Ve­to a re­for­ma: una nue­va ma­la se­ñal

Que el Go­bierno ha­ya de­ci­di­do se­guir ade­lan­te con el ve­to a la Re­for­ma La­bo­ral, tras des­car­tar ne­go­ciar una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, es un re­vés pa­ra las in­ten­cio­nes de me­jo­rar con­fian­zas.

Pulso - - Opinion -

SIN DU­DA, el fin de se­ma­na pa­sa­do el te­ma de dis­cu­sión fue la de­ci­sión del Go­bierno de des­car­tar la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal pa­ra reponer la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal en la Re­for­ma La­bo­ral, lue­go de que el fa­llo del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal lo de­cla­ra­ra in­cons­ti­tu­cio­nal. Ade­más, el Eje­cu­ti­vo de­ci­dió tra­mi­tar el ve­to a los pac­tos de adap­ta­bi­li­dad del pro­yec­to. De es­ta for­ma, se con­fir­ma­ron los prin­ci­pa­les te­mo­res: el Go­bierno pa­re­ce ha­ber ac­tua­do más con un afán de re­van­cha que pen­san­do en el mer­ca­do la­bo­ral del fu­tu­ro. Ade­más, y tal co­mo re­co­no­cie­ron las au­to­ri­da­des, ha­brá un in­cre­men­to en la ju­di­cia­li­za­ción a raíz de es­ta zo­na gris que se pro­vo­ca­rá con es­ta re­for­ma. ¿Quién pue­de que­dar sa­tis­fe­cho con una re­for­ma que, fi­nal­men­te, ter­mi­na­rá apli­can­do ca­so a ca­so la jus­ti­cia chi­le­na?

El pro­pio mi­nis­tro de Ha­cien­da re­co­no­ció ayer su in­co­mo­di­dad, lo que tam­bién re­sul­ta preo­cu­pan­te y re­fle­ja las per­ma­nen­tes dos al­mas de la Nue­va Ma­yo­ría: los par­ti­da­rios del “rea­lis­mo” ver­sus el gru­po que se in­cli­na por el “sin re­nun­cia”.

“Ha­bría por su­pues­to pre­fe­ri­do, por le­jos, lle­gar a un acuer­do, te­ner una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal y pac­tos de adap­ta­bi­li­dad”, di­jo Ro­dri­go Val­dés. “Ha­bría que­da­do más tran­qui­lo en otro es­ce­na­rio, pe­ro pa­ra eso ne­ce­si­tá­ba­mos el con­cur­so de la opo­si­ción y no lo tu­vi­mos”, con­clu­yó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.