So­li­da­ri­dad con Venezuela

Chi­le y La­ti­noa­mé­ri­ca tie­nen una deu­da con es­te país. Por años, Venezuela re­ci­bió a hom­bres de iz­quier­das y de­re­chas que de­ja­ban sus paí­ses por muy di­ver­sas ra­zo­nes.

Pulso - - Opinion - —por ÁL­VA­RO IRIAR­TE—

LA DRA­MÁ­TI­CA si­tua­ción que vi­ve Venezuela no de­be de­jar in­di­fe­ren­te a na­die, so­bre to­do aho­ra que en paí­ses tan dis­tin­tos y dis­tan­tes co­mo Chi­le o Es­pa­ña, sec­to­res po­lí­ti­cos in­sis­ten en im­ple­men­tar el socialismo del si­glo XXI.

Venezuela por dé­ca­das fue el país más es­ta­ble ins­ti­tu­cio­nal­men­te de Su­da­mé­ri­ca, mien­tras la ma­yo­ría del sub­con­ti­nen­te se en­con­tra­ba go­ber­na­do por re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios o dic­ta­du­ras. Gra­cias a sus re­cur­sos na­tu­ra­les, a su ca­pi­tal hu­mano y al Es­ta­do de De­re­cho, era uno de los paí­ses más desa­rro­lla­dos de La­ti­noa­mé­ri­ca en la dé­ca­da de los 60. Exis­tía una eco­no­mía di­ná­mi­ca que per­mi­tió el pro­gre­so, pa­san­do a ser una na­ción de in­gre­sos me­dios, con ac­ce­so a sa­lud y edu­ca­ción y con una gran di­fu­sión de la pro­pie­dad. Hoy son so­lo re­cuer­dos de un tiem­po me­jor. En me­nos de 20 años, el socialismo del si­glo XXI im­ple­men­ta­do por Hu­go Chá­vez arra­só con el Es­ta­do de De­re­cho y con las ba­ses de la eco­no­mía. Si bien el de­te­rio­ro del país ha si­do sos­te­ni­do, en 2016 se ha pro­du­ci­do el co­lap­so.

La in­fla­ción pro­nos­ti­ca­da por el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal es de 720%, el PIB dis­mi­nui­rá en­tre 8 y 10% y la deu­da ex­ter­na ha al­can­za­do los US$130.000 mi­llo­nes (equi­va­len­te a seis años de ex­por­ta­cio­nes de pe­tró­leo). Venezuela es el no­veno país con la ta­sa de des­em­pleo más al­ta del mun­do, el sa­la­rio mí­ni­mo equi­va­le a me­nos de un dó­lar al día, el bo­lí­var fuer­te ha per- b ¿Qué ha pa­sa­do? La dra­má­ti­ca cri­sis que en­fren­ta Venezuela no pue­de de­jar in­di­fe­ren­te al con­ti­nen­te, so­bre to­do por lo que es­te país re­pre­sen­tó en las pa­sa­das dé­ca­das.

¿Cuál es la si­tua­ción? El socialismo del si­glo XXI ha aca­rrea­do lo que siem­pre con­lle­va es­te sis­te­ma: más mi­se­ria, po­bre­za y vio­len­cia.

¿Có­mo reac­cio­nar? La OEA ha en­tre­ga­do una bue­na se­ñal al abor­dar el ca­so de Ve­ne­zuel a tra­vés del uso de la Car­ta De­mo­crá­ti­ca re­gio­nal. ño: po­bre­za, mi­se­ria y vio­len­cia.

Chi­le y La­ti­noa­mé­ri­ca tie­nen una deu­da con el pue­blo ve­ne­zo­lano. Du­ran­te años Venezuela re­ci­bió a hom­bres de iz­quier­das y de de­re­chas que sa­lían de sus paí­ses por las más di­ver­sas ra­zo­nes. Por años Venezuela des­ti­nó fon­dos y re­cur­sos hu­ma­nos a pro­mo­ver la de­mo­cra­cia y el res­pe­to al Es­ta­do de De­re­cho. Pe­ro la­men­ta­ble­men­te La­ti­noa­mé­ri­ca ha si­do más bien in­di­fe­ren­te an­te la ca­tás­tro­fe po­lí­ti­ca y so­cial de Venezuela: mien­tras la iz­quier­da de­li­be­ra­da­men­te cie­rra los ojos por nos­tal­gia de la re­vo­lu­ción y com­pro­mi­so ideo­ló­gi­co, la de­re­cha lo ha­ce por su fal­ta de in­te­rés en la re­gión y un ex­ce­si­vo lo­ca­lis­mo.

Pe­ro fi­nal­men­te pa­re­ce que los vien­tos cam­bian de di­rec­ción. La Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) in­vo­có el ar­tícu­lo 20 de la Car­ta De­mo­crá­ti­ca In­te­ra­me­ri­ca­na res­pec­to de la si­tua­ción de Venezuela, y su con­se­jo per­ma­nen­te apro­bó el 23 de ju­nio es­tu­diar el in­for­me ela­bo­ra­do por el se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Luis Almagro, pa­ra ana­li­zar el pro­ble­ma en Venezuela. Por pri­me­ra vez en su his­to­ria, el cha­vis­mo pier­de una vo­ta­ción en la OEA. Es de es­pe­rar que la opi­nión pú­bli­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na si­ga por es­te ca­mino y con­tri­bu­ya a cam­biar la si­tua­ción en Venezuela. Es un de­ber mo­ral y una deu­da his­tó­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.