“La ban­ca es­tá con la peor ima­gen de úl­ti­mos 20 o 30 años”

— “La trans­pa­ren­cia es pe­li­gro­sa, por­que po­ne en evi­den­cia to­do lo bueno y to­do lo ma­lo”, se­ña­la. —Con 30 años de ex­pe­rien­cia en la ban­ca, afir­ma que el país es­tá al de­be en ma­te­ria de pro­duc­ti­vi­dad e in­no­va­ción.

Pulso - - Portada - VÍC­TOR TO­LE­DO

HA­CE 30 años que par­ti­ci­pa en la in­dus­tria ban­ca­ria. An­tes, fue es­tan­do al fren­te de las fi­lia­les chi­le­nas de ban­cos in­ter­na­cio­na­les co­mo Ci­ti­bank o ABN Am­ro -a lo que se agre­gan las fun­cio­nes en Fran­cia, Bél­gi­ca e In­gla­te­rra- y hoy des­de el di­rec­to­rio de Ban­co BTG Pac­tual Chi­le. Co­mo ac­tual di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Stra­tegy& (ex Booz & Com­pany) se­ña­la que lo que le atra­jo de la con­sul­to fue la po­si­bi­li­dad de man­te­ner una mi­ra­da glo­bal, en la que se apo­ya a la ho­ra de ana­li­zar los fe­nó­me­nos que se es­tán dan­do en el país, así co­mo pa­ra se­ña­lar que la ban­ca lo­cal es­tá en un pro­ce­so de trans­for­ma­ción, pe­ro aún in­ci­pien­te.

¿Cuál es su áni­mo so­bre la tra­yec­to­ria de la eco­no­mía lo­cal a la luz de lo que es­tá pa­san­do?

—Lo que se nos ol­vi­da es que por las ra­zo­nes que sea, lo que se ha vi­vi­do en la his­to­ria eco­nó­mi­ca del mun­do son ci­clos. Hay ci­clos de desa­rro­llo ace­le­ra­do, otros lar­gos de pros­pe­ri­dad, ci­clos que son más com­pli­ca­dos y hay ci­clos de des­ace­le­ra­ción, e in­clu­so de cri­sis; és­ta es una rue­da que se re­pi­te en el mun­do y tam­bién en Chi­le. Me lla­ma la aten­ción la sor­pre­sa o el desáni­mo que pro­du­ce una de­ter­mi­na­da des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca, que en al­gún mi­nu­to tie­ne que ver tam­bién con la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal, con el pre­cio del co­bre, etc, etc. Tam­bién hay fac­to­res in­ter­nos, pe­ro no hay que ras­gar ves­ti­du­ras.

Es de­cir, lo ve co­mo un ci­clo ab­so­lu­ta­men­te nor­mal…

—Un ci­clo nor­mal, pe­ro los ci­clos tam­bién tie­nen sus ex­pli­ca­cio­nes, hay ra­zo­nes in­ter­nas y ra­zo­nes ex­ter­nas. Las ra­zo­nes ex­ter­nas son de po­co con­trol (…) y el otro ele­men­to son los fac­to­res in­ter­nos. En el ca­so de Chi­le, el fac­tor que es­tá com­pli­can­do bas­tan­te el te­ma tie­ne que ver con el po­co con­sen­so que pro­vo­can las re­for­mas pro­pues­tas. .

¿Lo más de­li­ca­do fue plan­tear una se­rie de re­for­mas al mis­mo tiem­po o fue el ti­po de re­for­mas?

—Es­te te­ma lo po­de­mos di­vi­dir en dos, las re­for­mas co­mo con­cep­to y des­pués la eje­cu­ción de és­tas. Una de las co­sas que he apren­di­do es que hay dos eta­pas bien mar­ca­das: una es la es­tra­te­gia y otra es la eje­cu­ción y la pre­gun­ta es siem­pre si es me­jor una nue­va es­tra­te­gia y una ma­la eje­cu­ción o una ma­la es­tra­te­gia y una bue­na eje­cu­ción. Si mi­ra­mos al país, la es­tra­te­gia y la eje­cu­ción son muy im­por­tan­tes. Tú pue­des te­ner una re­for­ma, co­mo la tri­bu­ta­ria, que pue­de ser una bue­na idea des­de el pun­to de vis­ta país pa­ra alle­gar más re­cur­sos y po­der fi­nan­ciar cier­tas co­sas, pe­ro otra co­sa có­mo se im­ple­men­ta.

¿Y acá fa­lla­ron las dos co­sas, la es­tra­te­gia y la eje­cu­ción?

—Apa­ren­te­men­te hay te­mas o rui­dos en am­bas áreas.

Ha­ce un tiem­po se dis­cu­tía qué es lo que pe­sa­ba más en el con­tex­to eco­nó­mi­co, los fac­to­res in­ter­nos o los ex­ter­nos. ¿Có­mo lo ve us­ted?

—Am­bos fac­to­res se com­bi­nan, es muy di­fí­cil cuan­ti­fi­car si es ex­terno o in­terno. La dis­cu­sión es un po­co es­té­ril, cuan­do los he­chos es­tán ya so­bre la me­sa. La dis­cu­sión que me gus­ta­ría ver es có­mo ayu­da­mos, có­mo sa­li­mos ade­lan­te y có­mo efec­ti­va­men­te me­jo­ra­mos aque­llas co­sas que te­ne­mos sub­sa­nar pa­ra que el país es­té me­jor. Y un te­ma cen­tral en el cual el país es­tá al de­be tie­ne que ver con la pro­duc­ti­vi­dad y con la in­no­va­ción.

A lo lar­go de los años se ha tra­ba­ja­do va­rias agendas; el Go­bierno ha­ce po­co anun­ció una se­rie de me­di­das. Sin em­bar­go, al­go pa­sa y al­gu­nas ideas que­dan só­lo en bue­nas in­ten­cio­nes.

—El te­ma de pro­duc­ti­vi­dad es un te­ma per­ma­nen­te, que atra­vie­sa go­bier­nos, ci­clos eco­nó­mi­cos, etc, Es una lí­nea que te atra­vie­sa to­dos es­tos efec­tos y so­bre la cual siem­pre tie­nes que ha­cer una ga­nan­cia; es lo que los grin­gos lla­man per­ma­nent pro­cess

im­pro­ve­ment, siem­pre pue­des me­jo­rar lo que ya es­tá bueno. Stra­tegy&, que es don­de es­toy aho­ra, me ha per­mi­ti­do ob­ser­var mu­chas in­dus­trias y lo que se ve es que hay un en­fo­que en la efi­cien­cia o en gas­tar me­nos, pe­ro no en pro­duc­ti­vi­dad, en­ten­di­da co­mo ha­cer más con lo mis­mo.

Cuan­do ha­bla­mos de pro­duc­ti­vi­dad país, en la que ne­ce­sa­ria­men­te de­be ha­ber co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da, ¿pue­de es­tar in­ci­dien­do la des­con­fian­za que se ha aden­tra­do en Chi­le?

—Pe­ro ese es el es­ce­na­rio; si hay un buen ne­go­cio, yo lo voy a ha­cer igual…

Pe­ro cuan­do hay des­con­fian­za, por ejem­plo ha­cia el sec­tor pri­va­do, a lo me­jor va a cos­tar más que en el Con­gre­so mu­chas de las me­di­das se aprue­ben. ¿Có­mo se avan­za en ge­ne­rar con­fian­zas?

—Eso par­te por te­ner un ob­je­ti­vo co­mún; por­que si no lo hay, con con­fian­za o des­con­fian­za no pa­sa na­da. Es más im­por­tan­te te­ner un ob­je­ti­vo co­mún y ahí ire­mos ma­ne­jan­do las con­fian­zas o las des­con­fian­zas en el pro­ce­so de al­can­zar ese ob­je­ti­vo.

¿Hay un ob­je­ti­vo co­mún en­tre el sec­tor pú­bli­co y el sec­tor pri­va­do?

—De lo que yo ob­ser­vo, des­de el sec­tor pú­bli­co hay una ma­yor in­ten­ción que al ini­cio del Go­bierno de in­cor­po­rar al sec­tor pri­va­do y cons­truir es­ta co­la­bo­ra­ción pú­bli­co pri­va­da. Tam­bién ob­ser­vo que por su­pues­to el sec­tor em­pre­sa­rial va a par­ti­ci­par en lo que se crea que son bue­nos ne­go­cios. ¿Por qué no re­sul­ta? Por­que es­ta­mos en un pro­ble­ma de eje­cu­ción. Hay cier­tas ba­rre­ras que no he­mos po­di­do cru­zar. Tan­to los em­pre­sa­rios co­mo la gen­te de Go­bierno pue­den ayu­dar en que se avan­ce en ello. Por­que el te­ma de la des­con­fian­za, de la fal­ta de cre­di­bi­li­dad, hoy atra­vie­sa trans­ver­sal­men­te to­dos los es­ta­men­tos de la so­cie­dad, en Chi­le y el mun­do. Creo que las re­des so­cia­les y la in­ter­co­mu­ni­ca­ción que tie­nen las per­so­nas, nun­ca vis­ta an­tes en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, ha­ce que las co­sas ma­las y las bue­nas se se­pan en el mi­nu­to y eso va ge­ne­ran­do trans­pa­ren­cia y la trans­pa­ren­cia es pe­li­gro­sa…

NUE­VA FOR­MA DE HA­CER... “To­do de­be pa­sar por el ce­da­zo de la trans­pa­ren­cia. Pe­ro no es­ta­mos acos­tum­bra­dos a eso”.

TRA­YEC­TO­RIA DE LA ECO­NO­MÍA “Me lla­ma la aten­ción el desáni­mo que pro­du­ce una de­ter­mi­na­da des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca”.

…si no se sa­be ma­ne­jar…

—Sí, cla­ra­men­te la trans­pa­ren­cia es pe­li­gro­sa, por­que po­ne en evi­den­cia to­do lo bueno y to­do lo ma­lo. Pe­ro la trans­pa­ren­cia pa­re­cie­ra que vino pa­ra que­dar­se, hoy es­tá en to­das par­tes, en las cuen­tas que es­tán afue­ra, en las cuen­tas que es­tán aden­tro, en lo que tú ha­ces, en la for­ma en có­mo desa­rro­llas tu ne­go­cio, etc. Y eso es nue­vo aquí y en el mun­do.

¿A quié­nes les ha cos­ta­do más li­diar con la trans­pa­ren­cia?

—To­do tie­ne que pa­sar por el ce­da­zo de la trans­pa­ren­cia. Pe­ro no es­ta­mos acos­tum­bra­dos a eso en Chi­le; cla­ra­men­te no es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos a la trans­pa­ren­cia. Las co­sas se ha­cían, bue­nas o ma­las, bus­can­do me­ca­nis­mos pa­ra lo­grar ob­je­ti­vos sin te­ner en cuen­ta que es­to iba a ser to­tal­men­te trans­pa­ren­te y al­go que an­tes pa­re­cía bien, co­mún, nor­mal, de pron­to de­jó de ser­lo. Y ese fe­nó­meno lo ob­ser­vo en otras par­tes del mun­do.

Es­ta trans­pa­ren­cia que lle­gó pa­ra que­dar­se, ¿có­mo es­tá cam­bian­do la ló­gi­ca del sec­tor pri­va­do?

—Pe­ro no só­lo por la trans­pa­ren­cia, sino que tam­bién por el con­cep­to de sus­ten­ta­bi­li­dad. La trans­pa­ren­cia y la sus­ten­ta­bi­li­dad son dos ele­men­tos que ha­cen que ha­ya que ope­rar de ma­ne­ra dis­tin­ta y el sec­tor pri­va­do ha si­do gol­pea­do con to­das es­tas no­ti­cias que son de pú­bli­co co­no­ci­mien­to en la pren­sa, lo mis­mo que el Go­bierno. Por ello di­go que el te­ma de des­con­fian­za o fal­ta de cre­di­bi­li­dad es trans­ver­sal; el país de­be ha­cer­se car­go.

Pe­ro pa­ra el sec­tor pri­va­do de­be­ría im­pli­car un rear­me, por­que

—Creo que hay un pro­ce­so de trans­for­ma­ción. Se es­tán in­cor­po­ran­do nue­vas for­mas, lo que pa­só úl­ti­ma­men­te con em­pre­sas em­ble­má­ti­cas en Chi­le, así co­mo con gru­pos em­ble­má­ti­cos, par­tien­do con el ca­so de Pen­ta y ter­mi­nan­do con CMCP es­tá lle­van­do a que pa­sen dos co­sas, que creo que es­tán en un ini­cio de trans­for­ma­ción: hay un cam­bio ca­si ge­ne­ra­cio­nal en mu­chos gru­pos y lo otro es que se es­tán in­cor­po­ran­do téc­ni­cas y pro­ce­di­mien­tos y con­trol de cla­se mun­dial. El com­plian­ce of­fi­cer, que es­tá pa­ra de­cir si es­tá bien he­cho más allá de la ley, por ejem­plo, no exis­tía. Hay gran­des em­pre­sas que re­cién lo es­tán in­cor­po­ran­do. Lo que es­tá co­rrec­to o in­co­rrec­to no es­tá en la ley; no por­que no es­té en la ley es­tá bien. En el te­ma me­dioam­bien­tal se pue­den cum­plir to­das las nor­mas pa­ra un pro­yec­to, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que es­té bien.

¿Du­ran­te mu­chos años se tran­si­tó al fi­lo de la ley?

—No, por­que aho­ra tie­nes que in­cor­po­rar un ele­men­to que es la opi­nión de la co­mu­ni­dad y eso no es nue­vo de Chi­le, pa­só en to­dos los paí­ses desa­rro­lla­dos. No bas­ta con cum­plir la ley, hay que ha­cer lo que es co­rrec­to des­de el pun­to de vis­ta de la co­mu­ni­dad. Si la ley me di­ce que pue­do con­ta­mi­nar has­ta un cier­to ran­go, pe­ro la co­mu­ni­dad pien­sa que esa con­ta­mi­na­ción es más de lo que pue­den so­por­tar, el pro­yec­to no es bueno. Es otra for­ma de pen­sar. Y es por eso que des­de ha­ce 10 años he es­ta­do pre­di­can­do en el de­sier­to con el te­ma de sus­tan­ta­ble fi­nan­ce, usar las fi­nan­zas sustentables, usar el ca­pi­tal pa­ra fi­nan­ciar e in­cor­po­rar to­das es­tas me­di­cio­nes de ries­go me­dioam­bien­tal y de ries­gos so­cia­les, que van mu­cho más allá de lo que di­ce la ley.

GO­BIERNO COR­PO­RA­TI­VO SBIF “Fren­te a una cri­sis se re­quie­re una ac­tua­ción rá­pi­da, un co­mi­té no es rá­pi­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.