La eco­no­mía bra­si­le­ña y su re­cu­pe­ra­ción,

Una con­clu­sión pre­li­mi­nar es que Bra­sil ya podría ha­ber to­ca­do fon­do y aho­ra la in­te­rro­gan­te es a qué ve­lo­ci­dad se re­cu­pe­ra­rá.

Pulso - - Portada - por Va­len­tín Ca­rril

peak.

Es­tas dos ci­fras, es­pe­cial­men­te la fis­cal, son de una mag­ni­tud que nor­mal­men­te en­cien­de alar­mas en los mer­ca­dos. Los sucesos se ace­le­ra­ron du­ran­te 2015, pe­río­do en el cual la fuer­te re­ce­sión “co­rri­gió” el dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te pe­ro de ma­ne­ra po­co sa­na, es de­cir, a tra­vés de una vio­len­ta ba­ja en las im­por­ta­cio­nes, del or­den de 25%. Den­tro de es­tas se in­clu­ye el re­le­van­te ítem de im­por­ta­cio­nes de bie­nes de ca­pi­tal, las cua­les ba­ja­ban por el co­lap­so de la in­ver­sión. Tam­bién se de­tec­tó una fuer­te ba­ja en los gas­tos en via­jes. De he­cho, las ex­por­ta­cio­nes ca­ye­ron 15%, pe­ro igual­men­te el dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te ba­jó des­de ese 4,2% a 3,3% en 2015 y aho­ra se es­pe­ra 1,5% para el pre­sen­te año. Por lo tan­to, pe­se a su com­po­si­ción no ade­cua­da es­te dé­fi­cit fue la pri­me­ra gran va­ria­ble ma­cro­eco­nó­mi­ca que mos­tró una me­jo­ría. La se­gun­da es la in­fla­ción, so­bre la cual co­men­ta­re­mos más ade­lan­te.

La­men­ta­ble­men­te, el dé­fi­cit fis­cal y su va­ria­ble muy re­la­cio­na­da, la deu­da del go­bierno a PIB, no han de­ja­do de su­bir. Eso im­pli­ca una cre­cien­te in­cer­ti­dum­bre en los mer­ca­dos no so­lo fi­nan­cie­ros, ya que se han pro­du­ci­do re­cu­rren­tes te­mo­res de alza en dis­tin­tos im­pues­tos así co­mo de ba­ja en gas­tos muy va­lo­ra­dos por la po­bla­ción en te­mas tan re­le­van­tes co­mo las pen­sio­nes, la sa­lud, la vi­vien­da, et­cé­te­ra. De he­cho, el dé­fi­cit fis­cal al­can­zó 10,1% del PIB en los do­ce me­ses ter­mi­na­dos en abril del pre­sen­te año, ci­fra que se man­tu­vo a ma­yo. El ni­vel de deu­da a PIB se acer­ca al 70% y los gas­tos so­la­men­te en in­tere­ses han bor­dea­do el 8% del PIB.

La pri­me­ra pre­gun­ta re­le­van­te es si hay in­di­cios de que la caí­da es­té lle­gan­do a su fin. La res­pues­ta es que sí, pe­ro por aho­ra son in­di­cios re­la­ti­va­men­te pre­li­mi­na­res. Por ejem­plo, la des­truc­ción de em­pleos a ma­yo es­tu­vo le­ve­men­te por de­ba­jo de la ci­fra a abril, una ba­ja men­sual por pri­me­ra vez des­de el ini­cio de la cri­sis. La ta­sa de in­fla­ción de acuer­do con su prin­ci­pal in­di­ca­dor ha­bía lle­ga­do a 10,7% en 2015 y aho­ra se en­cuen­tra en 9%. ex­pre­sión uti­li­za­da en los pe­rió­di­cos de ese país.

La pre­gun­ta si­guien­te es si se va a pro­du­cir una re­cu­pe­ra­ción y qué ve­lo­ci­dad ten­dría. En es­te ca­so hay ra­zo­nes para te­ner un op­ti­mis­mo re­la­ti­vo. La re­ce­sión de Bra­sil has­ta aho­ra no ha te­ni­do un im­pac­to re­le­van­te en la sol­ven­cia del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, y es­tá bas­tan­te bien es­ta­ble­ci­do que las re­ce­sio­nes que in­clu­yen un fi­nan­cie­ro son más agu­das y de más len­ta re­cu­pe­ra­ción, co­mo el ca­so de la re­cien­te re­ce­sión en Es­ta­dos Uni­dos mues­tra cla­ra­men­te. Sin em­bar­go, para que es­ta

crash

si­tua­ción de me­jo­ra se man­ten­ga es cru­cial que el Go­bierno lo­gre es­ta­bi­li­zar sus fi­nan­zas. Es­to es al­go muy com­ple­jo en una si­tua­ción en la cual el PIB se re­du­ce, ya que im­pli­ca que la ba­se tri­bu­ta­ria se es­tá con­tra­yen­do. La cla­ve es­tá en lo­grar un gra­do su­fi­cien­te de cre­di­bi­li­dad para per­mi­tir una ba­ja en la ta­sa de in­te­rés a la cual se fi­nan­cia el go­bierno, de mo­do tal de per­mi­tir un círcu­lo vir­tuo­so que lle­ve a una es­ta­bi­li­za­ción de la re­la­ción deu­da del go­bierno a PIB.

Eso per­mi­ti­ría se­gu­ra­men­te un sal­to en las ex­pec­ta­ti­vas de em­pre­sa­rios y con­su­mi­do­res, las cua­les pe­se a ha­ber­se re­cu­pe­ra­do si­guen en ni­ve­les ab­so­lu­tos muy ba­jos. Es­ta ci­fra se­rá la cla­ve a se­guir a cor­to pla­zo e im­pli­ca no so­lo el ma­ne­jo del go­bierno cen­tral, sino tam­bién de ma­ne­ra muy re­le­van­te las de­ci­sio­nes res­pec­to de la deu­da de los es­ta­dos, va­rias de las cua­les son con el go­bierno cen­tral, así co­mo el ma­ne­jo de las gran­des em­pre­sas pú­bli­cas y se­mi-pú­bli­cas. En es­te úl­ti­mo as­pec­to las no­ve­da­des re­cien­tes son alen­ta­do­ras, pues­to que los nom­bra­mien­tos en las prin­ci­pa­les em­pre­sas con­tro­la­das por el go­bierno han si­do aplau­di­dos por el mer­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.