E-Com­mer­ce: un desafío que no se de­ten­drá

A pe­sar de iniciativas co­mo los Cy­be­rDay o Cy­be­rMon­day, los chi­le­nos aún no in­te­gran el co­mer­cio elec­tró­ni­co en sus con­duc­tas.

Pulso - - Opinion - FER­NAN­DO LÓ­PEZ IERVASI

nos: las com­pras en lí­nea. No por na­da iniciativas co­mo Cy­be­rDay y Cy­be­rMon­day atraen al pú­bli­co y aca­pa­ran las pau­tas no­ti­cio­sas de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. De he­cho, la úl­ti­ma edi­ción de Cy­be­rDay ba­tió to­dos los ré­cords al fac­tu­rar unos im­pre­sio­nan­tes US$111 mi­llo­nes, se­gún la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de San­tia­go, su­peran­do en 80% las ga­nan­cias en tér­mi­nos reales en com­pa­ra­ción con el even­to del año pa­sa­do, y au­men­tan­do en diez ve­ces las ven­tas de un día nor­mal. Y res­pec­to del au­ge de la mo­vi­li­dad en Chi­le, Cy­be­rDay fue un re­fle­jo de es­to ya que 45% de las per­so­nas reali­zó sus bús­que­das des­de el smartp­ho­ne, ver­sus 36% que lo hi­zo en 2015.

Si bien es­ta for­ma de com­prar to­da­vía no es una prác­ti­ca cons­tan­te en la vi­da de los chi­le­nos, des­de Goo­gle ob­ser­va­mos que los usua­rios lo­ca­les sa­ben ca­da vez me­jor qué es lo que quie­ren, y eso se es­tá no­tan­do en sus bús­que­das. En ins­tan­cias co­mo es­te Cy­be­rDay, en que pre­do­mi­na­ron las con­sul­tas ge­né­ri­cas, vi­mos un au­men­to de 395% de pre­gun­tas aso­cia­das a mar­cas y pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos, mien­tras que las bús­que­das más am­plias o ge­ne­ra­les cre­cie­ron so­lo 61% si se com­pa­ran con Cy­be­rDay 2015. Tam­bién des­cu­bri­mos que hu­bo em­pre­sas que ex­pe­ri­men­ta­ron un 1.700% de cre­ci­mien­to de bús­que­das en re­la­ción al pro­me­dio que pre­sen­tan en un día nor­mal, lo que da cuen­ta de un usua­rio que es­tá ma­du­ran­do y se es­tá vol­vien­do cons­cien­te de sus intereses y ne­ce­si­da­des, uno que es­tá evo­lu­cio­nan­do y mi­gran­do a la vi­da online. Y aun­que en un prin­ci­pio las per­so­nas fue­ron re­ti­cen­tes al e-com­mer­ce, lo cier­to es que hoy 64% de los chi­le­nos con­fía en la ven­ta en lí­nea. de la in­dus­tria lo­cal, las pla­ta­for­mas son ca­da vez más ami­ga­bles, más se­gu­ras y la ex­pe­rien­cia del clien­te es ca­da vez más po­si­ti­va.

Ya te­ne­mos las he­rra­mien­tas: in­ter­net es­tá in­ser­to en nues­tros ho­ga­res, va cre­cien­do año a año pa­ra al­can­zar to­dos los rin­co­nes del país y se mue­ve a to­dos la­dos den­tro de nues­tros bol­si­llos. Con es­to en men­te, ac­ce­der a aque­llo que que­re­mos o ne­ce­si­ta­mos sin mo­ver más que nues­tros pul­ga­res y ha­cer clic, es tan fá­cil co­mo re­vi­sar el cli­ma o leer nues­tros co­rreos con so­lo un par de to­ques.

Así las co­sas, las em­pre­sas -gran­des, me­dia­nas y pe­que­ñas­tie­nen el in­tere­san­te desafío de su­bir­se al ca­rro del co­mer­cio online, que de­fi­ni­ti­va­men­te no se de­ten­drá, y de es­ta ma­ne­ra ha­cer que to­dos los días sean “cy­ber­days”. Por eso de­ben con­ti­nuar tra­ba­jan­do, en­tre otras co­sas, en ofre­cer una plus­va­lía real que in­cen­ti­ve a los con­su­mi­do­res a apos­tar por la com­pra web. Y pa­ra los usua­rios, la in­vi­ta­ción es a con­fiar en es­ta po­si­bi­li­dad e in­te­grar­la co­mo una so­lu­ción, es de­cir, co­mo una for­ma re­vo­lu­cio­na­ria de fa­ci­li­tar­nos la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.