De ca­ra al fu­tu­ro: ¿ha­cía qué ciu­da­des de­bie­ra mi­rar San­tia­go?

Ex­per­tos ase­gu­ran que Es­to­col­mo, Van­cou­ver y Me­de­llín son ur­bes que po­drían ser­vir de guías para pla­ni­fi­car el cre­ci­mien­to de la ca­pi­tal.

Pulso - - Empresas & Mercados - EFRAÍN MO­RA­GA

—Pla­ni­fi­ca­ción es la pa­la­bra cla­ve al ha­blar del fu­tu­ro del Gran San­tia­go, que por es­tos días es ace­cha­do por los al­tos ín­di­ces de con­ta­mi­na­ción, la cri­sis del trans­por­te pú­bli­co, la se­gre­ga­ción eco­nó­mi­ca y es­pa­cial, ade­más de un des­em­pleo que su­pera el 9%. Se­gún ex­per­tos, paí­ses co­mo Ca­na­dá y Aus­tra­lia tu­vie­ron que en­fren­tar desafíos si­mi­la­res.

Para es­ta­ble­cer qué ciu­da­des de­bie­sen ser pa­rá­me­tro para la pla­ni­fi­ca­ción de desa­rro­llo de San­tia­go, pri­me­ro se de­be iden­ti­fi­car los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que en­fren­ta la ciu­dad, con una su­per­fi­cie to­tal de 867 km2 y una po­bla­ción de más de 6 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes.

Pa­blo Allard, de­cano de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra y Ar­te de la Uni­ver­si­dad del Desa­rro­llo (UDD), ma­ni­fies­ta que uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de la ca­pi­tal es la se­gre­ga­ción, pues­to que “hay mi­les de fa­mi­lias que vi­ven en la pe­ri­fe­ria, prin­ci­pal­men­te aso­cia­das a con­jun­tos de vi­vien­das so­cia­les que no tie­nen equi­pa­mien­to cul­tu­ral, edu­ca­cio­nal, de­por­ti­vo y áreas ver­des de ca­li­dad”.

¿Qué pa­só? Al­gu­nas de las ciu­da­des que los ex­per­tos con­si­de­ran co­mo mo­de­los a se­guir para San­tia­go son Me­de­llín, Es­to­col­mo y Van­cou­ver. Con­cep­to co­mo el de Sym­bioCity, desa­rro­lla­do por Sue­cia, han trans­for­ma­do ba­rrios en ejem­plos de sus­ten­ta­bi­li­dad, al uti­li­zar re­si­duos para ge­ne­rar elec­tri­ci­dad, ca­le­fac­ción y agua ca­lien­te.

¿Cuál es el prin­ci­pal desafío? Se de­be de­jar atrás la po­lí­ti­ca a cor­to pla­zo para crear un plano re­gu­la­dor que ten­ga una vi­sión más cer­ca­na a la de Aus­tra­lia, Nue­va Ze­lan­da y Ca­na­dá, que ba­san su pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na a trein­ta años. bia­na de Me­de­llín, ca­pi­tal del de­par­ta­men­to de An­tio­quia, que cuen­ta con una su­per­fi­cie de 1.115 km2 y una po­bla­ción que su­pera los tres mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y que de­bió en­fren­tar el mis­mo desafío, trans­for­mán­do­se en un ejem­plo para las de­más ciu­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas.

El ex­per­to de la UDD sos­tie­ne que el éxi­to de la ur­be co­lom­bia­na es un ejem­plo a se­guir en ma­te­ria de in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra pú­bli­ca de ca­li­dad, pro­ve­yen­do “ac­ce­si­bi­li­dad no só­lo a tra­vés de te­le­fé­ri­cos, sino que tam­bién por me­dio de un pro­gra­ma de bi­blio­te­cas pú­bli­cas, equi­pa­mien­to de­por­ti­vo y jar­di­nes in­fan­ti­les”.

Ale­ján­do­se en el mapa, exis­ten otras ciu­da­des que pue­den ser to­ma­das co­mo pa­rá­me­tro para el desa­rro­llo de la ca­pi­tal, da­do que su ta­ma­ño, de­mo­gra­fía, eco­no­mía e his­to­ria son si­mi­la­res a las de San­tia­go. Pe­ro pri­me­ro hay que to­mar una se­rie de con­si­de­ra­cio­nes para in­cluir­las en el gru­po de ciu­da­des que pue­den guiar el desa­rro­llo de la ca­pi­tal. “Te­ne­mos que plan­tear­nos qué de­be­mos mi­rar: pri­me­ro, tie­nen que ser ciu­da­des bien ran­kea­das des­de el pun­to de vis­ta de ca­li­dad de vi­da. Hay va­rias, las me­jo­res pue­den ser las aus­tria­cas y ca­na­dien­ses. Se­gun­do, que ten­gan una pobla- ción ra­zo­na­ble, y ter­ce­ro, que pro­ven­gan de paí­ses que es­tén cre­cien­do”, sos­tie­ne Ja­vier Hur­ta­do, ge­ren­te de Es­tu­dios de la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción (CChC).

Hur­ta­do afirma que Aus­tra­lia, Nue­va Ze­lan­dia y Ca­na­dá son na­cio­nes a te­ner

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.