Tony Blair pi­de per­dón por in­ter­ven­ción en Irak, pe­ro de­fien­de ha­ber ido ir a la gue­rra

La Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal de La Ha­ya no pue­de san­cio­nar a los in­vo­lu­cra­dos, ya que no cuen­ta con com­pe­ten­cia. Los fa­mi­lia­res, en cam­bio, es­tán ana­li­zan­do si to­man ac­cio­nes.

Pulso - - Actualidad & Politica - VA­LEN­TI­NA JO­FRÉ

— Las co­sas en Eu­ro­pa y so­bre to­do en UK si­guen agi­ta­das. Es­ta vez el pro­ta­go­nis­ta es el ex pri­mer mi­nis­tro de Reino Uni­do Tony Blair, quien ha te­ni­do que sa­lir a de­fen­der­se fren­te a las crí­ti­cas por su ac­tua­ción en la gue­rra de Irak en 2003 al afir­mar: “Es­té la gen­te de acuer­do o no con mi de­ci­sión de

¿Qué pa­sa? Se pu­bli­có el in­for­me Chil­cot que in­di­ca que la de­ci­sión del ex pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co Tony Blair de in­va­dir Irak en 2003, se hi­zo sin ago­tar las al­ter­na­ti­vas pa­cí­fi­cas.

¿Por qué? En 2009 UK en­car­gó rea­li­zar una pro­fun­da in­ves­ti­ga­ción an­te la evi­den­cia de que el ré­gi­men de Sad­dam Hus­sein no es­con­día ar­mas de des­truc­ción ma­si­va co­mo se ha­bía ase­gu­ra­do.

¿Qué im­pli­ca? La Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal no pue­de san­cio­nar a los in­vo­lu­cra­dos, ya que no cuen­ta con com­pe­ten­cia. Los fa­mi­lia­res ana­li­za­rán si to­ma­rán ac­cio­nes.

¿Có­mo pue­de afec­tar? El he­cho pue­de ha­cer que se ini­cie el pro­ce­so pa­ra que la Cor­te In­ter­naio­nal pue­da san­cio­nar so­bre es­ta ma­te­ria. em­pren­der ac­cio­nes mi­li­ta­res con­tra Sad­dam Hus­sein, la to­mé de bue­na fe y en lo que creía que era el in­te­rés del país. Ex­pre­so mi do­lor, mi pe­sar y dis­cul­pas”. Pi­dió per­dón, acep­tó su res­pon­sa­bi­li­dad y to­mó cons­cien­cia de sus erro­res, sin em­bar­go ase­gu­ró que lo que no ha­rá ni di­rá es que “se to­mó la de­ci­sión equi­vo­ca­da”.

To­do el re­vue­lo fue a raíz de la pu­bli­ca­ción del in­for­me Chil­cot, ba­sa­do en una in­ves­ti­ga­ción lle­va­da a ca­bo por el di­plo­má­ti­co John Chil­cot, en el que se es­pe­ci­fi­ca que era in­ne­ce­sa­ria la in­ter­ven­ción en Irak en 2003 li­de­ra­da por EEUU, ya que Hus­sein no era una in­mi­nen­te ame­na­za. Ade­más se di­jo que la ac­ción mi­li­tar no era el úl­ti­mo re­cur­so, ya que los me­dios pa­cí­fi­cos no ha­bían si­do ago­ta­dos.

LA HA­YA. Hoy no exis­te nin­gu­na ins­tan­cia pa­ra po­der san­cio­nar al ex pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co. La úni­ca que po­dría con­de­nar el cri­men de agre­sión con­tra un Es­ta­do, ya que se asu­me una res­pon­sa­bi­li­dad in­ter­na­cio­nal, es la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal de La Ha­ya, sin em­bar­go aún no tie­ne com­pe­ten­cia pa­ra ello, de­bi­do a que no es­tá ti­pi­fi­ca­do co­mo de­li­to.

Si bien el cri­men de agre­sión cons­ta­ta­do en el Es­ta­tu­to de Ro­ma, tex­to fun­da­cio­nal de la Cor­te, des­de 2010, el per­mi­so pa­ra po­der tra­tar la ma­te­ria aún no ha si­do ac­ti-

Tony Blair no­ti­fi­có a Bush en 2002, que UK es­ta­ría con EEUU “pe­se a lo que sea”.

No exis­tía una ame­na­za in­mi­nen­te por par­te de Sad­dam Hus­sein.

Las agencias de in­te­li­gen­cia bri­tá­ni­cas en­tre­ga­ron in­for­ma­ción erró­nea.

UK in­ter­vino an­tes de que se ago­ta­ran los re­cur­sos pa­cí­fi­cos.

ejér­ci­to de UK es­ta­ba mal equi­pa­do pa­ra la ta­rea.

re­la­ción en­tre EEUU y UK no se ha­bría per­ju­di­ca­do si es­te úl­ti­mo no hu­bie­ra par­ti­ci­pa­do de la gue­rra.

va­do, pa­ra que la Cor­te ob­ten­ga ju­ris­dic­ción se ne­ce­si­ta que al me­nos 30 Es­ta­dos par­tes ha­yan ra­ti­fi­ca­do la en­mien­da, y dos ter­cios de ellos ha­yan de­ci­di­do ac­ti­var su com­pe­ten­cia.

Por es­ta ra­zón que­da des­car­ta­da la po­si­bi­li­dad de que Blair sea san­cio­na­do le­gal­men­te por las acu­sa­cio­nes que se le ha­cen en el In­for­me Chil­cot, que por lo de­más en nin­gu­na par­te men­cio­na que la de­ci­sión de in­ter­ve­nir en la gue­rra fue un ac­to ile­gal. Di­cho in­for­me (ver IPad) co­men­zó a in­ves­ti­gar­se en 2009 an­te evi­den­cia de que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.