“Ve­re­mos es­fuer­zos aún más gran­des del BCE y del Ban­co de Ja­pón por man­te­ner sus ta­sas ba­jas”

Los ban­cos cen­tra­les han he­cho mu­cho des­de la cri­sis. ¿Ten­drán que con­ti­nuar con su tra­ba­jo de ali­vio cuan­ti­ta­ti­vo? ¿Hay una luz al fi­nal del tú­nel o el Ban­co de Ja­pón, el Ban­co de In­gla­te­rra, y el BCE to­da­vía de­be­rán po­ner más es­fuer­zos? ¿Han to­ca­do fond

Pulso - - Economia&dinero - Una en­tre­vis­ta de LEO­NAR­DO RUIZ

EN el año 2009 EEUU da­ba los pri­me­ros pa­sos de una lar­ga re­cu­pe­ra­ción tras la peor cri­sis eco­nó­mi­ca des­de la Gran De­pre­sión, pro­ce­so en el cual la Re­ser­va Fe­de­ral ju­ga­ría un rol cru­cial. El li­bro “The road ahead for the Fed” fue fun­da­men­tal en el de­ba­te so­bre los desafíos del cen­tral es­ta­dou­ni­den­se en ese mo­men­to y sie­te años des­pués uno de sus coau­to­res, el eco­no­me­tris­ta aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia Ja­mes D. Ha­mil­ton, en­tre­ga su ve­re­dic­to y cues­tio­na los efec­tos de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ul­tra ex­pan­si­va, ade­más de ana­li­zar el pre­sen­te de la eco­no­mía mun­dial.

¿Qué po­de­mos es­pe­rar de la eco­no­mía global du­ran­te la se­gun­da mi­tad del año?

— La gen­te que pre­di­ce un Ar­ma­ge­dón a ca­da ins­tan­te, ob­tie­ne mu­chas apa­ri­cio­nes en la prensa y al­gu­nos de ellos ten­drán la ra­zón al­gún día. Pe­ro lo ver­da­de­ra­men­te ra­cio­nal que po­de­mos es­pe­rar es que 2016 se ve­rá muy pe­re­ci­do a los úl­ti­mos años, con un PIB mun­dial en torno a 3% y cerca de 2% en EEUU. Cier­ta­men­te, hay ra­zo­nes pa­ra que Chi­na o Eu­ro­pa, en par­ti­cu­lar, se me­tan en pro­ble­mas, y me preo­cu­pa la es­ta­bi­li­dad geo­po­lí­ti­ca en Asia, Eu­ro­pa, el Me­dio Orien­te y el Nor­te de Áfri­ca. Pe­ro has­ta aho­ra, el cre­ci­mien­to pa­re­ce estar pro­gre­san­do.

Des­pués de la vo­ta­ción del Bre­xit, ¿es­pe­ra qque la Fed ten­ga ca­pa­ci­dad pa­ra su­bir la ta­sa du­ran­te es­te año?

— Puede que no vea­mos otra al­za de ta­sas de la Re­ser­va Fe­de­ral en 2016. No lo di­go por­que la eco­no­mía de EEUU es­té par­ti­cu­lar­men­te dé­bil, sino por­que ge­ne­ra­ría mu­cha pre­sión so­bre el dó­lar que se es­té su­bien­do la ta­sa cuan­do otros paí­ses es­tán re­cor­tan­do o in­clu­so lle­gan­do a ta­sas ne­ga­ti­vas. Una po­si­ble con­se­cuen­cia del re­cien­te vo­to en Reino Uni­do es que ve­re­mos es­fuer­zos aún más gran­des de par­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo y del Ban­co de Ja­pón por man­te­ner sus ta­sas ba­jas, y eso ha­rá que sea más di­fí­cil que EEUU pue­da ele­var la su­ya.

¿Có­mo con­si­de­ra la evo­lu­ción de la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se des­de la cri­sis?

— La cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008 de­jó a mu­chos con­su­mi­do­res y em­pre­sas de EEUU con re­sa­cas de deu­das que to­ma­ran mu­cho años pa­ra ser su­pe­ra­das. Creo que fi­nal­men­te es­ta­mos más o me­nos de vuel­ta a la nor­ma­li­dad. Pe­ro es una nueva nor­ma­li­dad, en la que de­bié­ra­mos es­pe­rar un rit­mo cons­tan­te de cre­ci­mien­to más ba­jo pa­ra el PIB de EEUU, en par­te por el cre­ci­mien­to más len­to de la po­bla­ción en edad de tra­ba­jar.

¿Cree que Eu­ro­pa se­rá más fuer­te sin Reino Uni­do? ¿Có­mo afec­ta­rá a EEUU?

— No. El Bre­xit es, sin du­das, una ma­la no­ti­cia tan­to pa­ra Gran Bre­ta­ña co­mo pa­ra Eu­ro­pa, aun­que has­ta aho­ra no es real­men­te tan ma­lo co­mo mu­cha gen­te an­ti­ci­pó ori­gi­nal­men­te. Mi preo­cu­pa­ción es si aca­so es­to va a per­ju­di­car la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra. En lo que im­pli­ca so­la­men­te a los efec­tos de co­mer­cio, no an­ti­ci­pa­ría gran­des con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas pa­ra EEUU. — Mi vi­sión es que el QE tu­vo me­nos im­pac­to del que al­gu­nas au­to­ri­da­des pa­re­cen creer. El re­sul­ta­do es que hu­bo un es­tí­mu­lo li­mi­ta­do que la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria por sí so­la pu­do pro­veer, sin im­por­tar qué he­rra­mien­tas de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria in­ten­ta­ron uti­li­zar.

La Fed no puede ac­tuar por sí so­la. Ye­llen ne­ce­si­ta es­pe­rar a ver lo que ha­cen los otros ban­cos cen­tra­les, pa­ra no to­mar una pos­tu­ra dis­rup­ti­va. ¿Es así? ¿Qué tan in­de­pen­dien­te es?

— Sí. Si otros ban­cos cen­tra­les re­du­cen su ta­sa de in­te­rés, mien­tras que EEUU no cam­bia la su­ya, ten­dre­mos un dó­lar más fuer­te, lo que sig­ni­fi­ca que ha­brá una in­fla­ción me­nor en EEUU y un me­nor cre­ci­mien­to. Si el ob­je­ti­vo de su­bir las ta­sas en EEUU era una me­nor in­fla­ción y un cre­ci­mien­to más len­to, lo cier­to es que ya es­ta­mos ahí sin la ne­ce­si­dad de que la Fed ajus­te su po­lí­ti­ca.

La cri­sis de Chi­na pa­re­ce ha­ber ter­mi­na­do. ¿Es­tás de acuer­do? ¿Cuá­les son los ries­gos pro­ce­den­tes de Chi­na a los que de­be­mos pres­tar aten­ción? ¿Có­mo ve al dúo Chi­na-EEUU co­mo mo­to­res de la eco­no­mía global?

— Chi­na, al igual que los EEUU, es­tá en po­si­ción pa­ra ver una des­ace­le­ra­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de su ta­sa de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co co­mo re­sul­ta­do de un me­nor nú­me­ro de per­so­nas en edad de tra­ba­jar. Si la eco­no­mía chi­na puede ad­mi­nis­trar un “ate­rri­za­je sua­ve” siem­pre ha si­do una in­te­rro­gan­te abier­ta. Ade­más, el go­bierno chino ha es­ta­do to­man­do me­di­das enér­gi­cas con­tra la opo­si­ción po­lí­ti­ca y fle­xio­nan­do su múscu­lo mi­li­tar. Es­tos son acon­te­ci­mien­tos peligrosos y los po­lí­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses, co­mo Do­nald Trump, no pa­re­cen ser cons­cien­tes de có­mo las ma­reas es­tán cam­bian­do. En enero al­gu­nas per­so­nas pen­sa­ron que una re­ce­sión chi­na po­dría estar en cur­so. Esos te­mo­res no se han ma­te­ria­li­za­do pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que he­mos vuel­to al vie­jo sta­tus quo. —No pue­do pre­de­cir los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas. Pe­ro sí sé que es un

SE­GUN­DO SE­MES­TRE “Es­toy preo­cu­pa­do por la es­ta­bi­li­dad geo­po­lí­ti­ca en Asia, Eu­ro­pa, Me­dio Orien­te y el Nor­te de Áfri­ca”.

EVO­LU­CIÓN DES­DE LA CRI­SIS “Creo que fi­nal­men­te es­ta­mos más o me­nos de vuel­ta a la nor­ma­li­dad. Pe­ro es una nueva nor­ma­li­dad”.

error pa­ra los paí­ses que de­pen­den en gran me­di­da de las ma­te­rias pri­mas per­mi­tir que la deu­da se acu­mu­le du­ran­te un au­ge de pre­cios. Hay fuer­tes ar­gu­men­tos pa­ra tra­tar de as­pi­rar a una eco­no­mía di­ver­si­fi­ca­da.

¿Han re­tor­na­do las eco­no­mías desa­rro­lla­das a su cre­ci­mien­to po­ten­cial?

— Yo no con­ta­ría con el cre­ci­mien­to im­pul­sa­do por la de­man­da de Chi­na, que ha si­do una par­te cla­ve del co­mien­zo de es­ta his­to­ria. En su lu­gar, el ob­je­ti­vo de­be ser un cre­ci­mien­to con ba­se en el apro­ve­cha­mien­to de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos.

¿Es al­cis­ta o ba­jis­ta?

— No me pon­dría en nin­guno de los ex­tre­mos. La es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca son siem­pre un po­co pre­ca­rias. Pe­ro la vi­da sigue y los que bus­can opor­tu­ni­da­des las pue­den en­con­trar.

CON­SE­CUEN­CIAS DEL BRE­XIT “Mi preo­cu­pa­ción es si aca­so es­to va a per­ju­di­car la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.