El po­ten­cial de la edu­ca­ción on­li­ne

Co­mo ha pa­sa­do en otros ca­sos, es­te fe­nó­meno ya es­tá aquí y es me­jor an­ti­ci­par­se y pre­pa­rar­se, y no reac­cio­nar de for­ma tar­día.

Pulso - - Opinion - GON­ZA­LO LA­RRA­GUI­BEL

y Eu­ro­pa, y úl­ti­ma­men­te tam­bién en Amé­ri­ca La­ti­na. En paí­ses co­mo Aus­tra­lia, Es­pa­ña y Reino Uni­do, el 15% de los alum­nos ya es­tá ha­cien­do sus es­tu­dios ex­clu­si­va­men­te on­li­ne, y en EEUU uno de ca­da tres alum­nos es­tá cur­san­do al me­nos una asig­na­tu­ra de ma­ne­ra re­mo­ta. En Chi­le, el ni­vel de pe­ne­tra­ción de la edu­ca­ción on­li­ne es aún ba­jo (~3%), pe­ro da­do el rit­mo de cre­ci­mien­to que es­tá mos­tran­do se es­ti­ma que pa­ra 2020 unos 150.000 alum­nos (10% del to­tal) ya es­tén cur­san­do pro­gra­mas full on­li­ne o se­mi­pre­sen­cia­les, al­go que las po­lí­ti­cas pú­bli­cas en ma­te­ria de edu­ca­ción han ig­no­ra­do has­ta aho­ra.

Hoy la edu­ca­ción on­li­ne es pro­vis­ta tan­to por ins­ti­tu­cio­nes es­pe­cia­li­za­das (por ejem­plo, Khan Aca­demy, Cour­se­ra, et­cé­te­ra) co­mo por ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior tra­di­cio­na­les. Las pri­me­ras ofre­cen di­ver­sos re­cur­sos de edu­ca­ción re­mo­ta, ta­les co­mo los MOOC (Mas­si­ve On­li­ne Open Cour­ses), mien­tras que las se­gun­das es­tán ofre­cien­do prin­ci­pal­men­te ver­sio­nes full on­li­ne o se­mi­pre­sen­cia­les de los pro­gra­mas que ya en­tre­gan fí­si­ca­men­te a sus alum­nos.

Re­vi­san­do los re­sul­ta­dos de la encuesta ITC Sur­vey, rea­li­za­da a lí­de­res aca­dé­mi­cos de EEUU, ve­mos que 63% de los en­cues­ta­dos con­si­de­ra la edu­ca­ción on­li­ne co­mo un as­pec­to crí­ti­co pa­ra el éxi­to de la es­tra­te­gia de lar­go pla­zo de sus ins­ti- tu­cio­nes. Es­to es fá­cil de en­ten­der si con­si­de­ra­mos que una ins­ti­tu­ción de edu­ca­ción su­pe­rior con un só­li­do mo­de­lo on­li­ne se­rá ca­paz de lo­grar al me­nos cua­tro gran­des co­sas:

Me­jo­rar ra­di­cal­men­te la ex­pe­rien­cia de apren­di­za­je de sus alum­nos. Un pro­gra­ma de edu­ca­ción on­li­ne es per­so­na­li­za­do, fle­xi­ble e in­ter­ac­ti­vo. La UOC -Uni­ver­si­tat Ober­ta de Ca­ta­lun­ya- en Bar­ce­lo­na ofre­ce a sus alum­nos ru­tas de apren­di­za­je a la me­di­da de ca­da uno, tan­to en con­te­ni­do co­mo en rit­mo de avan­ce. Adi­cio­nal­men­te, el uso de si­mu­la­cio­nes, wi­kis, fo­ros, vi­deo­con­fe­ren­cias y cáp­su­las de vi­deo es­tá trans­for­man­do la ex­pe­rien­cia de apren­di­za­je en un via­je in­mer­si­vo, re­pe­ti­ble cuan­tas ve­ces se quie­ra y con feed­back ins­tan­tá­neo pa­ra el alumno.

Lle­gar a mu­chos más alum­nos con la mis­ma can­ti­dad de ac­ti­vos fí­si­cos. Re­cien­te­men­te, la Ig­nou -Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Abier­ta In­di­ra Gand­hi-, en In­dia, al­can­zó la as­tro­nó­mi­ca ci­fra de 4 mi­llo­nes de es­tu­dian­tes a tra­vés de sus pro­gra­mas on­li­ne, me­jo­ran­do bru­tal­men­te y en muy po­co tiem­po la si­tua­ción edu­ca­cio­nal del país. Des­ta­ca tam­bién la Open Uni­ver­sity, en Reino Uni­do, que ya tie­ne 200.000 alum­nos sin ne­ce­si­tar más que un so­lo cam­pus fí­si­co.

Ofre­cer a sus alum­nos so­lu­cio­nes de apren­di­za­je pa­ra to­da la vi­da. En un mun­do ver­ti­gi­no­so co­mo el de hoy, el mo­de­lo edu­ca­ti­vo es­tá mi­gran­do a lo que se co­no­ce co­mo edu­ca­ción ba­sa­da en com­pe­ten­cias. Las per­so­nas es­tán op­tan­do por apren­di­za­jes ad hoc ne­ce­sa­rios en de­ter­mi­na­dos pun­tos a lo lar­go de su ca­rre­ra, en lu­gar de pre­fe­rir es­tu­diar pro­gra­mas lar­gos que que­da­rán en gran me­di­da ob­so­le­tos al tér­mino de los mis­mos. La edu­ca­ción on­li­ne, al le­van­tar tan­to res­tric­cio­nes tem­po­ra­les co­mo fí­si­cas, per­mi­te que la gen­te pue­da es­tu­diar y per­fec­cio­nar­se mien­tras se dedica a otras co­sas a lo lar­go de su vi­da. En la UOC, un re­fe­ren­te de edu­ca­ción con­ti­nua, 50% de los alum­nos tie­ne en­tre 25 y 40 años y 30% tie­ne más de 40, de­sa­fian­do el es­te­reo­ti­po ac­tual del “es­tu­dian­te”.

Rein­ven­tar las con­di­cio­nes de tra­ba­jo de sus pro­fe­so­res, atra­yen­do me­jor y más di­ver­so ta­len­to. La edu­ca­ción on­li­ne per­mi­te que el pro­fe­sor tra­ba­je a dis­tan­cia, dan­do a las ins­ti­tu­cio­nes ac­ce­so a aca­dé­mi­cos que de otra for­ma se­ría muy di­fí­cil con­tra­tar (ejem­plo, ex­per­tos, ex­tran­je­ros). Así tam­bién se abre la po­si­bi­li­dad de que un es­tu­dian­te asis­ta, des­de cual­quier par­te del mun­do, a cur­sos dic­ta­dos por pro­fe­so­res de cla­se mun­dial.

Adi­cio­nal­men­te, da­do que el per­fil del pro­fe­sor re­que­ri­do pa­ra mu­chos de es­tos pro­gra­mas on­li­ne no es ne­ce­sa­ria­men­te el tra­di­cio­nal, se abren las puer­tas a per­so­nas no aca­dé­mi­cas; por ejem­plo, 97% de los pro­fe­so­res on­li­ne de la ins­ti­tu­ción Tec­mi­le­nio de Mé­xi­co son pro­fe­sio­na­les ex­ter­nos con sus pro­pios tra­ba­jos full ti­me.

En Chi­le, he­mos cen­tra­do el de­ba­te so­bre el fu­tu­ro de la edu­ca­ción en torno a la gra­tui­dad, el lu­cro y otras te­má­ti­cas más po­lí­ti­cas y po­pu­la­res que téc­ni­cas. Es ur­gen­te le­van­tar la ca­be­za y abor­dar ini­cia­ti­vas co­mo la edu­ca­ción on­li­ne, que tie­nen el po­ten­cial de cam­biar es­truc­tu­ral­men­te nues­tro sis­te­ma edu­ca­ti­vo, me­jo­ran­do si­mul­tá­nea­men­te la ca­li­dad de la edu­ca­ción y de­mo­cra­ti­zan­do su ac­ce­so, tal co­mo ha ocu­rri­do en otras in­dus­trias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.