Me­jo­ra vi­sión de emer­gen­tes en des­me­dro de Eu­ro­pa desa­rro­lla­da

Ta­sas ne­ga­ti­vas en Eu­ro­pa y Ja­pón se­gui­rá ani­man­do bus­car ren­di­mien­tos más al­tos en emer­gen­tes.

Pulso - - Trader -

Post Bre­xit, los prin­ci­pa­les ban­cos cen­tra­les ma­ni­fes­ta­ron su vo­lun­tad en in­ter­ve­nir para que el aban­dono del Reino Uni­do sea lo me­nos trau­má­ti­co po­si­ble, in­cre­men­tan­do la con­fian­za del mer­ca­do, y anu­lan­do para es­te año las ex­pec­ta­ti­vas de alza de ta­sa en EEUU. Co­mo con­se­cuen­cia, pos­te­rior a la in­ten­sa aver­sión al ries­go ini­cial, el dó­lar per­dió rá­pi­da­men­te lo ga­na­do, las ac­cio­nes nor­te­ame­ri- ca­nas re­cu­pe­ra­ron lo per­di­do, los emer­gen­tes vol­vie­ron a te­rreno po­si­ti­vo, y las ac­cio­nes eu­ro­peas re­cu­pe­ra­ron le­ve­men­te para pos­te­rior­men­te caer. No obs­tan­te, el oro pro­lon­go su tra­yec­to­ria al­cis­ta y las ta­sas so­be­ra­nas si­guie­ron ca­yen­do, re­cor­dán­do­nos que los ries­gos aun se­gui­rían la­ten­tes.

La reac­ción de los ac­ti­vos, pos­te­rior al sal­va­vi­das de los ban­cos cen­tra­les, mos­tró co­mo se reaco­mo­da­ría la nue­va vi­sión de mer­ca­do glo­bal, man­te­nien­do la vi­sión po­si­ti­va para EEUU, pe­ro aho­ra una me­jor ex­pec­ta­ti­va para los mer­ca­dos emer­gen­tes, una nue­va vi­sión ne­ga­ti­va para Eu­ro­pa, y to­do den­tro de un con­tex­to de ma­yor ries­go glo­bal.

Has­ta fi­nes del 2015, la ren­ta va­ria­ble emer­gen­te ve­nía des­cen­dien­do por ex­pec­ta­ti­vas de que el dó­lar se­gui­ría ga­nan­do a me­di­da que la Fed ini­cia­ra su pro­ce­so de nor­ma­li­za­ción mo­ne­ta­ria, pe­ro la in­tro­duc­ción de ta­sas ne­ga­ti­vas en Ja­pón y Eu­ro­pa ani­mo a in­ver­sio­nis­tas a bus­car re­tor­nos más al­tos en los mer­ca­dos emer­gen­tes, efec­to se es­par­ció ha­cia las ac­cio­nes des­de ini­cios de año cuan­do los agen­tes em­pe­za­ron a in­ter­na­li­zar un pro­ce­so de alza de ta­sa en EEUU más sua­ve de lo an­ti­ci­pa­do pro­duc­to de su es­ca­sa in­fla­ción, per­mi­tien­do al dó­lar per­der te­rreno y a las ma­te­rias pri­mas to­car fon­do e ini­ciar una re­cu­pe­ra­ción.

A pe­sar que to­da­vía hay es­pa­cio para ma­yo­res flu­jos ha­cia deu­da emer­gen­te, en ren­ta va­ria­ble es pre­ma­tu­ro sa­car con­clu­sio­nes, ya que a pe­sar de los me­no­res ries­gos sis­té­mi­cos vistos por la re­cu­pe­ra­ción del cru­do y es­ta­bi­li­za­ción de la eco­no­mía China, en ade­lan­te se­gui­rá la in­cer­ti­dum­bre con res­pec­to a la in­te­gri­dad del blo­que eu­ro­peo al ga­nar fuer­za mo­vi­mien­tos a fa­vor de una sa­li­da de la UE, que podría nue­va­men­te pre­sio­nar la ren­ta va­ria­ble glo­bal. Y si los mer­ca­dos si­guen com­pran­do el dó­lar en tur­bu­len­cia, el gi­gan­te asiá­ti­co podría ver­se obli­ga­do nue­va­men­te a de­va­luar el yuan, lo que des­ace­le­ra­ría aún más su cre­ci­mien­to, afec­tan­do a los paí­ses pro­duc­to­res de ma­te­rias pri­mas.

El au­tor es ge­ren­te ge­ne­ral de Be­tas­tock

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.