Pri­me­ra Mi­ra­da Edu­ca­ción su­pe­rior co­mo com­mo­dity

Pulso - - Intro - MA­RÍA PAZ AR­ZO­LA— In­ves­ti­ga­do­ra Pro­gra­ma So­cial Li­ber­tad y Desa­rro­llo (LyD)

F—por

INALMENTE, el Go­bierno in­gre­só el pro­yec­to de re­for­ma al sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior. Se con­fir­ma su in­ten­ción de avan­zar ha­cia la gra­tui­dad uni­ver­sal, aun­que gra­dual­men­te, con­for­me se va­yan cum­plien­do cier­tas me­tas en cuan­to a los in­gre­sos es­truc­tu­ra­les. Me­tas que por cier­to pa­re­cen le­ja­nas: su­po­nien­do un cre­ci­mien­to del 3% anual y una elas­ti­ci­dad de 1,2, la gra­tui­dad uni­ver­sal no se pro­du­ci­ría an­tes del año 2060. De es­ta for­ma, pa­re­cie­ra que el Go­bierno se vio obli­ga­do a ate­rri­zar su uto­pía de la gra­tui­dad, aun­que una vez más -y es­pe­re­mos sea la úl­ti­ma- la usó co­mo ex­cu­sa pa­ra lo­grar otros fi­nes. En es­te ca­so, pa­ra mo­de­lar un nue­vo sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior que des­co­no­ce las cua­li­da­des del ac­tual sis­te­ma, que do­ta al Es­ta­do de un rol pre­pon­de­ran­te en la de­fi­ni­ción de as­pec­tos cla­ve, y que des­atien­de los ver­da­de­ros pro­ble­mas que aque­jan a los jó­ve­nes de me­no­res in­gre­sos y por los cua­les no ac­ce­den a la edu­ca­ción su­pe­rior. Así, el pro­yec­to con­cen­tra en el Es­ta­do ex­ce­si­vas fun­cio­nes, mu­chas de las cua­les po­drían le­sio­nar la au­to­no­mía que por ley les co­rres­pon­de a las ins- ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior. Se le de­le­ga la atri­bu­ción de de­fi­nir cuán­tos re­cur­sos se en­tre­ga­rán a las dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes (a tra­vés de la fi­ja­ción de aran­ce­les), los gas­tos en que es­tas de­be­rán in­cu­rrir pa­ra no des­viar­se de su pro­pia mi­sión (a tra­vés de la la­bor de la nue­va su­per­in­ten­den­cia), la can­ti­dad de alum­nos que po­drán matricular (a tra­vés de la fi­ja­ción del cre­ci­mien­to má­xi­mo de las va­can­tes), el per­fil pro­fe­sio­nal que las dis­tin­tas ca­rre­ras de­be­rán for­mar (a tra­vés de la crea­ción de un mar­co de cua­li­fi­ca­cio­nes), e in­clu­so los es­tán­da­res de ca­li­dad que guia­rán el pro­ce­so de acre­di­ta­ción y a su vez la dis­tri­bu­ción de re­cur­sos (de­fi­ni­dos por la sub­se­cre­ta­ría per­te­ne­cien­te al Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción). Co­mo re­sul­ta­do, el ries­go es cla­ro: ter­mi­nar ho­mo­ge­nei­zan­do la pro­vi­sión de edu­ca­ción su­pe­rior, co­mo si for­mar a los pro­fe­sio­na­les del fu­tu­ro equi­va­lie­ra a fa­bri­car un com­mo­dity o a se­guir una re­ce­ta idea­da por el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción. Y ale­ján­do­nos no so­lo de los me­jo­res sis­te­mas edu­ca­ti­vos del mun­do, sino tam­bién de lo que el país y la mo­der­ni­dad re­quie­ren.

@MPAr­zo­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.