Un des­tino para re­car­gar­se

Pulso - - Evasion - MACARENA ZARHI COR­DE­RO Des­de La Paz

BUE­NA par­te de Bo­li­via es co­mo re­tro­ce­der va­rias dé­ca­das en el tiem­po. Al igual co­mo ocu­rre en otros paí­ses de la re­gión, se ven mu­chas cons­truc­cio­nes a me­dio ter­mi­nar (de es­ta for­ma no pa­gan im­pues­tos), ca­lles sin pa­vi­men­tar y agua que no es po­ta­ble. Sin em­bar­go, el lu­gar es úni­co en el mun­do. Con 3.600 msnm, las ca­sas pa­re­cen tre­par las la­de­ras de los ce­rros, co­mo si qui­sie­ran to­car el cie­lo. En el co­ra­zón se mez­clan edi­fi­ca­cio­nes de la épo­ca co­lo­nial con cons­truc­cio­nes mo­der­nas. La Paz (ciu­dad a la que lle­gó PUL­SO in­vi­ta­do por Latam) es­tá com­pues­ta de dos áreas cla­ra­men­te di­fe­ren­cia­das que se trans­for­man en la prác­ti­ca, en dos ciu­da­des en una: El Alto, a 4.070 msnm y Nues­tra Se­ño­ra de La Paz.

La pri­me­ra era la ciu­dad del Pre­si­den­te Evo Mo­ra­les y se ha con­ver­ti­do en las dos úl­ti­mas dé­ca­das en una zo­na re­cep­to­ra de in­mi­gran­tes pro­ce­den­tes del va­rias re­gio­nes del país. La gen­te que tra­ba­ja en la ca­pi­tal bo­li­via­na via­ja to­dos los días a La Paz o sim­ple­men­te, vi­ve del co­mer­cio, al­go que se ha trans­for­ma­do en una bue­na fuen­te de in­gre­sos. Es lla­ma­da la nue­va bur­gue­sía ay­ma­ra. Ma­ne­jan Trans­por­te Para cru­zar a las di­fe­ren­tes islas del La­go Ti­tica­ca se uti­li­zan bar­cos a mo­tor. au­tos Hum­mer y vi­ven en los fa­mo­sos cho­lets; una cons­truc­ción con las ca­rac­te­rís­ti­cas de un cha­let que tie­ne cin­co pi­sos o más. El pri­me­ro es des­ti­na­do al co­mer­cio, mien­tras que en el se­gun­do y el ter­ce­ro cuen­tan con sa­lo­nes para rea­li­zar fiestas, que du­ran va­rios días e in­vi­tan a can­tan­tes co­mo la me­xi­ca­na Ana Bár­ba­ra o Vi­cen­te Fer­nán­dez. El ter­ce­ro es para los hi­jos y el cuar­to y quin­to es del pro­pie­ta­rio. Mu­chas de es­tas cons­truc­cio­nes son rea­li­za­das por el ar­qui­tec­to Freddy Ma­ma­ni.

Ade­más, hay hos­pi­ta­les, es­cue­las y uni­ver­si­da­des y la po­bla­ción de El

Alto -1 mi­llón de ha­bi­tan­tes-, im­pul­só al Go­bierno a trans­for­mar­la en una ciu­dad in­de­pen­dien­te.

De­bi­do a la gran con­ges­tión del lu­gar, se inau­gu­ró ha­ce dos años la pri­me­ra par­te del te­le­fé­ri­co que in­clu­ye tres lí­neas. Una en El Alto, que es más pe­que­ña, y otras dos que ba­jan al cen­tro de la ciu­dad, “Era el me­dio de trans­por­te más efec­ti­vo, se ha­bían he­cho prue­bas para rea­li­zar un me­tro sub­te­rrá­neo, pe­ro de­ba­jo de la ciu­dad hay ríos de agua”, di­ce Ma­rie­la, la guía tu­rís­ti­ca.

El te­le­fé­ri­co se inau­gu­ró ha­ce dos años con el ob­je­ti­vo de des­con­ges­tio­nar la ciu­dad, que hoy cuen­ta con va­rios jó­ve­nes ves­ti­dos de ze­bra para re­gu­lar el trá­fi­co. El trans­por­te aé­reo cuen­ta con una ca­pa­ci­dad de 10 pa­sa­je­ros por va­gón y sa­le ca­da 12 se­gun­dos. Re­co­rrer una lí­nea cues­ta $300 y es una bue­na for­ma de co­no­cer par­te de la ciu­dad para ver las cons­truc­cio­nes des­de arri­ba. El pro­yec­to fue rea­li­za­do por la em­pre­sa aus­tría­ca Dop­pel­mayr con un cos­to de US$234 mi­llo­nes. Para la se­gun­da fa­se se im­ple­men­ta­rán seis nue­vas lí­neas que bus­can cu­brir el res­to de la ciu­dad, con una in­ver­sión de US$450 mi­llo­nes.

En­tre los restaurantes, Ali Pa­cha, Gus­tu y el Va­gón del sur pre­sen­tan los sa­bo­res de Bo­li­via.

En los cho­lets vi­ve la nue­va bur­gue­sía ai­ma­ra y son cons­truc­cio­nes de has­ta sie­te pi­sos.

Con un te­le­fé­ri­co inau­gu­ra­do ha­ce dos años que recorre gran par­te de La Paz, ade­más de una bue­na apues­ta gas­tro­nó­mi­ca, la ca­pi­tal bo­li­via­na y sus al­re­de­do­res bus­ca ele­var la can­ti­dad de tu­ris­tas y em­pre­sa­rios que lle­gan al país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.