Pri­me­ra Mi­ra­da No son los chi­nos

Pulso - - Intro - JUAN IG­NA­CIO EY­ZA­GUI­RRE— In­ge­nie­ro ci­vil PUC y MBA-MPA Har­vard

L—por

AS PO­LÍ­TI­CAS añe­jas no son ex­clu­si­vas de nues­tro país. En la ca­rre­ra por la Ca­sa Blan­ca, Trump ha ata­ca­do sin es­crú­pu­los el li­bre co­mer­cio. Hi­llary, do­ble­ga­da an­te las con­sig­nas y de­ses­pe­ra­da por po­pu­la­ri­dad, se su­mó trai­cio­nan­do las po­lí­ti­cas que im­pul­só des­de el De­par­ta­men­to de Es­ta­do. Pa­ra­dó­ji­co. Los can­di­da­tos a li­de­rar la na­ción que lle­vó al mun­do a un or­den li­be­ral, ba­jo las má­xi­mas del ata­can con inusual fuer­za el li­bre co­mer­cio, uno de sus pi­la­res fun­da­men­ta­les. Trump ha co­se­cha­do el vo­to frus­tra­do a pun­ta de ata­ques al TPP, el acuer­do co­mer­cial más re­le­van­te del si­glo XXI, ar­gu­men­tan­do que Ja­pón se ro­ba­rá los pues­tos de tra­ba­jo que que­dan en la in­dus­tria au­to­mo­triz nor­te­ame­ri­ca­na. En la mis­ma lí­nea, pro­pu­so ba­rre­ras ta­ri­fa­rias de 45% pa­ra las im­por­ta­cio­nes chi­nas. Y ha cri­ti­ca­do du­ra­men­te al Nafta co­mo la puer­ta con que la­dro­nes me­xi­ca­nos se hi­cie­ron de em­pleos nor­te­ame­ri­ca­nos. Las con­sig­nas de Trump ca­la­ron pro­fun­do a pe­sar del des­em­pleo de 5%. Tras ese gua­ris­mo se es­con­de una reali­dad más com­ple­ja: el des­em­pleo en­tre los gra­dua­dos uni­ver­si­ta­rios es una frac­ción (2,3%) de la fuer­za la­bo­ral

Was­hing­ton Con­sen­sus,

me­nos ca­li­fi­ca­da (7,4%) cu­ya ren­ta pro­me­dio ca­si no ha cre­ci­do en tér­mi­nos reales en las úl­ti­mas dé­ca­das. Pa­ra ellos, la cri­sis fi­nan­cie­ra pa­re­cie­ra no ha­ber ter­mi­na­do to­da­vía. Cul­par de es­tos ma­les a chi­nos y a me­xi­ca­nos es ten­ta­dor. Pe­ro po­co se­rio. Un es­tu­dio re­cien­te ar­gu­men­ta que 85% de los em­pleos de ma­nu­fac­tu­ra en Es­ta­dos Uni­dos des­apa­re­cie­ron por me­jo­ras pro­duc­ti­vas. ¡Es la tec­no­lo­gía! Por ella, mi­llo­nes de em­pleos se des­tru­ye­ron y mu­chos más lo ha­rán. Así, ca­da vez se­rá más di­fí­cil de­fen­der el li­bre co­mer­cio. La his­to­ria de co­mien­zos de si­glo XX po­dría re­pe­tir­se. Aca­ba­da la Pri­me­ra Gue­rra, el mun­do pa­só a una gue­rra de ta­ri­fas aran­ce­la­rias que en­tor­pe­ció la eco­no­mía mun­dial. Va­rias dé­ca­das pa­sa­ron pa­ra cons­truir nue­va­men­te un or­den li­be­ral y des­tra­bar el co­mer­cio global. En el in­ter­tan­to, en Chi­le en lu­gar de una Re­for­ma La­bo­ral añe­ja, de­bié­se­mos pri­vi­le­giar po­lí­ti­cas que den di­na­mis­mo al mer­ca­do la­bo­ral acom­pa­ña­das de ca­pa­ci­ta­cio­nes efec­ti­vas que man­ten­gan una fuer­za la­bo­ral mo­der­na y vi­gen­te. Se­rá es­to lo que man­ten­ga a ra­ya la frus­tra­ción, el des­em­pleo y la ame­na­za la­ten­te de po­lí­ti­cos po­pu­lis­tas.

@jiey­za­gui­rre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.