Por qué la ren­ta­bi­li­dad de bo­nos de EEUU es­tá en mí­ni­mos ré­cord

Pulso - - Trader -

ES­TA se­ma­na Es­ta­dos Uni­dos se ha su­ma­do a las eco­no­mías desa­rro­lla­das que es­tán re­gis­tran­do una caí­da de la ren­ta­bi­li­dad del bono de re­fe­ren­cia a 10 años a ni­ve­les ré­cord, jun­to con el apla­na­mien­to con­ti­nuo de la cur­va de ren­ta­bi­li­dad de los bo­nos del Te­so­ro.

Pe­ro los fac­to­res que tra­di­cio­nal­men­te mue­ven la eco­no­mía no sir­ven pa­ra ex­pli­car es­tos acon­te­ci­mien­tos, lo que quie­re de­cir que las se­ña­les trans­mi­ti­das a los mer­ca­dos y las im­pli­ca­cio­nes pa­ra la eco­no­mía y pa­ra la po­lí­ti­ca no pue­den ana­li­zar­se de la mis­ma for­ma. En su lu­gar, se pue­den sa­car tres con­clu­sio­nes: 1. La caí­da de la ren­ta­bi­li­dad de los bo­nos del Te­so­ro no es­tá si­guien­do una tra­yec­to­ria con­ven­cio­nal, so­bre to­do, por­que di­ce mu­cho más de Eu­ro­pa y de Ja­pón que de EEUU. Tra­di­cio­nal­men­te las ba­jas ren­ta­bi­li­da­des y una cur­va de ren­ta­bi­li­dad más pla­na son se­ña­les fuer­tes de que se acer­ca una re­ce­sión y, en es­te ca­so, es­ta­ría apun­tan­do a una con­trac­ción do­lo­ro­sa da­da la mag­ni­tud de la caí­da y del apla­na­mien­to de la cur­va.

Sin em­bar­go, en es­te ca­so, no se pue­de ha­cer es­ta lec­tu­ra: en lu­gar de es­tar im­pul­sa­da por la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de EEUU, la cur­va de la ren­ta­bi­li­dad del Te­so­ro es­ta­dou­ni­den­se ha que­da­do atra­pa­da por los acon­te­ci­mien­tos de Eu­ro­pa y, en me­nor me­di­da, de Ja­pón. El te­mor a un dé­bil cre­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal ha au­men­ta­do en los úl­ti­mos días por el re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum so­bre el Bre­xit, que su­ma in­cer­ti­dum­bres ins­ti­tu­cio­na­les inusua­les a con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas frá­gi­les, una si­tua­ción fi­nan­cie­ra flui­da y una pos­tu­ra po­lí­ti­ca des­equi­li­bra­da que de­pen­de en ex­ce­so de los ban­cos cen­tra­les. Se pre­vé que el re­sul­ta­do de la vo­ta­ción en el Reino Uni­do a fa­vor de aban­do­nar la UE se tra­du­ci­rá en una dis­mi­nu­ción de las in­ver­sio­nes em­pre­sa­ria­les y en un de­bi­li­ta­mien­to de la con­fian­za del con­su­mi­dor. Las in­yec­cio­nes de liquidez del Ban­co de In­gla­te­rra y la re­la­ja­ción de los re­qui­si­tos de re­ser­va de ca­pi­ta­les pue­den te­ner un efec­to mo­de­ra­dor, pe­ro el im­pac­to se­rá mar­gi­nal. La pro­pues­ta del mi­nis­tro bri­tá­ni­co de Ha­cien­da, Geor­ge Os­bor­ne, de re­ba­jar la ta­sa im­po­si- ti­va cor­po­ra­ti­va re­dun­da­rá en unos be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos más li­mi­ta­dos, aun­que com­pli­ca­rá las ne­go­cia­cio­nes con la UE y ali­men­ta­rá la preo­cu­pa­ción de que el “ré­gi­men po­lí­ti­co” es­té fa­vo­re­cien­do de nue­vo a las “éli­tes em­pre­sa­ria­les”.

La des­ace­le­ra­ción del cre­ci­mien­to en Reino Uni­do ten­drá efec­tos de con­ta­gio des­fa­vo­ra­bles en el res­to de Eu­ro­pa. A ello se le su­ma­rán las res­tric­cio­nes a la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca por los efec­tos des­es­ta­bi­li­za­do- res de los mo­vi­mien­tos “an­ti- es­ta­blish­ment”, pe­se al arre­pen­ti­mien­to de los vo­tan­tes a fa­vor del Bre­xit.

La bue­na no­ti­cia pa­ra EEUU es que los efec­tos ne­ga­ti­vos pro­vo­ca­dos por un cre­ci­mien­to más len­to en Eu­ro­pa pro­ba­ble­men­te sean li­mi­ta­dos. EEUU si­gue al man­do de su pro­pio des­tino eco­nó­mi­co, aun­que po­co pue­de ha­cer res­pec­to a la cur­va de ren­ta­bi­li­dad. An­te el au­men­to del atrac­ti­vo de los ac­ti­vos de ren­ta fi­ja es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra los in­ver­sio­nis­tas en bo­nos de to­do el mun­do, la caí­da de la ren­ta­bi­li­dad re­sul­tan­te y el con­si­guien­te apla­na­mien­to de la cur­va ex­ce­de­rá con cre­ces lo que se jus­ti­fi­ca, ex­clu­si­va­men­te, por las pre­vi­sio­nes eco­nó­mi­cas y po­lí­ti­cas de EEUU. 2. El im­pac­to po­si­ti­vo pa­ra la eco­no­mía de una ren­ta­bi­li­dad más ba­ja se­rá li­mi­ta­do e in­clu­so po­dría que­dar con­tra­rres­ta­do por con­si­de­ra­cio­nes fi­nan­cie­ras. Es im­pro­ba­ble que el pa­no­ra­ma de ti­pos de in­te­rés ba­jos en to­do el mun­do desa­rro­lla­do va­ya a dar im­pul­so a la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Lo que es más, no ha­ce mu­cho por re­sol­ver los pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les pre­sen­tes des­de ha­ce tiem­po, a los cua­les se ha su­ma­do en los úl­ti­mos días la in­cer­ti­dum­bre so­bre el co­mer­cio y las re­la­cio­nes em­pre­sa­ria­les del Reino Uni­do con el res­to de la UE.

Sin em­bar­go, los cam­bios en las ren­ta­bi­li­da­des ejer­ce­rán más pre­sión so­bre el sis­te­ma ban­ca­rio, al di­fi­cul­tar las po­si­bi­li­da­des de ge­ne­ra­ción de in­gre­sos y de be­ne­fi­cios. Es­to es preo­cu­pan­te pa­ra la ban­ca eu­ro­pea cu­ya re­cu­pe­ra­ción ha ido a la za­ga de los ban­cos es­ta­dou­ni­den­ses, y pa­ra la cual la ca­li­dad cre­di­ti­cia de las car­te­ras de prés­ta­mos que­da­rá afec­ta­da por la des­ace­le­ra­ción eco­nó­mi­ca.

Las ba­jas ren­ta­bi­li­da­des tam­bién agra­va­rán la preo­cu­pa­ción so­bre el ries­go ex­ce­si­vo asu­mi­do por en­ti­da­des no ban­ca­rias. Al in­ten­tar al­can­zar los mis­mos ob­je­ti­vos que an­tes es pro­ba­ble que los in­ver­sio­nis­tas va­yan más al lí­mi­te en bus­ca de ren­di­mien­tos fi­nan­cie­ros, au­men­tan­do la pro­ba­bi­li­dad de una ines­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra en el fu­tu­ro. 3. Es­to com­pli­ca­rá aún más la ta­rea a la que se en­fren­tan las au­to­ri­da­des de la Fed. Nin­guno de es­tos acon­te­ci­mien­tos se­rá una bue­na no­ti­cia pa­ra la Fed, que ya car­ga con un pe­so po­lí­ti­co ex­ce­si­vo. Ade­más de com­pli­car las de­ci­sio­nes acer­ca de los ti­pos de in­te­rés, los acon­te­ci­mien­tos más re­cien­tes pue­den acen­tuar la preo­cu­pa­ción acer­ca de la ca­pa­ci­dad de las po­lí­ti­cas ma­cro­eco­nó­mi­cas pru­den­tes y del apa­ra­to re­gu­la­dor pa­ra con­tra­rres­tar los cre­cien­tes pro­ble­mas que po­nen en pe­li­gro la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra y el bie­nes­tar eco­nó­mi­co fu­tu­ro. Bloom­berg

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.