1,369%

Pulso - - Economia & Dinero - F. GUE­RRE­RO

ju­lio las apues­tas del mer­ca­do ca­ye­ron a ce­ro y no so­bre­pa­san el 30% has­ta el mis­mo mes del pró­xi­mo año.

EL YUAN TAM­BIÉN GE­NE­RA RUI­DO. En me­dio de las con­se­cuen­cias del Bre­xit, la mo­ne­da chi­na ha su­fri­do una rá­pi­da de­pre­cia­ción. En las úl­ti­mas se­ma­nas ha caí­do 1,7% fren­te al dó­lar, to­can­do ayer su mí­ni­mo des­de no­viem­bre de 2010.

La úl­ti­ma vez que el yuan se hun­día así de rá­pi­do, los in­ver­sio­nis­tas de to­do el mun­do res­pon­die­ron con pá­ni- co. Sin em­bar­go, aho­ra el mer­ca­do se lo es­tá to­man­do con cal­ma.

Los in­ver­sio­nis­tas glo­ba­les se sien­ten más có­mo­dos con un yuan más dé­bil, gra­cias a que el Ban­co Po­pu­lar de Chi­na ha me­jo­ra­do su co­mu­ni­ca­ción con los mer­ca­dos y ha to­ma­do me­di­das pa­ra pre­ve­nir una es­pi­ral des­cen­den­te de de­pre­cia­ción y flu­jos de sa­li­da de ca­pi­tal.

Así, HSBC ve po­cas po­si­bi­li­da­des de un re­torno a la agi­ta­ción de enero, mien­tras que Bei­jing Gao Hua Va­lo­res in­di­ca que la mo­ne­da chi- Ce­rró la ta­sa del bono del Te­so­ro a 10 años un mí­ni­mo des­de 1962, tras cua­tro se­sio­nes a la ba­ja.

na se­rá más fuer­te fren­te a una ces­ta de sus so­cios co­mer­cia­les a fin de año.

Por otra par­te, el apa­ren­te optimismo que du­ran­te unos días per­mi­tió a las bol­sas re­cu­pe­rar par­te de lo per­di­do tras el shock que su­pu­so el Bre­xit se ha di­si­pa­do y se ha vuel­to a im­po­ner la aver­sión al ries­go.

Así, los ren­di­mien­tos de los bo­nos del Te­so­ro ayer vol­vie­ron a ce­rrar en su ni­vel más ba­jo des­de 1962, mien­tras el bund alemán es­tá en mí­ni­mos his­tó­ri­cos y el oro al­can­zó má­xi­mos des­de 2014. —El co­rra­li­to se cier­ne so­bre la City an­te la hui­da de in­ver­sio­nis­tas de los fon­dos in­mo­bi­lia­rios del Reino Uni­do. Ya son seis los que han sus­pen­di­do los re­em­bol­sos pa­ra pro­te­ger su pa­tri­mo­nio.

Los pri­me­ros en to­mar esa de­ter­mi­na­ción fue­ron Stan­dard Li­fe, Avi­va y M&G In­vest­ment, que jun­tos sus­pen­die­ron fon­dos por un to­tal de 8.900 mi­llo­nes de li­bras (o US$11.511 mi­llo­nes). Ayer, a pri­me­ra ho­ra se su­ma­ba al lis­ta­do Hen­der­son, pa­ra que más tar­de si­guie­ran la co­rrien­te Ca­na­da Li­fe y Co­lum­bia Th­read­need­le, con lo que los mon­tos sus­pen­di­dos cre­cie­ron has­ta los 14.650 mi­llo­nes de li­bras.

De acuer­do a In­vest­ment As­so­cia­tion, aho­ra hay al­re­de­dor de 24.500 mi­llo­nes de li­bras asig­na­dos a los fon­dos de bie­nes raí­ces del Reino Uni­do.

Los in­ver­sio­nis­tas co­men­za­ron a re­ti­rar di­ne­ro de es­te ti­po de ac­ti­vos en el pe­río­do pre­vio a la vo­ta­ción del re­fe­ren­do, ago­tan­do los ni­ve- Fi­nan­cial Om­buds­man Ser­vi­ce. La ofi­ci­na de usua­rios del sis­te­ma fi­nan­cie­ro del Reino Uni­do ya ha re­ci­bi­do que­jas por las sus­pen­sio­nes. les de efec­ti­vo, de­bi­do a que ana­lis­tas de la in­dus­tria ad­vir­tie­ron que los va­lo­res de las ofi­ci­nas lon­di­nen­ses po­drían caer has­ta 20% en los tres años que el Reino Uni­do se to­me pa­ra sa­lir de la Unión Eu­ro­pea.

PREO­CU­PA­CIÓN EN­TRE IN­VER­SIO­NIS­TAS. La alar­ma ha co- men­za­do a ca­lar en el mer­ca­do. “Sin du­da, es de­ma­sia­do pron­to pa­ra las que­jas for­ma­les so­bre es­te te­ma, sin em­bar­go, he­mos em­pe­za­do a ver las pri­me­ras que­jas de con­su­mi­do­res preo­cu­pa­dos”, in­di­có la Fi­nan­cial Om­buds­man Ser­vi­ce, ofi­ci­na de usua­rios del sis­te­ma fi­nan­cie­ro del Reino Uni­do.

“Es al­go que es­tá muy pre­sen­te en nues­tro ra­dar. Aun­que se es­pe­ra­ba la de­ci­sión de sus­pen­der los re­em­bol­sos, la ex­ten­sión de las sus­pen­sio­nes es bas­tan­te preo­cu­pan­te”, agre­ga­ron.

Ja­son Ho­llands, di­rec­tor ge­ren­te de la fir­ma de in­ver­sión Til­ney Bes­tin­vest, di­jo a Bloom­berg que “el pro­ble­ma con los fon­dos abier­tos es que co­mien­za a ha­ber ven­tas de pá­ni­co, por lo que real­men­te no tie­nen más re­me­dio que sus­pen­der”.

Por otra par­te, John For­bes, con­sul­tor in­de­pen­dien­te de bie­nes raí­ces, in­di­ca que hay “una pér­di­da de con­fian­za en las va­lo­ra­cio­nes uti­li­za­das” por los ges­to­res de fon­dos. El ex so­cio de Pri­ce­wa­ter­hou­seCoo­pers, que se es­pe­cia­li­za en es­te ti­po de ac­ti­vos, agre­gó a Bloom­berg que “los fon­dos mi­no­ris­tas te­nían di­ne­ro en efec­ti­vo y sal­dos en ac­cio­nes lí­qui­das” pa­ra con­tro­lar los ni­ve­les nor­ma­les de las sa­li­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.