“Los da­tos de la eco­no­mía chi­le­na mues­tran una de­bi­li­dad es­truc­tu­ral pro­lon­ga­da”

—Pro­yec­ta que las al­zas del PIB 2016 y 2017 es­ta­rán en­tre 1,5% y 2,5%. —Se­ña­la que la pro­lon­ga­ción de la ex­pan­sión mo­ne­ta­ria no va a re­sol­ver el pro­ble­ma del cre­ci­mien­to.

Pulso - - Economia & Dinero - Una en­tre­vis­ta de CAR­LOS ALON­SO M.

EL ECO­NO­MIS­TA je­fe pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na de Moody’s, Alfredo Cou­ti­ño, tie­ne una mi­ra­da som­bría del pa­no­ra­ma eco­nó­mi­co de Chi­le y un jui­cio crí­ti­co so­bre el ac­cio­nar que ha te­ni­do el Ban­co Cen­tral en su ma­ne­jo de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria pa­ra el con­trol in­fla­cio­na­rio. Ade­más, pa­ra el cor­to pla­zo no ve una re­cu­pe­ra­ción de la in­ver­sión. “Chi­le ne­ce­si­ta re­gre­sar a la dis­ci­pli­na eco­nó­mi­ca e im­ple­men­tar re­for­mas de co­mún con­sen­so con el sec­tor pri­va­do y la so­cie­dad”, plan­tea.

El Ban­co Cen­tral ajus­tó su pro­yec­ción de cre­ci­mien­to pa­ra 2016 a un ran­go de 1,25%-2% mien­tras que pa­ra el pró­xi­mo año fi­jó un ran­go de 2% y 3%. ¿Com­par­te esa pro­yec­ción pa­ra Chi­le?

—Los da­tos du­ros arro­ja­dos por la eco­no­mía chi­le­na mues­tran una de­bi­li­dad es­truc­tu­ral pro­lon­ga­da, la cual re­quie­re de so­lu­cio­nes que van a tar­dar tiem­po pa­ra me­jo­rar la ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to. Así, pa­ra 2016 y 2017, el cre­ci­mien­to es­ta­rá en el ran­go de 1,5% a 2,5%.

¿Ve pro­ba­ble que las ex­pec­ta­ti­vas tan­to de con­su­mi­do­res co­mo em­pre­sa­rios se re­cu­pe­ren en el cor­to pla­zo?

—Si las au­to­ri­da­des lo­gran des­tra­bar la con­fian­za con ac­cio­nes con­tun­den­tes y con­vin­cen­tes y la dis­ci­pli­na ma­cro­eco­nó­mi­ca re­gre­sa, en­ton­ces es po­si­ble em­pe­zar a ver un me­jo­ra­mien­to de las ex­pec­ta­ti­vas. Has­ta aho­ra, la pro­yec­ción del BC só­lo in­cor­po­ra el “su­pues­to” de me­jo­ra­mien­to de las ex­pec­ta­ti­vas, pe­ro no se plan­tean ac­cio­nes con­cre­tas pa­ra lo­grar­lo, so­bre to­do en ma­te­ria fis­cal y mo­ne­ta­ria.

¿Qué de­be­ría pa­sar pa­ra que se pro­duz­ca un shock po­si­ti­vo en las ex­pec­ta­ti­vas?

—Pri­me­ro, el país de­be de­jar de se­guir po­nien­do es­pe­ran­zas en un ma­ne­jo ma­cro­eco­nó­mi­co ex­pan­si­vo, el cual ha de­mos­tra­do ser bas­tan­te inefec­ti­vo. La de­bi­li­dad de la eco­no­mía es es­truc­tu­ral, por lo que se re­quie­ren so­lu­cio­nes es­truc­tu­ra­les, no pa­lia­ti­vas tran­si­to­rias de po­lí­ti­cas ex­pan­si­vas. Lo que se ne­ce­si­ta es en­ton­ces un pro­gra­ma in­te­gral que res­tau­re la con­fian­za de tal ma­ne­ra que lo­gre la ace­le­ra­ción de la úni­ca fuen­te de cre­ci­mien­to per­ma­nen­te: la acu­mu­la­ción de ca­pi­tal, tan­to fí­si­co co­mo hu­mano.

En cuan­to a la in­ver­sión, el BC ajus­tó la pro­yec­ción de 0,5% a una caí­da de 2,4%, ¿ve que el ci­clo de des­ace­le­ra­ción de la in­ver­sión ha si­do más pro­fun­do de lo es­pe­ra­do y que aún no ha to­ca­do fon­do?

—Es­ta des­in­ver­sión no só­lo es pro­duc­to del ci­clo de la mi­ne­ría, co­mo mu­chos ar­gu­men­tan, sino tam­bién, y en ma­yor me­di­da, de una re­ti­cen­cia de la in­ver­sión pri­va­da an­te la pér­di­da de cre­di­bi­li­dad tan­to en el ma­ne­jo de las re­for­mas co­mo de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca mis­ma. Un ejem­plo es la pro­lon­ga­da ex­pan­sión mo­ne­ta­ria que no só­lo ha si­do inefec­ti­va pa­ra le­van­tar el cre­ci­mien­to, sino que in­clu­so ha es­ta­do ali­men­tan­do a la in­fla­ción es­truc­tu­ral.

¿Cuá­les son sus pers­pec­ti­vas pa­ra la in­ver­sión? ¿Se po­drá re­cu­pe­rar el pró­xi­mo año?

—La in­ver­sión pri­va­da só­lo em­pe­za­rá a re­cu­pe­rar­se cuan­do se re­co­bre la con­fian­za y cre­di­bi­li­dad, mas no por de­cre­to o bue­nos de­seos po­lí­ti­cos. Chi­le ne­ce­si­ta re­gre­sar a la dis­ci­pli­na eco­nó­mi­ca e im­ple­men­tar re­for­mas de co­mún con­sen­so con el sec­tor pri­va­do y la so­cie­dad. Pa­ra es­to úl­ti­mo se re­quie­re to­do un tra­ba­jo de li­de­raz­go po­lí­ti­co y ha­bi­li­dad ne­go­cia­do­ra.

¿Có­mo ha vis­to el ma­ne­jo de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria por par­te del Ban­co Cen­tral?

—Las pre­sio­nes de de­man­da la han man­te­ni­do (a la in­fla­ción) por en­ci­ma del lí­mi­te su­pe­rior de 4% des­de ha­ce más de un año y me­dio, en un am­bien­te de pa­si­vi­dad mo­ne­ta­ria. De he­cho, la ta­sa de in­te­rés se ha man­te­ni­do en te­rri­to­rio ex­pan­si­vo des­de me­dia­dos de 2014. Es de­cir, la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria no se ha usa­do pa­ra el fin que se le ha asig­na­do: pre­ser­var la es­ta­bi­li­dad de pre­cios.

Al­gu­nos eco­no­mis­tas plan­tean que no es sos­te­ni­ble que el BC man­ten­ga por un pe­río­do pro­lon­ga­do el ses­go res­tric­ti­vo, cuan­do el es­ce­na­rio más pro­ba­ble es que no suba la TPM, ¿cuál es su vi­sión al res­pec­to?

—Las con­di­cio­nes no son res­tric­ti­vas, sino ex­pan­si­vas: la Ta­sa de Po­lí­ti­ca Mo­ne­ta­ria (TPM) no­mi­nal es 3,5% y la in­fla­ción es­tá aún por en­ci­ma de 4%, lo cual da una ta­sa real ne­ga­ti­va. Ade­más, el ma­ne­jo mo­ne­ta­rio siem­pre es más efec­ti­vo cuan­do las ac­cio­nes ver­ba­les son se­gui­das de ac­cio­nes con­cre­tas en la mis­ma di­rec­ción. Se pier­de cre­di­bi­li­dad cuan­do se di­ce una co­sa y no se ha­ce, o peor aun cuan­do se ha­ce lo con­tra­rio. Mi opi­nión es que más tem­prano que tar­de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria va a ser for­za­da a nor­ma­li­zar­se, de lo con­tra­rio, se co­rre el ries­go de que la in­fla­ción se vuel­va más ter­ca y de­te­rio­re las ex­pec­ta­ti­vas y la cre­di­bi­li­dad.

TA­SA DE IN­TE­RÉS “Más tem­prano que tar­de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria va a ser for­za­da a nor­ma­li­zar­se”.

¿Cuán­do el BC de­be avan­zar ha­cia un ni­vel más neu­tral de la ta­sa de in­te­rés?

PIB PO­TEN­CIAL “Se es­pe­ra que con un cre­ci­mien­to de 2% en 2016 y nu­lo avan­ce en la in­ver­sión, el po­ten­cial se reduzca a 2,8%”.

—El Cen­tral de­bió ha­ber nor­ma­li­za­do des­de el año pa­sa­do, cuan­do la in­fla­ción es­truc­tu­ral lle­gó a 5%, de tal for­ma que aho­ra es­tá atra­sa­do. Es evi­den­te que la pro­lon­ga­ción de la ex­pan­sión mo­ne­ta­ria no va a re­sol­ver el pro­ble­ma del cre­ci­mien­to, por lo que el instrumento de­be usar­se pa­ra so­lu­cio­nar la per­sis­ten­te in­fla­ción. Lo recomendable en­ton­ces se­ría que la TPM se si­túe al­re­de­dor de 4% pa­ra fi­na­les del año.

RE­CU­PE­RA­CIÓN “La in­ver­sión pri­va­da só­lo em­pe­za­rá a re­cu­pe­rar­se cuan­do se re­co­bre la con­fian­za y la cre­di­bi­li­dad”.

¿Cuán­to es­pa­cio tie­ne el gas­to pú­bli­co pa­ra cre­cer en el Pre­su­pues­to 2017, y que a la vez sea cohe­ren­te con la me­ta de ir re­du­cien­do en 0,25% el dé­fi­cit fis­cal es­truc­tu­ral?

—La apli­ca­ción efec­ti­va de la re­gla es­truc­tu­ral re­co­men­da­ría un cre­ci­mien­to real del gas­to pú­bli­co es­truc­tu­ral a lo más si­mi­lar al cre­ci­mien­to po­ten­cial, de al­re­de­dor de 3%. Sin em­bar­go, pa­ra em­pe­zar a re­du­cir el dé­fi­cit es­truc­tu­ral en un cuar­to de pun­to por­cen­tual del PIB, el gas­to pú­bli­co real de­be­ría cre­cer en me­nos de 3%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.