“Lo sor­pren­den­te es que los mer­ca­dos emer­gen­tes se es­tán con­vir­tien­do en un re­fu­gio en los pri­me­ros días”

—Di­ce que los mer­ca­dos emer­gen­tes se es­tán con­vir­tien­do en un re­fu­gio en los pri­me­ros días post Bre­xit. —Des­ta­ca que la reac­ción ini­cial de la Bol­sa chi­le­na, del pe­so y del co­bre han si­do po­si­ti­vas, al­go que da “más tran­qui­li­dad”.

Pulso - - En Portada - Una en­tre­vis­ta de PAULINA BRESCHI H.

LA de­ci­sión de Reino Uni­do de sa­lir de la Unión Eu­ro­pea ha ge­ne­ra­do vo­la­ti­li­dad, es­cep­ti­cis­mo e in­cer­ti­dum­bre en los mer­ca­dos a ni­vel glo­bal. Den­tro de ese con­tex­to, La­ti­noa­mé­ri­ca y los mer­ca­dos emer­gen­tes reac­cio­na­ron co­mo ac­ti­vos de re­fu­gio. Aun­que to­da­vía es pre­ma­tu­ro se­ña­lar ha­cia dón­de se di­ri­gen los mer­ca­dos tras la de­ci­sión de In­gla­te­rra, To­más Lan­glo­is, ge­ren­te de Ren­ta Va­ria­ble La­ti­noa­mé­ri­ca de La­rrai­nVial -quien par­ti­ci­pa­rá ma­ña­na en el se­mi­na­rio de in­ver­sio­nes or­ga­ni­za­do por La­rrai­nVial “La re­le­van­cia del buen di­se­ño”-, des­ta­ca que el ma­yor ries­go de con­ta­gio pa­ra los mer­ca­dos de la re­gión es el me­nor cre­ci­mien­to mun­dial. A su vez, con­si­de­ra que “la gran ra­zón de por­qué La­ti­noa­mé­ri­ca en es­ta pa­sa­da se pue­de trans­for­mar en una suer­te de re­fu­gio de ries­go, es por el te­ma po­lí­ti­co”.

¿Có­mo reac­cio­na­ron ayer los mer­ca­dos?

—Lo más sor­pren­den­te es que los mer­ca­dos emer­gen­tes se es­tán con­vir­tien­do en un re­fu­gio en los pri­me­ros días, aun­que son muy po­cos días co­mo pa­ra ha­cer una eva­lua­ción. Pe­ro lla­ma la aten­ción que las mo­ne­das emer­gen­tes, tan­to el real co­mo el pe­so chi­leno, se es­tán com­por­tan­do bas­tan­te bien, y es­pe­cial­men­te el co­bre, que es­tá su­bien­do. El co­bre se es­tá trans­for­man­do jun­to al oro en uno de los ac­ti­vos más fuer­tes del mun­do. En­ton­ces, lo po­co que se ha visto den­tro de los pri­me­ros días da la idea de que el ajus­te no va a ser tan fuer­te en los mer­ca­dos emer­gen­tes, co­mo Chi­le y al­gu­nos la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Eso da co­mo pa­ra te­ner un po­co de tran­qui­li­dad den­tro de la tor­men­ta. Por­que aquí los prin­ci­pa­les ries­gos son que al fi­nal ha­ya un con­ta­gio vía de­va­lua­ción de las mo­ne­das, que ha­ya un ex­pec­ta­ti­va de me­nor cre­ci­mien­to glo­bal, da­do que Eu­ro­pa se em­pie­za a en­re­dar, pe­ro la ver­dad es que es muy pre­ma­tu­ro, hay de­ma­sia­das va­ria­bles en jue­go y mu­chas su­po­si­cio­nes.

¿Se­rá sos­te­ni­ble el cre­ci­mien­to de las mo­ne­das y el co­bre?

—No, es muy pre­ma­tu­ro pa­ra de­cir que va a se­guir tan fuer­te. Uno de­bie­se es­pe­rar que si si­gue la cri­sis en Eu­ro­pa, eso va a ter­mi­nar afec­tan­do las pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to glo­bal y eso le de­be­ría pe­gar a to­do ti­po de ac­ti­vo. Pe­ro hay que di­fe­ren­ciar en­tre los ac­ti­vos más se­gu­ros y más ries­go­sos. En tér­mi­nos de ries­go re­la­ti­vo, hoy La­ti­noa­mé­ri­ca es­tá me­nos ries­go­so que an­tes, al me­nos fren­te a Eu­ro­pa.

¿Es mo­men­to de sa­lir de Eu­ro­pa?

—Creo que co­mo to­das las cri­sis hay mu­cha ne­bu­lo­sa, mu­cho ries­go, y se tien­den a con­fun­dir paí­ses más se­gu­ros que otros que se les cas­ti­ga por igual, por lo tan­to, pue­den ha­ber bue­nas opor­tu­ni­da­des tan­to en Eu­ro­pa co­mo en el res­to del mun­do si se da un cas­ti­go ex­ce­si­vo a ac­ti­vos de bue­na ca­li­dad.

¿Qué paí­ses po­drían sig­ni­fi­car esas opor­tu­ni­da­des?

— Den­tro de Eu­ro­pa hay paí­ses co­mo Ale­ma­nia y paí­ses nór­di­cos, que es­tán en mu­cho me­jor pie que el res­to de Eu­ro­pa. O sea, una de­va­lua­ción del eu­ro a Ale­ma­nia - que es un país im­por­ta­dor- le ter­mi­na fa- vo­re­cien­do, en­ton­ces no hay que caer en la so­bre reac­ción y cas­ti­gar to­do por igual. Por su par­te, en La­ti­noa­mé­ri­ca hay mer­ca­dos que les gol­pea bas­tan­te más le­jos. Si hay so­bre reac­cio­nes tan­to en el mer­ca­do ac­cio­na­rio co­mo moneda, ahí pue­den ser bue­nos pun­tos de en­tra­da en una pers­pec­ti­va a lar­go pla­zo, por­que la ver­dad es que no van a ser tan afec­ta­dos co­mo la mis­ma Eu­ro­pa. Lo im­por­tan­te aquí es se­pa­rar un po­co cuá­les son los paí­ses que es­tán ha­cien­do bien las co­sas y tie­nen buen cre­ci­mien­to, y que, mo­men­tá­nea­men­te, por una per­cep­ción de ries­go al­ta son so­bre cas­ti­ga­dos.

¿Pue­de ha­ber un efec­to del Bre­xit re­tar­da­do en emer­gen­tes?

—El prin­ci­pal efec­to del Bre­xit es que pue­de ha­ber me­nor cre­ci­mien­to mun­dial, y eso sí le pe­ga a otros paí­ses. Aho­ra es pro­ba­ble que el mis­mo cre­ci­mien­to mun­dial bus­que otras for­mas de asen­tar­se y no ver­se tan afec­ta­do: por ejem­plo, los pla­nes de con­tin­gen­cia que ha­gan los prin­ci­pa­les ban­cos cen­tra­les del mun­do, y ya es­tán em­pe­zan­do a ha­blar de al­gu­nos me­ca­nis­mo de in­ter­ven­ción. Con to­do, hoy es muy pre­ma­tu­ro ver cuál va a ser el efec­to a ni­vel mun­dial de cre­ci­mien­to.

El Bre­xit ha abier­to opor­tu­ni­da­des pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca y Chi­le. ¿Si­guen sien­do atrac­ti­vos den­tro del con­tex­to de cam­bio de ci­clo po­lí­ti­co?

—La gran ra­zón de por­qué La­ti­noa­mé­ri­ca en es­ta pa­sa­da se pue­de tras­for­mar en una suer­te de re­fu­gio de ries­go, es por el te­ma po­lí­ti­co, que es muy im­por­tan­te en la re­gión: no da lo mis­mo quién go­bier­ne. Aquí fe­liz­men­te se han jun­ta­do tres paí­ses muy im­por­tan­tes, co­mo son Bra­sil, Ar­gen­ti­na y Pe­rú, y que es­tos tres paí­ses es­tén te­nien­do cam­bios tan im­por­tan­tes no es me­nor: es­tá cam­bian­do la per­cep­ción de ries­go de los in­ver­sio­nis­tas glo­ba­les so­bre La­ti­noa­mé­ri­ca y, por lo tan­to, hay ex­pec­ta­ti­vas de que ha­ya más cre­ci­mien­to, me­jo­res re­for­mas, más es­ta­bi­li­dad, que son lo que bus­can so­bre­to­do in­ver­sio­nis­tas a lar­go pla­zo en mi­ne­ría, y eso es lo que de­be­ría ter­mi­nar re­sul­tan­do en ma­yo­res flu­jos de in­ver­sión per­ma­nen­te en es­tos paí­ses. ¿Có­mo le pe­ga eso a Chi­le? Ayu­da a que lle­guen más in­ver­sio­nes a nues­tro país. Aho­ra lo que no ayu­da, es que si Chi­le se si­gue que­dan­do aba­jo en tér­mi­nos de re­for­mas, de atraer con me­di­das ra­zo­na­bles a los in­ver­sio­nis­tas, ob­via­men­te un in­ver­sio­nis­ta mi­ne­ro va a pre­fe­rir ha­cer in­ver­sión en Pe­rú y no en Chi­le. Hay que te­ner ojo con la se­gun­da de­ri­va­da, que si bien va a ha­ber más flu­jos, si no nos po­ne­mos al día y lo ha­ce­mos me­jor que los ve­ci­nos, ter­mi­na­re­mos vien­do co­mo pa­san las gran­des in­ver­sio­nes mi­ne­ras en Pe­rú y Ar­gen­ti­na.

¿Y pa­ra eso ten­dría­mos que es­pe­rar unas pró­xi­mas elec­cio­nes?

—El ac­tual go­bierno no tie­ne pa­ra qué es­pe­rar pró­xi­mas elec­cio­nes pa­ra ha­cer los cam­bios. Es co­sa de ha­cer me­di­das ra­cio­na­les y que va­yan en sin­to­nía con lo que va­ya ha­cien­do el res­to del mun­do. Aquí na­die pi­de con­di­cio­nes es­pe­cia­les, son re­glas cla­ras del jue­go y per­ma­nen­te.

REAC­CIÓN POST BRE­XIT “Lo po­co que se ha visto den­tro de los pri­me­ros días da la idea de que el ajus­te no va a ser tan fuer­te en los mer­ca­dos emer­gen­tes”.

Con­si­de­ran­do to­dos es­tos fac­to­res: ¿cuál es la apues­ta de in­ver­sión a lar­go pla­zo?

RIES­GOS DE CON­TA­GIO “Los prin­ci­pa­les ries­gos son que ha­ya una ex­pec­ta­ti­va de me­nor cre­ci­mien­to glo­bal”.

—Co­mo siem­pre los paí­ses que me­jor lo ha­cen son los que tie­nen las me­jo­res ins­ti­tu­cio­nes y re­for­mas y, de al­gu­na ma­ne­ra, re­glas más cla­ras y con­vin­cen­tes pa­ra los in­ver­sio­nis­tas. En La­ti­noa­mé­ri­ca se ve que paí­ses co­mo Ar­gen­ti­na y Pe­rú, que es­tán li­be­ra­li­zan­do de nue­vo sus mer­ca­dos, al igual que Mé­xi­co. La re­ce­ta es bus­car, pri­me­ro, paí­ses don­de se es­tén ha­cien­do las co­sas con én­fa­sis en cre­ci­mien­to. Por­que lo que un in­ver­sio­nis­ta bus­ca es cre­ci­mien­to en las uti­li­da­des de las em­pre­sas y en un país que cre­ce po­co, o me­nos que el res­to, es di­fí­cil en­con­trar­lo.

CHI­LE VS LA RE­GIÓN “Si no nos po­ne­mos al día y lo ha­ce­mos me­jor que los ve­ci­nos, ter­mi­na­re­mos vien­do có­mo pa­san las gran­des in­ver­sio­nes mi­ne­ras en Pe­rú y Ar­gen­ti­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.