R. La­bo­ral y ma­yor ju­di­cia­li­za­ción con el ve­to: “No nos gus­ta es­te es­ce­na­rio, pe­ro no es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad”

Da la im­pre­sión que los gru­pos ne­go­cia­do­res son re­co­no­ci­dos, pe­ro en la prác­ti­ca no po­drán ac­tuar por­que no tie­ne mar­co pa­ra ne­go­ciar, ¿es efec­ti­vo?

Pulso - - En Portada -

—Fi­nal­men­te el Go­bierno se de­ci­dió por ce­rrar com­ple­ta­men­te el de­ba­te de la re­for­ma la­bo­ral a tra­vés de la tra­mi­ta­ción del ve­to que anu­la los pac­tos de adap­ta­bi­li­dad, sin re­cu­rrir ni a una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pa­ra reponer la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal, ni a una ley cor­ta que acla­re va­cíos de la nor­ma.

La CUT es­tu­vo de acuer­do: “Fue una de­ci­sión acer­ta­da, en­ten­dien­do que el ca­mino pa­ra la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal no lo­gró ser com­pren­di­do a ca­ba­li­dad ni se lo­gró en­ten­der que el sen­ti­do fi­nal era res­ta­ble­cer los equi­li­brios. Aho­ra hay que avan­zar en la apro­ba­ción del ve­to, evi­tan­do con eso cual­quier po­ten­cial abu­so de la nor­ma”.

¿Con es­to se cie­rra el ca­pí­tu­lo de la re­for­ma la­bo­ral?

ce­na­rio nos obli­ga a es­tar más aten­tos de la lec­tu­ra y de có­mo se apli­ca­rá la ley. —Hay que mi­rar­lo con cui­da­do por­que hay dos lec­tu­ras que se pue­den sos­te­ner. Des­de un pun­to de vis­ta se pue­de se­ña­lar que hay un re­co­no­ci­mien­to más bien sim­bó­li­co de los gru­pos, pe­ro des­de el pun­to de vis­ta ju­rí­di­co se se­ña­la que el pro­yec­to es­ta­ble­ce dos mo­da­li­da­des de ne­go­cia­ción: re­gla­da pa­ra los sin­di­ca­tos y no re­gla­da que es la más pe­li­gro­sa, por­que se pue­de abor­dar des­de to­do a na­da en una me­sa de ne­go­cia­ción.

¿Y a esa po­drían re­cu­rrir los gru­pos ne­go­cia­do­res?

na du­da que al­gu­nos lo van a in­ten­tar. Aho­ra si el me­ca­nis­mo de ne­go­cia­ción de es­tos pac­tos que­da con­sa­gra­do en la ley se les ha­ce más fá­cil trans­for­mar­lo en nor­ma ge­ne­ral, y sin los pac­tos, si se aprue­ba el ve­to, el ca­mino se po­ne más di­fí­cil.

Pe­ro igual es una aris­ta abier­ta.

—Al fi­nal lo ter­mi­na­rán re­sol­vien­do los tri­bu­na­les, ellos mar­ca­rán la pau­ta, y has­ta aho­ra uno ha vis­to que en los tri­bu­na­les las nor­mas tien­den a ser ana­li­za­das en for­ma más mo­der­nas y no tan res­tric­ti­va co­mo el TC, pa­ra al­gu­nos es pro tra­ba­ja­dor aun­que yo pre­fie­ro de­cir que se ha­cen car­go del es­tán­dar in­ter­na­cio­nal, en­ton­ces cual­quie­ra que pre­ten­da abu­sar a tra­vés de la nor­ma ten­drá líos.

RE­LA­CIO­NES LA­BO­RA­LES “Hay un ries­go po­ten­cial de que se trans­for­me en un cam­po mi­na­do”. JU­DI­CIA­LI­ZA­CIÓN

¿Por qué la CUT apo­ya es­te ca­mino si sa­be que lle­va­rá a más con­flic­to y más ju­di­cia­li­za­ción de las re­la­cio­nes la­bo­ra­les?

—A no­so­tros no nos gus­ta es­te es­ce­na­rio, pe­ro no es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad. De­fen­di­mos la ti­tu­la­ri­dad pre­ci­sa­men­te pa­ra que no se lle­ga­ra a es­te pun­to, al cual lle­ga­mos por la in­tran­si­gen­cia de al­gu­nos sec­to­res. No se nos pue­de acha­car la res­pon­sa­bi­li­dad a quie­nes nun­ca es­tu­vi­mos de acuer­do con ir al TC, es­te en­tuer­to no es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad sino que re­cae en los pro­mo­to­res del re­que­ri­mien­to.

¿Cree que es­ta es una de­rro­ta del mi­nis­tro Val­dés?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.