“El ve­to con­so­li­da que se pue­de ne­go­ciar fue­ra del Có­di­go del Tra­ba­jo”

Pulso - - Patricio Zapata - JUAN PA­BLO PA­LA­CIOS

—Abo­ga­do de la Universidad de Chi­le, doc­tor en de­re­cho de la Universidad de Sa­la­man­ca y aca­dé­mi­co de la Universidad Die­go Por­ta­les (UDP), Jo­sé Luis Ugar­te fue uno de los ex­per­tos más crí­ti­cos de la Reforma La­bo­ral du­ran­te su de­ba­te en el Con­gre­so. Tras el des­pa­cho de la ini­cia­ti­va, el ju­ris­ta man­tie­ne sus cues­tio­na­mien­tos y pro­fun­di­za su te­sis de que con el ve­to pre­si­den­cial se ter­mi­nó por con­sa­grar una es­pe­cie de ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal de he­cho.

¿Con el ve­to pre­si­den­cial, se lo­gró una Reforma La­bo­ral más equi­li­bra­da?

—Es­te es un pro­yec­to que no cum­plió con las más mí­ni­mas ex­pec­ta­ti­vas trans­mi­ti­das a los tra­ba­ja­do­res en su pre­sen­ta­ción. El es­tán­dar es lo que el pro­pio Go­bierno plan­teó: al ini­cio de la tra­mi­ta­ción di­jo que se iban a equi­li­brar las re­la­cio­nes la­bo­ra­les y se de­vol­ve­rían de­re­chos co­lec­ti­vos. Na­da de eso que­dó en el pro­yec­to. La reforma es una re­gre­sión de los de­re­chos co­lec­ti­vos de los tra­ba­ja­do­res y los po­cos avan­ces que con­te­nía fue­ron tras­qui­la­dos por el pro­pio Go­bierno y el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Sa­lió un pro­yec­to tris­te pa­ra el mun­do del tra­ba­jo que con­so­li­da y per­fec­cio­na el Plan La­bo­ral de Jo­sé Pi­ñe­ra. Se co­men­zó ha­blan­do de ni­ve­lar la can­cha y se pa­só a la mo­der­ni­za­ción de las re­la­cio­nes la­bo­ra­les.

A su jui­cio, ¿cuá­les son los re­tro­ce­sos?

—Se man­tie­ne en la elite do­mi­nan­te, en la Con­cer­ta­ción in­clui­do el Par­ti­do Co­mu­nis­ta, una con­cep­ción agre­si­va con­tra la au­to­no­mía co­lec­ti­va de los tra­ba­ja­do­res. De­trás del pro­yec­to hay una to­tal des­con­fian­za de la ac­ción co­lec­ti­va, hay pre­jui­cios so­bre lo que el sin­di­ca­to sig­ni­fi­ca. Aun­que eso se ex­pre­sa en to­do el pro­yec­to, se des­ta­ca en dos pun­tos. Uno, en el au­men­to del quó­rum pa­ra la cons­ti­tu­ción de sin­di­ca­tos, que es la ma­yor agre­sión pa­ra el mun­do sin­di­cal des­de el re­torno a la de­mo­cra­cia. Tam­bién es­tá la cri­mi­na­li­za­ción de la huel­ga, se le si­gue mi­ran­do co­mo una eta­pa in­de­sea­ble, ca­si ilí­ci­ta, que de­be ser so­bre re­gu­la­da y que no es­tá a la al­tu­ra de con­si­de­rar­la co­mo un de­re­cho fun­da­men­tal.

¿Qué jui­cio tie­ne res­pec­to del mé­ri­to del ve­to?

—Los gru­pos ne­go­cia­do­res que­da­rán fue­ra del Có­di­go del Tra­ba­jo, lo que no los trans­for­ma en ile­ga­les. No es­tá re­gu­la­da su cons­ti­tu­ción, ni su pro­ce­di­mien­to. En­ton­ces, la po­si­bi­li­dad de que los ac­tos que ese gru­po ce­le­bre sean con­si­de­ra­dos ju­rí­di­ca­men­te vin­cu­lan­tes, de­pen­de­rá de que ca­so a ca­so ob­ten­gan ese re­co­no­ci­mien­to en los tri­bu­na­les. Ten­drán que me­dir si se tra­ta de un gru­po a lo Jo­sé Pi­ñe­ra, es de­cir, aque­llos que bus­can com­pe­tir ilí­ci­ta­men­te con el sin­di­ca­to; o si el gru­po es la ex­pre­sión del in­te­rés co­lec­ti­vo. Si ese es el cua­dro ac­tual, ha­brá una es­pe­cie de ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal, es de­cir, el sin­di­ca­to que­da pre­vis­to en las re­glas le­ga­les y el gru­po ne­go­cia­dor no. Si el Go­bierno es ho­nes­to con el dis­cur­so que ha te­ni­do, no de­be­ría ha­cer na­da y no pre­sen­tar nin­gún pro­yec­to que re­gu­le a esos gru­pos.

¿El Go­bierno de­bie­ra sin­ce­rar que que­dó es­ta ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal en­cu­bier­ta?

—Del Go­bierno no es­pe­ro mu­cho más. Las pie­zas del rom­pe­ca­be­zas nos da cuen­ta que el gru­po que­da al mar­gen de la ley y de­be­rá ha­cer su ca­mino ca­so a ca­so en los tri­bu­na­les. Si a uno le in­tere­sa la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal de ver­dad, eso es­tá lo­gra­do con el ve­to.

¿El ve­to fue la fór­mu­la le­gis­la­ti­va más efi­cien­te?

—El re­sul­ta­do no me mo­les­ta en ma­te­ria de ti­tu­la­ri­dad por­que hay que acep­tar que hay ne­go­cia­ción co­lec­ti­va fue­ra del Có­di­go del Tra­ba­jo. Es­ta idea de­ri­va del re­co­no­ci­mien­to cons­ti­tu­cio­nal y los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les, de que la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va es un de­re­cho fun­da­men­tal de los tra­ba­ja­do­res. Esa ne­go­cia­ción po­drá ha­cer­se en los tér­mi­nos del Có­di­go o fue­ra de él. Eso de­pen­de­rá de la au­to­no­mía co­lec­ti­va. Me pe­re­ce que el re­sul­ta­do del ve­to, que no fue in­ten­ción del Go­bierno, con­so­li­da una lí­nea que va a to­mar el de­re­cho la­bo­ral chi­leno en los pró­xi­mos años, que es re­co­no­cer que se pue­de ne­go­ciar fue­ra del Có­di­go del Tra­ba­jo. Eso es al­go pa­re­ci­do a lo que ya es­tá ocu­rrien­do con la huel­ga.

¿La ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal de he­cho es mu­cho me­jor que lo que ha­bía con el Plan La­bo­ral de 1979?

—No sé si eva­luar­la co­mo me­jor o peor, pe­ro creo que los gru­pos ne­go­cia­do­res que bus­ca­ban so­ca­var la ac­ción del sin­di­ca­to van a ex­tin­guir­se pro­gre­si­va­men­te. Hoy el gru­po no es un com­pe­ti­dor re­le­van­te pa­ra el mun­do sin­di­cal. Por lo tan­to, a pe­sar del re­sul­ta­do, no se cam­bia el cua­dro ge­ne­ral de una eva­lua­ción ne­ga­ti­va de es­ta reforma en tér­mi­nos de au­to­no­mía co­lec­ti­va.

¿Có­mo eva­lúa el re­co­no­ci­mien­to que hi­zo la mi­nis­tra del Tra­ba­jo de que ven­drá más ju­di­cia­li­za­ción?

—El Go­bierno no só­lo ha si­do tor­pe po­lí­ti­ca­men­te, tam­bién lo ha si­do téc­ni­ca­men­te. Pa­re­ce ca­si inau­di­to que el Go­bierno re­co­noz­ca que el pro­yec­to es­tá lleno de pro­ble­mas de in­ter­pre­ta­ción, de nor­mas que que­da­ron mal re­dac­ta­das y que de­be­rán ser so­lu­cio­na­das por los tri­bu­na­les. Eso ha­bla de un muy mal tra­ba­jo del Go­bierno en la eje­cu­ción téc­ni­ca del pro­yec­to. Es el cos­to que hay que pa­gar por el in­ter­ven­cio­nis­mo re­gu­la­to­rio en las re­la­cio­nes la­bo­ra­les.

¿En el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te se abri­rá es­ta dis­cu­sión?

—Con es­ta reforma la dis­cu­sión la­bo­ral no se va a ce­rrar en ab­so­lu­to. La reforma es un pro­ce­so frus­tra­do en sus pro­pios tér­mi­nos, y co­mo no de­ja con­for­mes a los ac­to­res a los que iba di­ri­gi­da, va a de­jar abier­to el de­ba­te. El mun­do sin­di­cal va a se­guir di-

TI­TU­LA­RI­DAD DE HE­CHO “El sin­di­ca­to que­da en las re­glas le­ga­les y el gru­po ne­go­cia­dor no. De­be­rá ha­cer su ca­mino ca­so a ca­so”.

JU­DI­CIA­LI­ZA­CIÓN “El Go­bierno no só­lo ha si­do tor­pe po­lí­ti­ca­men­te, tam­bién lo ha si­do téc­ni­ca­men­te”.

cien­do que si­gue en vi­gen­cia el plan la­bo­ral de Jo­sé Pi­ñe­ra. Es­ta reforma po­dría asi­mi­lar­se al cam­bio cons­ti­tu­cio­nal de 2005 cuan­do se in­ten­tó de­cir que iba a ha­ber una nue­va Cons­ti­tu­ción, pe­se a que hu­bo ajus­tes menores, equi­va­le a esa fal­sa sa­li­da del pro­ble­ma. Los tra­ba­ja­do­res que­dan con sus de­re­chos mer­ma­dos en re­la­ción al Có­di­go ac­tual, por lo tan­to el de­ba­te no se cie­rra y esa es una bue­na no­ti­cia en tér­mi­nos de un país que quie­re avan­zar en te­mas co­lec­ti­vos.

¿Se bus­ca­rá con­so­li­dar esa ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal?

—Lo la­bo­ral va a ser cen­tral en una nue­va Cons­ti­tu­ción, por­que apun­ta al co­ra­zón del mo­de­lo eco­nó­mi­co. La pre­gun­ta cen­tral es: ¿cuán­to po­der que­re­mos que los tra­ba­ja­do­res dis­pon­gan? ¿Que­re­mos ser co­mo los paí­ses desa­rro­lla­dos con un po­der de equi­li­brio o se­guir sien­do fie­les a nues­tra tra­di­ción, que los tra­ba­ja­do­res es­tén en una si­tua­ción de es­ca­so po­der?.

¿Có­mo ve la advertencia de la opo­si­ción de vol­ver a al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC) pa­ra fre­nar la reforma?

—El ma­yor ries­go no lo veo en el TC, sino que en el Go­bierno. Al fi­nal del día po­dría­mos des­cu­brir que su con­vic­ción por la ti­tu­la­ri­dad era al­go des­ho­nes­ta y en vez de apro­ve­char el re­sul­ta­do fi­nal que es que los gru­pos que­den fue­ra de la ley, se to­me el ex­tra­ño ca­mino en re­la­ción a su dis­cur­so pú­bli­co de in­ten­tar vol­ver a le­ga­li­zar los gru­pos.

EVA­LUA­CIÓN FI­NAL “Con es­ta reforma la dis­cu­sión la­bo­ral no se va a ce­rrar en ab­so­lu­to. La reforma es un pro­ce­so frus­tra­do”.

Ugar­te re­cor­dó que las ade­cua­cio­nes ne­ce­sa­rias ya fue­ron san­cio­na­das co­mo re­em­pla­zo in­terno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.