum­bre lo­cal y ex­ter­na al­ta, y que por sí mis­ma ge­ne­ra re­tro­ce­sos en la in­ver­sión, es re­co­men­da­ble acer­car­se a em­pre­sa­rios y em­pren­de­do­res pa­ra ver dón­de aprie­ta el za­pa­to.

Una di­men­sión que cier­ta­men­te es com­par­ti­da por los sec­to­res pro­duc­ti­vos de bie­nes y ser­vi­cios, y que re­sul­ta desafian­te en la co­yun­tu­ra ac­tual, es­tá vin­cu­la­da con los ade­cua­dos pre­cios re­la­ti­vos. Las con­di­cio­nes fi­nan­cie­ras pa­re­cen en­ca­mi­nar­se ha­cia gra­dos ma­yo­res de de­te­rio­ro en el fu­tu­ro, en tan­to el pro­ce­so de des­cu­bri­mien­to de nue­vas opor­tu­ni­da­des o ma­yor ex­plo­ta­ción de las ya exis­ten­tes, es­ta­ría so­me­ti­do al do­ble desafío de una opa­ca de­man­da ex­ter- na, un au­men­to en el pro­tec­cio­nis­mo y el evi­den­te me­nor co­mer­cio mun­dial. Co­mo po­cas ve­ces es­ta­mos en pre­sen­cia de un re­tro­ce­so en los ín­di­ces de aper­tu­ra co­mer­cial en el mun­do. Las fron­te­ras pa­re­cen es­tar ce­rrán­do­se.

Co­mo po­lí­ti­ca de cre­ci­mien­to y re­di­rec­cio­na­mien­to de la in­ver­sión, pa­re­ce in­du­da­ble que se re­quie­ren to­dos los pre­cios e in­cen­ti­vos en ni­ve­les ade­cua­dos. La­men­ta­ble­men­te, uno de ellos, cru­cial pa­ra una eco­no­mía co­mo la chi­le­na, no pa­re­ce es­tar en ni­ve­les pro­pi­cios pa­ra fo­men­tar in­ver­sión en sec­to­res tran­sa­bles tra­di­cio­na­les y emer­gen­tes pe­ro con enor­me po­ten­cial. Nues­tro ti­po de cam­bio no pa­re­ce es­tar en ni­ve­les ade­cua­dos pa­ra fo­men­tar in­ver­sión en bie­nes y ser­vi­cios tran­sa­bles, a lo que se une un es­ce­na­rio ex­terno co­mo el des­cri­to an­te­rior­men­te y una do­sis lo­cal cla­ra de des­con­fian­za e in­cer­ti­dum­bre.

Me­di­cio­nes usua­les pa­ra exa­mi­nar so­bre­va­lo­ra­ción de la mo­ne­da pa­re­cen apun­tar ha­cia de­pre­cia­cio­nes reales aco­ta­das. El dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te de ten­den­cia (2% del PIB) no pa­re­ce te­ner una re­le­van­te dis­tan­cia de lo que po­dría­mos con­si­de­rar sos­te­ni­ble. La cuen­ta co­rrien­te a la fe­cha, por di­ver­sas ra­zo­nes -al­gu­nas de ellas no de lec­tu­ra muy fa­vo­ra­ble­tam­bién se ubi­ca en torno a 2% del PIB, lo que pa­re­ce ra­zo­na­ble pa­ra una eco­no­mía re­cep­to­ra de in­ver­sión ex­tran­je­ra co­mo la chi­le­na. Por es­te la­do, cual­quier mi­ra­da apun­ta­ría a que te­ner el ti­po de cam­bio real en­tre 95 y 100 (ín­di­ce 1986=100) pa­re­ce­ría su­fi­cien­te, y aun­que en el mar­gen nos ubi­ca­mos en la par­te ba­ja de ese ran­go, se pen­sa­ría que no es mu­cha la de­pre­cia­ción adi­cio­nal re­que­ri­da. Di­sien­to de es­ta eva­lua­ción. Es­ta eva­lua­ción téc­ni­ca no ha­ce con­si­de­ra­cio­nes so­bre el gra­do de in­cer­ti­dum­bre, las pers­pec­ti­vas glo­ba­les del co­mer­cio mun­dial, los in­cen­ti­vos de nues­tros com­pe­ti­do­res y tam­po­co de la eta­pa pro­duc­ti­va en que se en­cuen­tran los sec­to­res.

EL DESAFÍO de la eco­no­mía chi­le­na pa­sa por re­di­rec­cio­nar de ma­ne­ra cla­ra la in­ver­sión, y con ello la crea­ción de em­pleo ha­cia nue­vos sec­to­res tran­sa­bles y de ser­vi­cios. En es­te úl­ti­mo ca­so el tu­ris­mo ten­dría un rol pro­ta­gó­ni­co y al­go de eso in­clu­so ya mues­tran in­ci­pien­te­men­te las ci­fras de cre­ci­mien­to de los úl­ti­mos tri­mes­tres. Con una de­pre­cia­ción aco­ta­da co­mo la que su­gie­ren he­rra­mien­tas tra­di­cio­na­les se des­co­no­cen lo­mos de to­ro idio­sin­crá­ti­cos y ex­ter­nos, y tam­bién los cos­tos fi­jos de di­ver­sa ín­do­le que re­quie­re le­van­tar una nue­va ven­ta­na al mun­do. No se tra­ta de vol­ver a es­ti­mu­lar la ex­por­ta­ción de ce­lu­lo­sa, ha­ri­na de pes­ca­do o sal­món, sino de en­con­trar e in­cen­ti­var nue­vos bie­nes y ser­vi­cios. En esa di­men­sión, si al­go se su­ge­ri­ría es que el ti­po de cam­bio real de­be­ría es­tar so­bre el ran­go an­te­rior. La eco­no­mía chi­le­na es po­co com­ple­ja, y du­ran­te los úl­ti­mos años pa­re­ce in­clu­so ha­ber ha­bi­do re­tro­ce­sos en esa va­lo­ra­da com­ple­ji­dad pro­duc­ti­va. El desafío de trans­for­ma­ción es enor­me en­ton­ces, y ca­be la po­si­bi­li­dad de no lo­grar­lo sin con­di­cio­nes ade­cua­das a tiem­po, pues no so­mos los úni­cos en es­te pro­ce­so de trans­for­ma­ción.

¿Có­mo lo­grar­lo? La me­jo­ra de pro­duc­ti­vi­dad -don­de el se­mi­lla­je pú­bli­co-pri­va­do es im­por­tan­te- es al­go que siem­pre ha­ce bien a la com­pe­ti­ti­vi­dad, aun­que gran par­te del tiem­po se lo­gra a cos­ta de me­jor em­pleo. Los in­cen­ti­vos a la in­no­va­ción y el em­pren­di­mien­to tan­to por po­lí­ti­cas de go­bierno co­mo me­jo­ran­do la per­mea­bi­li­dad ha­cia fi­nan­cia­mien­to em­pren­de­dor son in­dis­pen­sa­bles, pe­ro tam­bién ca­be es­pe­rar cier­ta ayu­da de las po­lí­ti­cas que mi­ran me­nos el lar­go pla­zo.

La po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria tam­bién tie­ne un rol que ju­gar. Des­co­no­cer di­cho rol pen­san­do que los ob­je­ti­vos in­fla­cio­na­rios su­pe­ran otras con­si­de­ra­cio­nes pue­de ge­ne­rar re­tra­so en es­te nue­vo ca­mino que en­fren­ta la eco­no­mía. Con­si­de­ra­cio­nes so­bre es­te as­pec­to es­pe­ro sean par­te de una agen­da coor­di­na­da del Go­bierno y el Banco Cen­tral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.