Res­pues­ta au­to­má­ti­ca,

Cuan­do en Chi­le lee­mos nues­tro pa­sa­do des­de la opi­nión do­mi­nan­te, la his­to­ria se vuel­ve mu­da an­te nues­tro pre­sen­te.

Pulso - - Front Page - por Joa­quín Castillo Vial

En “Los abu­sos de la me­mo­ria”, Tz­ve­tan To­do­rov re­sal­ta la ejem­pla­ri­dad del ca­so de Da­vid Rous­set, un ciu­da­dano fran­cés que, ha­bien­do si­do pri­sio­ne­ro de los cam­pos de con­cen­tra­ción na­zi, de­nun­ció la exis­ten­cia de cam­pos si­mi­la­res den­tro de la Unión So­vié­ti­ca. Y no con­ten­to con eso, pro­mo­vió ac­ti­va­men­te den­tro de los an­ti­guos de­por­ta­dos fran­ce­ses la in­ves­ti­ga­ción de di­cha prác­ti­ca en el im­pe­rio co­mu­nis­ta. Pa­ra mu­chos, las pu­bli­ca­cio­nes y de­cla­ra­cio­nes de Rous­set sig­ni­fi­ca­ron una bom­ba: ¿por qué un miem­bro ac­ti­vo de la iz­quier­da, an­ti­gua víc­ti­ma del na­zis­mo en Bu­chen­wald, ha­bría de lle­nar de in­ju­rias a los de su pro­pio ban­do?

Di­cha anéc­do­ta sir­ve a To­do­rov pa­ra ilus­trar por qué, una vez que ya exis­te una opi­nión do­mi­nan­te asen­ta­da, es tan di­fí­cil sa­lir de los es­que­mas prees­ta­ble­ci­dos. Pa­só en Eu­ro­pa lue­go de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial: la in­du­da­ble gra­ve­dad y bru­ta­li­dad de los crí­me­nes del na­zis­mo y la cons­ti­tu­ción de los Tri­bu­na­les de Nu­rem­berg con la URSS co­mo juez, hi­zo que Hitler y los su­yos ocu­pa­ran un lu­gar ní­ti­do que ha­cía im­po­si­ble es­ta­ble­cer cual­quier com­pa­ra­ción o se­me­jan­za, aun­que fue­ra re­la­ti­va con otros epi­so­dios his­tó­ri­cos do­lo­ro­sos.

Des­de lue­go, la barbarie y ex­ten­sión del na­zis­mo, de sus cam­pos y sus prác­ti­cas cru­za­ron cual­quier lí­mi­te co­no­ci­do, pe­ro an­te es­to, en vez de in­te­rro­gar sus cau­sas, mu­chas ve­ces se es­qui­va cual­quier in­ten­to de com­pren­sión. De allí que, in­clu­so hoy, no sea ex­tra­ño en­con­trar­se con la idea de que Hitler era un mons­truo o una bes­tia úni­ca en su es­pe­cie: que él que­da fue­ra, al fin y al ca­bo, de cual­quier com­pren­sión hu­ma­na. res­pues­tas a cier­tos te­mas tien­den a estar en­ca­si­lla­das de an­te­mano, y acom­pa­ña­das de un vo­ca­bu­la­rio es­pe­cí­fi­co. Al­guien que ha­bla, por tan­to, de “ré­gi­men mi­li­tar” cri­ti­ca­rá du­ra­men­te al INDH por ser par­ti­sano, no es­ta­rá de acuer­do con nin­gún as­pec­to del Mu­seo de la Me­mo­ria y los De­re­chos Hu­ma­nos y pe­di­rá que, al des­cri­bir la vio­len­cia po­lí­ti­ca ocu­rri­da en Chi­le, se “con­tex­tua­li­ce” co­rrec­ta­men­te. Asi­mis­mo, los sim­pa­ti­zan­tes del tér­mino “dic­ta­du­ra” ten­de­rán a con­si­de­rar in­ne­ce­sa­rio cual­quier be­ne­fi­cio hu­ma­ni­ta­rio a los con­de­na­dos por crí­me­nes a los de­re- chos hu­ma­nos (a pe­sar de la edad y del es­ta­do de sa­lud) y mi­ra­rán con lu­pa la ac­tua­ción his­tó­ri­ca de cual­quier “cóm­pli­ce pa­si­vo”, pues no es po­si­ble ha­ber co­la­bo­ra­do de bue­na fe en el ré­gi­men de Pi­no­chet. De ese mo­do, par­te im­por­tan­te de nues­tras dis­cu­sio­nes se es­truc­tu­ran en torno a res­pues­tas pre­con­ce­bi­das, pues sa­be­mos qué opi­nión se tie­ne de acuer­do con la po­si­ción que los par­ti­ci­pan­tes ocu­pan en el de­ba­te po­lí­ti­co.

Na­da de es­to es ino­cuo. Cuan­do lee­mos nues­tro pa­sa­do des­de la opi­nión do­mi­nan­te, la his­to­ria se vuel­ve mu­da an­te nues­tro pre­sen­te. De ahí que, co­mo ha se­ña­la­do Da­vid Rieff, la me­mo­ria no sea siem­pre una he­rra­mien­ta cons­truc­ti­va pa­ra el pre­sen­te: puede te­ner un com­po­nen­te de­mo­le­dor que, cuan­do no se sa­be li­mi­tar, nos puede vol­ver es­cla­vos de las odio­si­da­des del pa­sa­do. El desafío, por tan­to, es­tá en sa­lir de los ca­si­lle­ros de nues­tra his­to­ria, pa­ra que es­ta no so­me­ta a nues­tro pre­sen­te. En es­te sen­ti­do, el ca­so de los fal­sos exo­ne­ra­dos, so­bre to­do por res­pe­to a quie­nes sí su­frie­ron in­jus­ti­cias y ve­ja­cio­nes du­ran­te la dic­ta­du­ra, exi­ge una re­fle­xión más aca­ba­da y un tra­ta­mien­to que es­té a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.