Ideo­lo­gis­mo e igual­dad

Pulso - - Opinion -

El dia­rio se re­ser­va el de­re­cho de se­lec­cio­nar, ex­trac­tar y ti­tu­lar los co­rreos pu­bli­ca­dos. Los mo­vi­mien­tos igua­li­ta­rios, car­ga­dos de com­po­nen­tes ideo­ló­gi­cos, se pa­re­cen a un te­rre­mo­to. Des­tru­yen y obli­gan a re­cons­truir. Des­pués que el li­bre mer­ca­do pro­du­ce pro­gre­so y ri­que­za, es fá­cil pre­di­car la igual­dad e ilu­sio­nar con una vi­da me­jor a aque­llos que no apro­ve­cha­ron la bo­nan­za. Ahí ata­can las ideo­lo­gías igua­li­ta­rias. Pro­me­ten bie­nes­tar pa­ra to­dos e in­ge­nua, pe­ro am­bi­cio­sa­men­te, la gen­te les cree y la de­mo­cra­cia lo per­mi­te. Lue­go vie­nen las me­di­das eco­nó­mi­cas: se for­ta- le­ce al Es­ta­do pa­ra ha­cer­lo el agen­te de la igual­dad. Pe­ro los fa­ná­ti­cos nun­ca en­tien­den, bus­can e in­ven­tan cau­sas: el go­bierno no sa­be co­mu­ni­car, em­pre­sa­rios sin in­te­rés so­li­da­rio, im­pe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, et­cé­te­ra. To­do me­nos su reali­dad, que es, sim­ple­men­te, ha­ber for­za­do una ten­den­cia bá­si­ca del ser hu­mano, que ca­da uno quie­re go­zar del be­ne­fi­cio de su pro­pio es­fuer­zo, an­tes de ser obli­ga­do a re­par­tir­lo. La cri­sis trae la de­silu­sión. Los me­dios in­de­pen­dien­tes apo­yan el des­con­ten­to, los en­tu­sias­mos con los cam­bios se en­frían. En de­mo­cra­cia los ideo­lo­gis­mos ter­mi­nan re­cha­za­dos y la vuel­ta a la fuer­za na­tu­ral del mer­ca­do se ha­ce inevi­ta­ble. La his­to­ria co­no­ce re­vo­lu­cio­nes ideo­ló­gi­cas que cam­bia­ron el or­den eco­nó­mi­co-so­cial. Por un tiem­po re­sul­ta­ban, con fuer­za y vio­len­cia, re­for­za­das con dic­ta­du­ras. Pe­ro no sub­sis­ten ni du­ran en de­mo­cra­cia. Ejem­plos no fal­tan: Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, bol­che­vis­mo so­vié­ti­co, “so­cia­lis­mo del si­glo XXI”. ¿Y nues­tra “re­vo­lu­ción con em­pa­na­das y vino tin­to”? ¡Qué tris­te fi­nal! De­be­mos bus­car la jus­ta dis­tri­bu­ción, pe­ro el ca­mino es dis­tin­to. Las le­yes la­bo­ra­les ha­cen su par­te, pe­ro siem­pre que no va­yan con­tra la pro­duc­ti­vi­dad ni ame­na­cen la fuen­te de tra­ba­jo. El Es­ta­do, en­ca­be­zan­do la lu­cha con­tra la po­bre­za, pue­de tam­bién dis­tri­buir, pe­ro sin da­ñar la economía. Ro­ber­to Mu­ni­ta He­rre­ra Abo­ga­do do im­pac­to a ni­vel mun­dial, lue­go que Lio­nel Mes­si, ído­lo de mu­chos, de­ja de de­fen­der los co­lo­res de su na­ción tras per­der jun­to a su se­lec­ción una fi­nal más. Sin em­bar­go, no pue­de ser que una fi­gu­ra tras­cen­den­tal en el de­por­te y ejem­plo a se­guir de ni­ños, se de­rrum­be fren­te a la de­rro­ta. To­do de­por­tis­ta sa­be muy bien que hay que fra­ca­sar pa­ra al­can­zar el éxi­to, hay que le­van­tar­se una y otra vez fren­te a las ad­ver­si­da­des. Ha­brá que es­pe­rar que Mes­si re­ca­pa­ci­te, por el bien del fút­bol y pa­ra el bien de sus se­gui­do­res. Mien­tras, en la ve­re­da con­tra­ria es­tán “nues­tros gue­rre­ros ro­jos”, per­te­ne­cien­tes a la lla­ma­da ge­ne­ra­ción do­ra­da del fút­bol chi­leno. Un ejem­plo digno a imi­tar que ha si­do visto y ad­mi­ra­do en ca­da rin­cón del pla­ne­ta. Gra­cias Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.