La em­pre­sa es una ins­ti­tu­ción so­cial

Que la em­pre­sa sea una ins­ti­tu­ción so­cial sig­ni­fi­ca que no es so­lo una or­ga­ni­za­ción eco­nó­mi­ca que bus­ca la ma­yor crea­ción de ri­que­za, sino que im­pli­ca que ella tie­ne sus raí­ces en la so­cie­dad.

Pulso - - Opinion -

HA­CE PO­COS años, Paul Pol­man, CEO de una im­por­tan­te em­pre­sa mul­ti­na­cio­nal, afir­ma­ba que una em­pre­sa es al­go más que una or­ga­ni­za­ción con ob­je­ti­vos eco­nó­mi­cos; tam­bién, de­cía, ha de crear va­lor pa­ra la so­cie­dad ayu­dan­do a re­sol­ver sus gran­des re­tos. En efec­to, la em­pre­sa no es so­lo una or­ga­ni­za­ción pa­ra la crea­ción de ri­que­za ma­te­rial, al­go de su­yo im­por­tan­te; vis­ta así, la em­pre­sa con­ce­bi­da co­mo una or­ga­ni­za­ción que bus­ca la ma­xi­mi­za­ción del be­ne­fi­cio, re­sul­ta una vi­sión li­mi­ta­da; lo mis­mo ocu­rre con aque­lla vi­sión de la em­pre­sa que bus­ca su le­gi­ti­ma­ción a tra­vés de una se­rie de pro­yec­tos con sen­ti­do so­cial, que si bien apor­tan, los efec­tos es­pe­ra­dos son in­su­fi­cien­tes pa­ra al­can­zar el res­pe­to de­bi­do y en no po­cas oca­sio­nes son in­con­gruen­tes con la vi­da al in­te­rior de la em­pre­sa.

Pa­re­ce ne­ce­sa­rio un cam­bio de men­ta­li­dad en la for­ma de en­ten­der la em­pre­sa, en la que las va­ria­bles eco­nó­mi­cas, éti­cas, cul­tu­ra­les y so­cia­les sean reor­de­na­das, o en su ca­so, con­si­de­ra­das ade­cua­da­men­te. No se puede des­co­no­cer que ha ha­bi­do pro­pues­tas in­tere­san­tes en es­te sen­ti­do.

Así, Por­ter con el pa­san­do por Yu­nus con la idea de la

a las pro­pues­tas más re­cien­tes co­mo las

Un apor­te al cam­bio de men­ta­li­dad y una al­ter­na­ti­va a las pro­pues­tas ya co­no­ci­das y que pa­re­ce ra­zo­na­ble, si

em­pre­sa so­cial, tions. va­lor com­par­ti­do, be­ne­fit cor­po­ra-

con­si­de­ra­mos la idea de que to­do es­tá co­nec­ta­do, con­sis­te en en­ten­der la em­pre­sa co­mo una ins­ti­tu­ción so­cial.

Que la em­pre­sa sea en­ten­di­da co­mo una ins­ti­tu­ción so­cial, sig­ni­fi­ca que no es so­lo una or­ga­ni­za­ción eco­nó­mi­ca que bus­ca la crea­ción de ri­que­za, res­pon­sa­bi­li­dad so­cial o repu­tación cor­po­ra­ti­va, sig­ni­fi­ca que es una or­ga­ni­za­ción “con raí­ces en la so­cie­dad y pro­yec­ción en la so­cie­dad”. Y, en la que la que su su nú­cleo, lo cons­ti­tu­yen las per­so­nas. Las per­so­nas en­ten­di­das no co­mo un re­cur­so fun­da­men­tal, ni co­mo el ca­pi­tal más im­por­tan­te. Las per­so­nas en­ten­di­das al mo­do de Homero, co­mo fér­ti­les en re­cur­sos, au­tén­ti­cas ge­ne­ra­do­ras de re­cur­sos.

co­re,

La em­pre­sa es una ins­ti­tu­ción so­cial, por­que es­tá en­rai­za­da en la so­cie­dad de­bi­do a que so­cial es el hom­bre que tra­ba­ja en ella y pro­yec­ta­da a la so­cie­dad, a tra­vés de los bie­nes y ser­vi­cios que apor­ta, por­que la so­cie­dad es­tá cons­ti­tui­da por per­so­nas. Así, se va con­fi­gu­ran­do a tra­vés de la ex­ce­len­cia y el tra­ba­jo ha­bi­tua­les una cul­tu­ra que da es­ta­bi­li­dad y tras­cen­den­cia no so­lo a la em­pre­sa, sino tam­bién a la so­cie­dad. La em­pre­sa, en­ton­ces, es un fac­tor re­le­van­te de la es­ta­bi­li­dad so­cial, de la que de­vie­ne su pres­ti­gio.

Por eso, en es­te sen­ti­do, re­sul­ta in­tere­san­te la afir­ma­ción del lí­der de la So­fo­fa re­fe­ri­da al mo­do en que de­be­rían aco­me­ter las em­pre­sas las di­fi­cul­ta­des que se es­tán pre­sen­tan­do con re­la­ción al au­men­to del des­em­pleo: “Evi­tar los des­pi­dos, tra­tar de ba­jar los cos­tos por otras vías”. Son pa­la­bras que cons­ti­tu­yen, en cier­to sen­ti­do, un cam­bio de men­ta­li­dad, al tiem­po que una bue­na no­ti­cia pa­ra las per­so­nas que tra­ba­jan y la so­cie­dad.

JUAN CAR­LOS AGUI­LE­RA P.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.