“En de­re­cho com­pa­ra­do (lo que se es­tá so­li­ci­tan­do) se lla­ma sen­ten­cia ex­hor­ta­ti­va y no exis­te en Chi­le. Con el re­que­ri­mien­to se es­tá in­vi­tan­do al TC a desa­rro­llar un ac­ti­vis­mo ju­di­cial, al­go que a la de­re­cha, y con ra­zón, siem­pre le ha mo­les­ta­do”.

Pulso - - En Portada -

nun­ciar­se en esa lí­nea po­dría estar de­bi­li­tan­do su or­gá­ni­ca, “se puede ter­mi­nar des­le­gi­ti­man­do al TC y su pro­pia es­ta­bi­li­dad po­dría ver­se en ries­go, lo que puede afec­tar el di­se­ño del es­ta­do de de­re­cho”.

Ca­be se­ña­lar que pa­ra la opo­si­ción es el Go­bierno quien es­tá po­nien­do en du­da la le­gi­ti­mi­dad del TC al no cum­plir con el fa­llo.

“Lo que un Go­bierno de bue­na fe de­be­ría ha­cer es aca­tar lo que di­ce el Tri­bu­nal y en­viar un pro­yec­to de ley que co­rri­ja eso. Pe­ro el Go­bierno só­lo tar­jó o eli­mi­nó al­gu­nos pá­rra­fos pe­ro no de­jó un pro­yec­to ar­mo­ni­za­do, es una for­ma de in­sis­tir un po­co ma­ño­sa­men­te”, aco­ta Le­tu­ria.

No obs­tan­te, afir­ma que el TC no tie­ne atri­bu­cio­nes pa­ra de­cir­le al Eje­cu­ti­vo có­mo so­lu­cio­nar el te­ma, “só­lo puede de­cla­rar que un pro­yec­to es­ta fue­ra de los már­ge­nes de lo cons­ti­tu­cio­nal, pe­ro no puede de­cir la for­ma de arre­glar­lo ni ejer­cer co­mo le­gis­la­dor po­si­ti­vo”.

De la mis­ma for­ma pien­sa el aca­dé­mi­co de la U. de Chi­le y quien fue­ra uno de los re­dac­to­res de los cam­bios cons­ti­tu­cio­na­les de 2005, Fran­cis­co Zu­ñi­ga, al re­cor­dar que el ar­tícu­lo 93 de la Car­ta Mag­na es de­re­cho es­tric­to, es de­cir que la com­pe­ten­cia del TC es­tá li­mi­ta­da y no ad­mi­te in­ter­pre­ta­cio­nes pa­ra am­pliar­la.

“Lo que se plan­teó en el re­que­ri­mien­to es­tá fue­ra de los lí­mi­tes de la com­pe­ten­cia del TC por­que no Apro­bó el pri­mer re­que­ri­mien­to que de­cla­ró in­cons­ti­tu­cio­nal la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal. Re­cha­zó el pri­mer re­que­ri­mien­to pre­sen­ta­do por la opo­si­ción con­tra la Re­for­ma La­bo­ral. 6 de abril: El Con­gre­so des­pa­cha el pro­yec­to de ley de la Re­for­ma La­bo­ral que le otor­ga la ti­tu­la­ri­dad de la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va a los sin­di­ca­tos, así co­mo de otros pac­tos co­mo adap­ta­bi­li­dad de jor­na­da.

7 de abril: Opo­si­ción re­cu­rre al TC pa­ra im­pug­nar cua­tro te­mas de la Re­for­ma La­bo­ral: ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal, ex­ten­sión de be­ne­fi­cios, sin­di­ca­to in­ter­em­pre­sa y de­re­cho a in­for­ma­ción de los sin­di­ca­tos.

27 de abril El Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal aco­gió el re­que­ri­mien­to de la opo­si­ción y de­cla­ra in­cons­ti­tu­cio­nal la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal.

17 de ju­nio: Des­pués de re­vi­sar va­rias al­ter­na­ti­vas, el Go­bierno de­ci­dió ve­tar la Re­for­ma La­bo­ral, des­es­ti­man­do el en­vío de una ley cor­ta que acla­ra­ra cier­tos as­pec­tos de la nor­ma tras el fa­llo.

22 de ju­nio: Se­na­do apro­bó el ve­to de la Re­for­ma La­bo­ral.

2 de ju­lio: La opo­si­ción re­cu­rrió nue­va­men­te al TC. Es­ta vez pa­ra pe­dir­le que eli­mi­ne va­rios ar­tícu­los y ex­hor­te a la au­to­ri­dad a cum­plir el fa­llo. Apro­bó el pri­mer re­que­ri­mien­to que de­cla­ró in­cons­ti­tu­cio­nal la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal. Re­cha­zó el pri­mer re­que­ri­mien­to pre­sen­ta­do por la opo­si­ción con­tra la Re­for­ma La­bo­ral. Des­de 2013 fue nom­bra­do mi­nis­tro su­plen­te de Mi­nis­tro del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal.

CA­MI­NOS PO­SI­BLES A SE­GUIR. Es­ta se­ma­na se es­pe­ra que el TC de­ter­mi­ne si el re­que­ri­mien­to es ad­mi­si­ble o no. El Go­bierno se la es­tá ju­gan­do por se­ña­lar que es inad­mi­si­ble en for­ma por­que fue pre­sen­ta­do des­pués de fe­cha y por­que abor­da ma­te­rias no con­si­de­ra­das en el pri­mer re­que­ri­mien­to. Mien­tras que en la opo­si­ción ase­gu­ran que in­clu­so exis­te una sen­ten­cia fir­ma­da por el hoy mi­nis­tro del In­te­rior, Ma­rio Fer­nán­dez –cuan­do era par­te del TC- que ad­mi­tía un re­cur­so de es­te ti­po.

Pa­ra el pro­fe­sor de la U. de Val­pa­raí­so, el TC de­bie­ra de­cla­rar inad­mi­si­ble el re­que­ri­mien­to por el sim­ple he­cho de que no tie­ne la com­pe­ten­cia pa­ra “va­lo­rar po­lí­ti­ca­men­te” la de­ci­sión de los ór­ga­nos le­gis­la­ti­vos.

“Creo que la de­re­cha es­tá apro­ve­chan­do un mal mo­men­to de la Pre­si­den­cia, le­yen­do la ba­ja en las en­cues­tas pa­ra dar­le un gol­pe po­lí­ti­co y sa­car cré­di­to en un año elec­to­ral. Pe­ro los ries­gos en tér­mi­nos ins­ti­tu­cio­na­les son tan im­por­tan­tes que du­do que se jus­ti­fi­que un ejer­ci­cio co­mo és­te”, aco­ta Bas­sa.

Por su la­do, Le­tu­ria cree que la mayoría del TC tie­ne dos ca­mi­nos des­pués de de­cla­rar­lo ad­mi­si­ble. Uno, que vuel­va a de­cir que el pro­yec­to es in­cons­ti­tu­cio­nal; y dos, - que cree re­sol­ve­rá- re­cor­dar que ya di­jo que ha­bía igual­dad an­te la ley y no pri­vi­le­gio de los sin­di­ca­tos, en­ton­ces se­ña­la­rá que aun­que la ley no lo di­ga cla­ra­men­te a la ho­ra de in­ter­pre­tar­se van a te­ner que con­si­de­rar­se los dic­tá­me­nes del TC.

“No puede ne­go­ciar ni puede pro­po­ner un ar­ti­cu­la­do al­ter­na­ti­vo. No es un en­te que se pon­ga a ha­cer ga­lli­to con otros po­de­res po­lí­ti­cos sim­ple­men­te di­ce si es o no cons­ti­tu­cio­nal una nor­ma”, re­cal­ca.

En tan­to, el aca­dé­mi­co de la U. de Chi­le re­cuer­da que el TC siem­pre de­li­be­ra so­bre to­dos los te­mas que se le pre­sen­tan, pe­ro es­pe­ra que no in­ten­te ir más allá de lo con­tem­pla­do en la mis­ma Cons­ti­tu­ción.

“Si lo hi­cie­ra, es­ta­ría de­fi­nien­do un an­tes y un des­pués en ma­te­rias de com­pe­ten­cia de es­te Tri­bu­nal y por tan­to se­ría un te­ma de su­yo de­li­ca­do. No me gus­ta ha­blar so­bre hi­pó­te­sis así que me li­mi­to a de­cir que se­ría de­li­ca­do”, sub­ra­ya.

Asi­mis­mo ad­vier­te que no exis­te for­ma de plan­tear una con­tien­da de com­pe­ten­cias en­tre el TC y otros po­de­res del Es­ta­do. “El TC tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra en los con­flic­tos por for­ma­ción de la ley en­tre el Le­gis­la­ti­vo y el Eje­cu­ti­vo, y si se die­ra una con­tien­da so­bre las de­ci­sio­nes del TC, la úni­ca po­si­bi­li­dad se­ría mo­di­fi­car la Cons­ti­tu­ción”.

Le­tu­ria res­ta dra­ma­tis­mo y no cree que el TC de­ci­da ex­hor­tar al Go­bierno. “No va a pa­sar , sino que se va de­cla­rar so­bre lo cons­ti­tu­cio­nal de una nor­ma u otra. El jue­go po­lí­ti­co siem­pre tie­ne ro­ces, y el TC tie­ne un rol co­mo de ár­bi­tro en un par­ti­do, pe­ro na­die ha pues­to en du­da que se va a res­pe­tar lo que di­ga. Se usan pa­la­bras fuer­tes, pe­ro no es­tá en pe­li­gro la ins­ti­tu­cio­na­li­dad”. El Tri­bu­nal de­ter­mi­nó que la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal y la ex­ten­sión de be­ne­fi­cios por afi­lia­ción eran in­cons­ti­tu­cio­na­les.

IVÁN ARÓSTICA CAR­LOS CARMONA DO­MIN­GO HER­NÁN­DEZ MA­RÍA LUI­SA BRAHM ALAN BRONFMAN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.