ISIS re­vin­di­ca ma­yor ma­tan­za en his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos

En tan­to, las reac­cio­nes de re­pu­dio no se hi­cie­ron es­pe­rar. El can­ci­ller chi­leno, He­ral­do Mu­ñoz, fue a la embajada de Es­ta­dos Uni­dos a en­tre­gar las con­do­len­cias.

Pulso - - Portada - PIERINA BERTONI

— La ame­na­za te­rro­ris­ta hizo es­ta vez blan­co en Es­ta­dos Uni­dos. Ello, lue­go de que un hom­bre iden­ti­fi­ca­do co­mo Omar Ma­teen abrió fue­go en un bar gay en Flo­ri­da, Es­ta­dos Uni­dos, ma­tan­do 50 per­so­nas y de­jan­do al me­nos 53 he­ri­dos, se­gún in­for­ma­ción ofi­cial.

Ma­teen, quien fue aba­ti­do por la po­li­cía, era hi­jo de in­mi­gran­tes si­rios. El FBI in­ves­ti­ga es­ta tra­ge­dia co­mo un ac­to te­rro­ris­ta, da­do que mi­nu­tos an­tes que el au­tor in­gre­sa­ra al re­cin­to ha­bría lla­ma­do al nú­me­ro de emer­gen­cia 911, ju­ran­do leal­tad al Es­ta­do Is­lá­mi­co (ISIS). Si bien es­ta in­for­ma­ción no fue co­rro­bo­ra­da en un pri­mer mo­men­to, du­ran­te la tar­de de ayer ISIS di­fun­dió dos co­mu­ni­ca­dos, uno en in­glés y otro en ára­be, se­ña­lan­do que el aten­ta­do fue co­me­ti­do “por un sol­da­do del Es­ta­do Is­la­mi­co”.

No obs­tan­te, el pa­dre de Omar Ma­teen ne­gó que su hi­jo tu­vie­ra víncu­los con ISIS, ex­pre­san­do que “es­to no tie­ne na­da que ver con la re­li­gión”.

Con es­to, lo que ha si­do ca­li­fi­ca­do co­mo la “ma­tan­za de Or­lan­do” es el ma­yor aten­ta­do en Es­ta­dos Uni­dos, des­de el ata­que a las To­rres Ge­me­las el 11 de sep­tiem­bre de 2001.

¿Qué ha pa­sa­do? El sá­ba­do en la no­che, Omar Mat­ten abrió fue­go en el pub Pul­se en Or­lan­do, Es­ta­dos Uni­dos, ma­tan­do 50 per­so­nas y de­jan­do más de 50 he­ri­dos.

¿Por qué ha pa­sa­do? El ata­can­te me­dian­te una lla­ma­da al 911, ju­ró su leal­tad al Es­ta­do Is­lá­mi­co y pos­te­rior­men­te el gru­po te­rro­ris­ta se atri­bu­yó el ata­que.

¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne? Es­te es el ata­que más gran­de que ha su­fri­do Es­ta­dos Uni­dos, des­de el aten­ta­do a las To­rres Ge­me­las el 11 de sep­tiem­bre del 2001. Es­to tam­bién sir­ve co­mo an­te­ce­den­te en el de­ba­te so­bre el con­trol de ar­mas que tie­ne Es­ta­dos Uni­dos, don­de por años su Pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma ha in­ten­ta­do fo­men­tar un ma­yor con­trol de ar­mas.

El ac­to ha si­do ca­ta­lo­ga­do co­mo la ma­sa­cre más gran­de ocu­rri­da en Es­ta­dos Uni­dos, per­pe­tua­da por un so­lo hom­bre.

Por lo mis­mo, ayer el Pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Ba­rack Oba­ma, ma­ni­fes­tó que el ata­que en el pub Pul­se “es un ac­to de te­rror y odio”.

Sin em­bar­go, Oba­ma ha de­bi­do en­fren­tar di­ver­sos crí­me­nes si­mi­la­res que se han pro­du­ci­do por ar­mas de fue­go, ya que la se­gun­da en­mien­da ame­ri­ca­na de­fien­de el de­re­cho a por­tar ar­mas. An­te es­tos ac­tos, es que Oba­ma se­ña­ló que “de­be­mos de­ci­dir si es­te es el ti­po de país que que­re­mos ser. No ha­cer na­da de for­ma ac­ti­va, tam­bién es una de­ci­sión”.

Se­gún la or­ga­ni­za­ción ame­ri­ca­na Brady Cam­paing, ca­da día mue­ren 31 per­so­nas en pro­me­dio por dis­pa­ros de otra per­so­na. Des­de di­ciem­bre de 2012, han ocu­rri­do 998 ti­ro­teos ma­si­vos en Es­ta­dos Uni­dos.

El go­ber­na­dor de Flo­ri­da, Rick Scott, de­cre­tó el es­ta­do de emer­gen­cia en to­do el es­ta­do tras el ti­ro­teo.

Des­de Chi­le, la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, ex­pre­só a tra­vés de su cuen­ta de Twit­ter, su cons­ter­na­ción por la ma­tan­za de Or­lan­do y se­ña­ló que “la vio­len­cia irra­cio­nal, sea cual sea su ori­gen, no tie­ne fun­da­men­to en so­cie­da­des li­bres y di­ver­sas co­mo la nor­te­ame­ri­ca­na y la nues­tra”.

El can­ci­ller He­ral­do Mu­ñoz acu­dió ayer a la embajada de EEUU pa­ra en­tre­gar las con­do­len­cias tras el ti­ro­teo y ex­pre­só que “és­te es un aten­ta­do que bus­ca in­fun­dir te­rror y más allá de Es­ta­dos Uni­dos, es con­tra la con­di­ción hu­ma­na y la diversidad. Nos afec­ta co­mo la so­cie­dad li­bre que so­mos. Só­lo ca­be el re­cha­zo ro­tun­do y la so­li­da­ri­dad con las víc­ti­mas y el go­bierno”.

REAC­CIO­NES DE RE­PU­DIO. En tan­to el em­ba­ja­dor de EEUU en Chi­le, Mi­chael Ham­mer, agra­de­ció el ges­to y ma­ni­fes­tó que “lo su­ce­di­do en Or­lan­do fue un ac­to de odio, pe­ro no nos va­mos a des­ani­mar, nos uni­re­mos co­mo país. Con­ti­nua­re­mos la lu­cha pa­ra ase­gu­rar la li­ber­tad, lo su­pe­rare­mos y sal­dre­mos más fuer­tes”.

Por su par­te, el Pre­si­den­te fran­cés, Fra­nçois Ho­llan­de, se­ña­ló que “el apo­yo to­tal de Fran­cia y de los fran­ce­ses a 50 muer­tos De­jo el ata­que a un pub gay en Or­lan­do, Flo­ri­da, el más gran­de lue­go de los ata­ques del 11 de sep­tiem­bre de 2001.

32 muer­tos Fue el re­sul­ta­do de la ma­tan­za de una uni­ver­si­dad en Vir­gi­nia Tech, el 16 de abril de 2007.

27 muer­tos El 14 de di­ciem­bre de 2012, un hom­bre de 20 años en­tró a la es­cue­la ele­men­tal Sandy Hoog en Con­nec­ti­cut, ma­tan­do a 20 ni­ños y 6 adul­tos, lue­go se sui­ci­dó.

23 muer­tos En oc­tu­bre de 1991, un hom­bre es­tre­lló su ca­mio­ne­ta y pos­te­rior­men­te dis­pa­ró ma­tan­do a 23 per­so­nas en una ca­fe­te­ría de Te­xas.

21 muer­tos En ju­lio de 1984, un guar­dia dis­pa­ró en un res­tau­ran­te de San Ysi­dro, Ca­li­for­nia, ma­tan­do a 21 per­so­nas. las au­to­ri­da­des y al pue­blo es­ta­dou­ni­den­se”

Es­pa­ña, a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, ca­li­fi­có el ata­que co­mo un “exe­cra­ble ac­to cri­mi­nal”.

El Vaticano, me­dian­te su por­ta­voz Fe­de­ri­co Lom­bar­di, tam­bién se su­mó a las ex­pre­sio­nes de re­pu­dio: “La te­rri­ble ma­sa­cre que ha te­ni­do lu­gar en Or­lan­do, que ha cau­sa­do nu­me­ro­sas víc­ti­mas inocen­tes, sus­ci­tó en el Pa­pa Fran­cis­co, y en ca­da uno de no­so­tros, sen­ti­mien­tos muy pro­fun­dos de exe­cra­ción y con­de­na, de do­lor, de con­fu­sión frente a es­ta nue­va ma­ni­fes­ta­ción de una lo­cu­ra ho­mi­ci­da y de un odio sin sen­ti­do”.

Los ac­tos de cam­pa­ña de la can­di­da­ta de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton, en don­de se­ría acom­pa­ña­da por el Pre­si­den­te Oba­ma, fue­ron sus­pen­di­dos; sin em­bar­go, los ac­tos del can­di­da­to re­pu­bli­cano Do­nald Trump no se mo­di­fi­ca­ron y el em­pre­sa­rio se­ña­ló a tra­vés de twit­ter que el li­de­raz­go de Es­ta­dos Uni­dos es dé­bil e inefec­ti­vo.

Pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.